Esther, ganadora de Masterchef junior: «Soy feliz cuando me pongo el delantal»

Esther Requena levanta el trofeo de vencedora. / tve
Esther Requena levanta el trofeo de vencedora. / tve

Esther Requena, la concursante granadina de 10 años, es la nueva ganadora de 'MasterChef Junior'. A su edad lo tiene claro, «quiero ser cocinera de mayor y me gustaría estudiar medicina»

MIGUEL ÁNGEL ALFONSO

Le gusta bailar flamenco, pintar cuadros y el patinaje de velocidad, pero con lo que de verdad disfruta Esther Requena, la niña granadina de 10 años que se alzó el miércoles con la victoria en la final de 'MasterChef Junior 5' (3.039.000 espectadores y el 23,3% de 'share'), es con los fogones. Ella pertenece a una generación de niños que ha crecido viendo el 'talent' culinario de TVE y cuyos ídolos son «Martín Berasategui y Dabiz Muñoz. Porque tengo claro que quiero ser cocinera de mayor, aunque me gustaría estudiar medicina también». De momento le faltan estrellas Michelin pero le sobran tablas. Ayer dio su primera rueda de prensa multitudinaria en Madrid, acompañada de Pepe Rodríguez, uno de los tres jueces del concurso, que miraba a la pupila con la esperanza de saber que su oficio está en buenas manos cuando él se jubile.

«A mí me daba pudor con su edad decir que era cocinero, ¡cómo ha cambiado la cosa! Esther es maravillosa, una niña bondadosa. Nunca pierde el pulso, siempre tiene tranquilidad y reflexiona cuando hace falta. Eso le permite cocinar sin nervios durante dos horas, con tantas cámaras delante, hacer todos los pasos de un menú complicadísimo como lo haría un cocinero profesional y dejarnos con la boca abierta», explicaba.

El menú al que se refiere estaba compuesto de un canelón de aguacate relleno de langostinos con cítricos, salmón con cítrico y salicornia con souffle de la piel del pescado y un postre formado por una mousse de nueces, bizcocho y toffee. Este derroche de creatividad le sirvió para ganar a su compañera María Blanco, que con nueve años era la finalista más joven de la historia del concurso.

«No sabía que había cámaras en grúas tan grandes en el plató. A veces te agobia»

Sin embargo, para Esther lo más difícil ha sido guardar el secreto hasta que el programa se terminó de emitir. «Tenía ansia por contárselo a todos. Hasta las niñas de primero, que yo no conocía de nada, venían a pedirme autógrafos. Era raro ser la famosa del colegio (risas), si hasta me ha salido un novio... Aunque quiero estar soltera. En Navidad tuve que ir a urgencias y hasta los médicos me pidieron fotos», recuerda ella, risueña.

- ¿Cómo empezaste a cocinar?

- Con siete años me metía en la cocina y mi madre me dejaba ayudarle, siempre me había llamado la atención coger las especias y mezclarlas. Soy feliz cuando me pongo el delantal. Siempre me daba miedo apuntarme al 'casting' de 'MasterChef' porque veía las cosas tan difíciles que hacían, pero ahora vi que era mi momento y sí que lo fue.

- ¿Y ahora eres más exigente en casa?

- Un poco... ¡Soy de buen comer, eh! Ahora enseño cosas a mi padre, que es al que más le gusta la cocina en casa. Aunque yo aprendí de mi madre, que es la que de verdad sabe.

«Han sido duros»

- ¿Quién ha sido el juez más duro?

- Los tres han sido bastante duros, tenían que serlo, pero Jordi me asustaba y me imponía mucho por su voz tan grave.

- ¿Con cuál de sus consejos se queda?

- Que con esfuerzo todo se puede conseguir, y en este programa lo he aprendido de verdad.

- ¿Y entre los compañeros, había mucha rivalidad?

- Éramos compañeros, pero todos queríamos ganar. Me llevaba muy bien con María Velasco, pero, para mí, la mejor era María Blanco. Ella podía estar aquí ahora mismo en vez de mí.

- ¿Te imaginabas así la tele por dentro?

- No, no sabía que había cámaras en grúas tan grandes. Hay mucha gente siempre en el plató y a veces te agobia.

- Tanto Jorge, el último ganador de la edición de adultos, como tú sois de Granada...

- ¡Es que es una ciudad muy bonita, con mucho arte! ¡Qué te puedo contar (risas)! Yo recomiendo a todo el mundo que se apunten a este programa, sean de donde sean. Ahora quiero apuntarme al de adultos cuando crezca, me apuntaría mil veces.

Fotos

Vídeos