Isabel Checa: «Hace 20 años éramos las raras»

Isabel Checa cruza la meta en la 15K de 2013. / jesús signes
Isabel Checa cruza la meta en la 15K de 2013. / jesús signes

«Ya estoy medio retirada», afirma la de Silla, que ganó la primera 15K de Valencia

ALBERTO MARTÍNEZ

Pretendía saborear por tercera vez el circuito de la 15K Valencia Abierta al Mar, pero unas molestias musculares se lo impidieron. Isabel Checa guarda un grato recuerdo de esta prueba, ya que en 2013 se proclamó campeona de la primera edición. Ahora, a sus 35 años, la de Silla ha apartado el atletismo para centrarse en su nuevo trabajo dentro de un club de tenis. Aunque se resiste a decir que está completamente retirada, la competición ya no es un prioridad para ella. Mira hacia atrás con orgullo.

-Finalmente no pudo participar ayer en la 15K.

-Me apunté hace un mes. Estaba entrenando bien, pero en las dos últimas semanas tuve una recaída de unas molestias en la inserción del glúteo y he preferido no arriesgarme para no terminarme de romper. Más adelante empezaré a correr las carreras de aquí.

LAS CLAVES«Veo necesarias las 15K. Para mí, es una distancia perfecta. Las veo geniales para probarse» «Estoy trabajando de mantenimiento en un club de tenis de Silla. Estoy encantada»

-¿Cómo recuerda sus dos experiencias en esta prueba?

-Recuerdo que había muchísima gente en la meta y fue muy bonito. Podrían ser muchas carreras ahí. Está muy bien. Tengo un bonito recuerdo de esta carrera.

-¿Es un distancia necesaria para aquellos que aspiran a correr un medio maratón?

-Lo veo bien para gente que ha hecho muchas carreras de 10 kilómetros y aún no ha hecho ningún medio maratón. Las 15K las veo geniales para probarse. A mí me encantan. Me gustan más las de 15 que las de 10 y los medio maratones. Para mí, es una distancia perfecta. Para mucha gente que nunca ha hecho medio maratón, le recomiendo que haga primero una 15K y mire sus sensaciones. Las veo necesarias.

-¿Cómo se ve personalmente?

-Ya estoy medio retirada. Estoy trabajando de mantenimiento en un club de tenis de Silla. Se llama Club Deportivo Saladar. Ahora entreno lo que puedo y, si hay alguna carrera que me apetece, pues voy. Pero ya es algo secundario. Ya no me lo tomo como antes, cuando sólo me dedicaba al atletismo. Ahora no le presto la misma ilusión. Si un día me siento más cansada o tengo alguna molestia, paro. Antes, aunque me doliera todo el cuerpo, ahí iba.

-¿Cuándo tomó esta decisión?

-Llevo trabajando ocho meses. Pero llevaba tiempo planteándome apartar el atletismo porque los años pasan y ya no me encontraba bien. Tuve la oportunidad porque me ofrecieron este trabajo y estoy encantada. El atletismo ya lo veo como algo secundario, como un hobby. Todos los años que he estado dedicándome atletismo he sido muy feliz, pero ahora estoy en otra etapa de mi vida. Ya tengo 35 años y quería otras cosas en mi vida. No echo tanto de menos el atletismo, porque han sido muchos años.

-¿Se puede vivir del atletismo popular?

-Cuando me he dedicado a esto ha sido porque conseguía becas y he ido a muchas de las carreras con un fijo bastante decente. Se podía vivir. Sin más. Si eres un popular bueno y estás todas las semanas corriendo y ganando, te sacas un dinerito.

-En 2016, se proclamó campeona del Circuito de Carreras de la Diputación. ¿Fue una manera de despedirse?

-Es el único circuito que he hecho. Tenía la ilusión de hacerlo un año y el que era mi entrenador, José Garay, habló conmigo porque yo no estaba muy segura. Al final le agradecí que me convenciera para hacerlo.

-Ahora hay una fiebre por el running. ¿Usted, como veterana, se siente abanderada dentro de la Comunitat Valenciana?

-Cuando voy a las carreras, me siento muy querida en Valencia. Eso se nota. Sé que, aunque pasaran cinco años y no hiciera ninguna carrera, la gente se acordaría de mí. He aportado un granito de arena. Hace 20 años, yo salía a entrenar con mi hermana por mi pueblo y éramos las raras. Simplemente por estar corriendo y luego por ser mujeres. Ahora salgo a rodar y me cruzo corriendo a más mujeres que hombres. Eso ha sido un cambio y en eso he puesto mi pequeño granito de arena.

-¿Les miraban raro en Silla?

-Si ya era raro ver a alguien correr, imagínate a mujeres. Pero ahora cada vez se está igualando más la cosa, aunque aún queda mucho. Pero hace 20 años me dicen que el atletismo va a tener este 'boom' con las mujeres y digo: «Mentira. No puede ser».

-Su hermana y usted entraron muy pronto en este mundo.

-Empezamos con 12 años. Fuimos a una carrera de cross escolar en Silla y recuerdo que mi hermana ganó y yo quedé sexta. El que estaba con el micrófono era Juan de Dios Cobo, que ha sido y es nuestro entrenador. Habló con nosotras para que fuéramos a probar. Fuimos y ya han pasado más de 20 años.

-¿Ha escuchado comentarios ofensivos?

-Cuando ya eres más mayor, está el típico comentario de «tendrías que estar en casa fregando». Eso alguna vez me ha pasado. Pero cada vez menos. Ahora, casi nada.

-¿Su hermana, Loli, también se ha retirado?

-Sí. Ella lleva dos o tres años retiradas. La misma molestia que estoy teniendo yo la tuvo ella y es la lesión que le retiró. No se llegó a recuperar.

-Son gemelas incluso para las lesiones.

-Sí. Cuando le duele algo, digo: «En un par de semanas, me toca a mí».

-El punto álgido de su carrera llegó en 2008, cuando compitió en los Juegos Olímpicos de Pekín en la disciplina de 10.000 metros. Aquel año fue campeona de España, al igual que en 2011.

-Y en 2013 hice mi mejor marca personal en medio maratón, que es que es 1:13:12. Fueron unos años muy buenos.

-¿Qué recuerdo guarda de los Juegos?

-Una experiencia inolvidable. Mis expectativas eran simplemente participar y llegué un poco pasada de forma porque el Campeonato de España lo corrí un mes atrás. Los Juegos fueron un premio.

-¿Este deporte castiga mucho el cuerpo?

-Si haces atletismo, claro que pasa factura. Si sales a hacer footing, no. Eso es lo más sano del mundo. No tiene nada que ver.

-Actualmente hay fervor. ¿Muchas personas cometen riesgos al afrontar ciertas distancias?

-Sí. Mucha gente me dice que va a correr un maratón o un medio maratón y, cuando me explica los entrenamientos que está haciendo, me echo las manos a la cabeza porque le faltan muchos kilómetros. Mucha gente no va preparada. Me parece bien que la gente corra y se cuide, pero que se prepare bien. Hay mucho descontrol. Habría que tener mucho cuidado.

-¿Cuál es la mejor lección que le ha dado este deporte?

-El atletismo me ha endurecido mucho. De cara a la vida, le debo mucho al atletismo porque me ha endurecido. Me ha hecho muy fuerte psicológicamente.

-¿Cuáles son los nombres propios del atletismo popular valenciano actualmente?

-Diría dos nombres: Marta Esteban y Laura Méndez. Son las reinas del atletismo valenciano hoy por hoy.

-¿Qué le parece que el Mundial de Medio Maratón llegue a Valencia?

-Va a ser una pasada. Como en Valencia, no se corre en ningún sitio. Tenemos la suerte de vivir en esta ciudad. Lo de Valencia con el running es una locura.

Fotos

Vídeos