Operación Triunfo, el concurso que buscó a sus espectadores

Los concursantes, en una de las clases de la Academia.
/
Los concursantes, en una de las clases de la Academia.

En septiembre de 2017, los directivos de TVE no soñaban con reunir a 3.925.000 espectadores en su 'prime time' (el 30,8% de 'share') como lograron hacer el pasado lunes, una cifra que ya no está ni al alcance de Antena 3 o Telecinco si no emiten la Champions. Por eso, cuando presentaron a los medios su renovado 'Operación Triunfo' no se atrevían a pronosticar nada. «No grabaremos discos, eso está pasado de moda», decía el productor Tinet Rubira, que ayer reconocía orgulloso que el CD de la gala especial de Eurovisión acaba de obtener un Disco de Platino (100.000 copias vendidas), además de presumir de las 375 millones (¡millones!) de reproducciones en plataformas como Spotify, iTunes o YouTube de las canciones de los nuevos 'triunfitos'. ¿Qué ha sucedido para que un programa que regresa después de años de ostracismo revolucione la televisión española?

«TVE se animó a probar suerte con este formato después del éxito del documental del reencuentro de los concursantes de la primera edición, y todo lo que ha venido después ha sido un cúmulo de aciertos que le han llevado a la cima. Se programaron bien las galas -en lunes-, hubo un gran 'casting' y la cadena ha tenido la valentía de emitir lo que pasaba en la Academia de forma gratuita en YouTube. Ese es el futuro de la televisión, no solo esperar a que el espectador te encuentre, sino ir a buscarle. En este caso, al lugar donde los jóvenes pasan horas hoy en día compartiendo contenidos», explica a este periódico el comentarista televisivo Borja Terán.

Con la generación más joven en el bolsillo, la que está huyendo del salón y del televisor tradicional para refugiarse en el internet de sus cuartos, faltaba otro ingrediente: tratar cualquier tema con naturalidad. En esta edición se ha visto a Marina, una chica lesbiana, besar en el plató de una cadena pública a su novio, transexual. Un grupo de bailarines masculinos coreografiar la canción de una pareja de chicos, incluso chicas como Amaia o Aitana han defendido su derecho a no depilarse las axilas o las piernas.

«Televisión Española siempre ha sido un retrato del momento de nuestro país. En los 80 era una televisión muy creativa, y luego se volvió mediocre cuando este país se volvió mediocre. Este 'talent show' ha dado un paso adelante para romper tabúes, como está haciendo la sociedad. Y ha surgido con total normalidad, con un 'casting' de chavales que ya no llevaban prejuicios en sus mochilas, otra generación. Los homosexuales de 'OT1' no se atrevían a decirlo, ahora se comportan con total normalidad y eso 'OT 2017' lo ha normalizado'», añade Terán.

Otra de las claves han sido sus profesores. Guille Milkyway, el maestro de historia musical. Javier Calvo y Javier Ambrossi, que han motivado como nadie a los chavales y que se han convertido en otro icono de la cultura de este país con su cine. O el presentador, Roberto Leal, el mayor cómplice de los concursantes en 'Operación Triunfo'. Y, por supuesto, la directora de la Academia: «Noemí Galera ha sido muy importante porque en televisión es esencial que un 'reality' tenga personajes aspiracionales, que mole sentirse reflejados en ellos, no solo porque los alcoholicen como en 'Gran Hermano'. Tampoco se han prefabricado las tramas. Noemí ha sido un vínculo entre el espectador y la Academia».

Fotos

Vídeos