Las Provincias

pilota

Puchol II sobrevive en el 'thriller' de Sueca

  • El mitger alicantino, respaldado por Pedrito en la ferida, realiza una gran partida y le falta una pizca de fortuna para dar la gran sorpresa del Individual (60-55)

Cuando Santi se sentó en la escala e hizo esperar al feridor Oltra, parecía que la partida estaba vista para sentencia en favor a Puchol II. El resto ganaba 55-50 y tenía val-net a su favor. “No es que lo diera por perdido, me estaba concentrando para no darlo por perdido en ese juego”, aclaró luego el mitger de Finestrat. Levantó el parcial, igualó a 55 y abocó el choque a un cara o cruz que casi nadie preveía: los postores llegaron a dar de 20 antes del inicio. El estreno de uno de los favoritos a este Individual desembocó en algo parecido a un ‘thriller’, en una de esas películas trepidantes hasta el último instante. “A mí más bien me ha parecido una de terror”, bromeaba ya más tranquilo el escaleter de Vinalesa mientras se arrancaba trozos de esparadrapo de la mano.

Se acababa de librar de una buena. De protagonizar, para mal según sus intereses, la gran sorpresa de esta edición del mano a mano. No hizo una buena partida. “La verdad es que no he estado tan mal”, se defendía, después, eso sí, de haber admitido que no estuvo a su nivel. Puchol II reconoció el partidón de Santi, pero subrayó que Pedrito le había hecho mucho daño en la ferida: “En el dau me apretaba, yo sólo podía pasarla y Santi cargaba”.

El mitger, el que más cerca ha estado de emular la gesta de Grau con aquella final que perdió ante Soro III, disfruta del mano a mano. Se lo prepara a conciencia, es rápido y valiente. Ayer esperaba siempre la vaqueta entre el 7 y el 8. A entrar de volea, golpe con el que podía hacer daño a Puchol II. Leyó a la perfección la partida y estuvo a punto de lograr su objetivo. Con 45-40 y val a su favor, hubo un quinze en que la fortuna le dio la espalda. La pelota rebotó en la escala y esto favoreció al resto, que ya había renunciado al tanto. “La ha pasado y luego yo he cometido un error”, se lamentaba Santi. Puchol II igualó a 45 y desde entonces elevó el nivel. Pero el mitger alicantino estaba desatado. Se arengaba y maldecía a gritos con cada acierto o error. Animaba a Pedrito: “Le pedía que arriesgaba”.

Santi lo tuvo en sus manos. Hasta el iguales a 55. Y entonces, paradójicamente desde el dau, lado en el que más sufrió, emergió lo más parecido al mejor Puchol II. Le ayudó que Pedrito cometió falta pronto. Eso inyectó la presión al feridor y sosegó al resto. El último quinze, en que evitó que el mitger entrase de volea, fue el ejemplo de lo que el escaleter debía habe buscado desde el inicio. El de Vinalesa se llevó la partida y ahora se cita con Miguel en semifinales. Otro rival peligroso para uno de los favoritos. La otra figura, Soro III, quien en teoría debe ganar Giner mañana (11.30 horas) en Dénia. Visto lo visto en Sueca, no debe fiarse si no quiere protagonizar otra película de suspense.