EL GRAN APAGÓN

MIKEL LABASTIDA

La adicción seriéfila no conoce límites. El seriéfilo siempre quiere más. Y no será porque ahora haya poca oferta, que no es el caso, pero su ambición es desmedida y si huele algo a lo que pueda engancharse acude cual poseso. Pues eso. No importa el medio. Porque la ficción no entiende de formatos. Ahí está el caso de 'El gran apagón', el 'podcast' de Podium que ha recuperado a oyentes de la ficción sonora y se la ha descubierto a unos cuantos. La premisa no puede ser más estimulante. Ríete de 'The Leftovers', de 'FlashForward' o de 'Revolution' (a esta última quizá se le parezca...). ¿Qué pasaría si se produjese una tormenta solar que causara un gran apagón mundial? Imaginen las consecuencias y la repercusión que tendría en nuestras vidas. Pónganse en la situación de que no funcione ningún aparato eléctrico del planeta. Piénsenlo. O, mejor, escúchenlo. Porque en eso consiste esta serie. Y por eso en su primera temporada logró más de un millón y medio de descargas, que le valieron una segunda tanda, que ha concluido ya con el entusiasmo bastante extendido.

Conviene no desvelar calamidades, que aquí también se considerarían 'espoilers', y dejar que cada cual valore lo que para él significaría una catástrofe de tales magnitudes. 'El gran apagón' lleva a sus seguidores hasta allí. Lo hace con palabras. Esos son sus efectos especiales. Porque a veces no son necesarios grandes artificios para causar inquietud, terror y desasosiego. Con un buen guion (con sus giros y trucos) también se logra. Esto es una obviedad; no hay buenas series sin buenos guiones, aunque nunca se reivindique lo suficiente a quienes los hacen (José Antonio Pérez en este caso, con la dirección de Ana Alonso).

Y también aportan mucho, cómo no, las voces -el elenco-. Las de Terele Pávez, Luisa Gavasa, Nacho Fresneda, Miguel Rellán o Nancho Novo, entre otros. Todos ellos han descubierto que se pueden narrar historias de muchas maneras. O, mejor dicho, lo han redescubierto. Conviene que surjan formatos para recordarnos cosas que habíamos olvidado. Y determinadas historias refrescan la memoria. Los seriéfilos estamos de enhorabuena. Nos surge mercancía donde menos esperamos.

Fotos

Vídeos