Jim Parsons: «No es fácil ser Sheldon Cooper»

Jim Parsons, protagonista de 'The Big Bang Theory'. / R. C.

Jim Parsons, protagonista de 'The Big Bang Theory', produce una precuela sobre la infancia del peculiar genio.Tras su reciente preestreno, 'El joven Sheldon' llegará en noviembre a su cita semanal en Movistar Series

MARÍA ESTÉVEZ

Gracias a la serie 'The Big Bang Theory', el actor Jim Parsons se consolida como uno de los grandes intérpretes de la televisión. Una década de su vida entregada a un personaje carente de emociones, pero con el intelecto de un genio: el físico Sheldon Cooper, el personaje más inteligente de la pequeña pantalla. Esta comedia creada por Chuck Lorre, a pesar del tiempo, no ha perdido la frescura del inicio. Gracias a Cooper, Parsons se ha cargado de premios (cuatro Emmys y un Globo de Oro) y ahora se estrena como productor ejecutivo y narrador de 'Young Sheldon' (El joven Sheldon), el 'spin off' de 'The Big Bang Theory' (se preestrenó el pasado martes, pero llegará a sus entregas semanales a partir del 3 de noviembre, en Movistar Series). A sus 44 años, el actor adelanta los detalles de una serie inspirada en la infancia de su personaje.

- ¿Qué sintió al ver que su personaje recibe su propio 'spin off'?

- Ha sido una experiencia muy emotiva verme retratado en este niño. Cuando Chuck Lorre me invitó a participar como narrador, me pareció un gran honor. He dado una década de mi vida a este personaje y nunca me quedé sin palabras como me ocurrió el día que Lorre me dijo que iban a hacer esta precuela.

-¿Hay alguna inspiración detrás de 'El joven Sheldon'?

- La serie surge inspirada también por 'Aquellos maravillosos años'. Jamás había trabajado en un programa narrado por un personaje, en este caso Sheldon Cooper. Creo que Lorre quería escribir el origen de Sheldon desde hace años, pero no ha sido hasta ahora que se ha decidido a hacerlo. El público va a descubrir muchas cosas del personaje que le dan sentido.

- Usted, además, participa como productor.

- Sí. Me han ofrecido la oportunidad de trabajar desde dentro y la he aceptado. Digamos que el personaje de Sheldon forma ya parte de mí. Hemos hablado de la posibilidad de que las historias de 'El joven Sheldon' tengan eco en 'The Big Bang Theory'. Los espectadores podrán ver lo que ocurre en su vida en 1989 y su impacto personal treinta años después. Definitivamente, estamos discutiendo el efecto dominó de una serie en la otra.

- ¿Le ha dado algún consejo a Ian Armitage, el actor que le interpreta en la nueva serie?

- No, pero escribí un mensaje a su madre el día que vi el póster de la serie por primera vez. Le dije: 'Prepárate'. Y yo creo que lo están.

- ¿Se parece en algo al personaje que retrata 'El joven Sheldon'?

- Sí. Aunque yo no solía enfrentarme con mis padres, más tarde tuve que pelear por mi sexualidad, no por mi intelecto. Sheldon y yo tenemos más en común ahora que con 9 años. Yo a esa edad no era tan maduro como él, ni era brillante. Al contrario, era más bien mediocre. Ian me maravilla porque tiene control de sí mismo, mucho más que yo, él sí se parece a Sheldon. Es un niño muy humano.

Con el cerebro tostado

- Después de interpretar a Sheldon Cooper durante diez años, ¿qué aspecto de su personalidad le ha costado más retratar?

- Sin duda, su falta de empatía. Entrar y salir de la piel de Sheldon no es tan fácil como parece. Me ha costado mucho representar un personaje que no entiende las necesidades de otros.

- ¿Por qué decidió participar como narrador en 'El joven Sheldon'?

- La verdad, porque me lo propusieron. Nunca antes había hecho narración y me gustó la idea. Creo que se lo debo a Sheldon. Ha sido una gran recompensa personal interpretarle durante diez años.

- Gracias al éxito cosechado, ¿es capaz ahora de disfrutar más de sí mismo?

- Debo reconocer que el año pasado fue mágico. La serie y mi personaje se han desarrollado de una forma espectacular. Mi trabajo como actor se ha cargado de oportunidades. Me gusta disfrutar con mi trabajo, inspirar con mis personajes. Creo que podemos conseguir todavía mucho con Sheldon, porque nos recuerda que la vida también puede ser divertida.

- ¿Cómo ve al Sheldon actual?

- Sheldon me sigue sorprendiendo porque es un tipo que, dentro de sus limitaciones emocionales, es capaz de superarse. Ahora tiene vida social, e incluso quiere casarse. Hay muchas novedades interesantes, pero es pronto para revelar más detalles.

-La serie está dedicada a la ciencia. ¿Es difícil aprenderse los diálogos de su personaje?

- Sí. Es durísimo, no te voy a mentir. Es lo que más me cuesta. Supongo que es bueno porque desde que decidí convertirme en actor sabía que era necesario ejercitar la memoria. Me gusta pasarme horas solo aprendiéndome los diálogos de mi personaje, rompiendo las frases, repitiendo una y otra vez las palabras. Es algo que debo hacer cada semana, sin descanso. A veces lo disfruto y otras no tanto. Al final de cada temporada necesito unas vacaciones porque siento que mi cerebro está completamente tostado.

- ¿Cabe la posibilidad de improvisar en un rodaje con un diálogo tan difícil?

- Mucha gente me pregunta si somos capaces de improvisar con este tipo de comedia y lo cierto es que no se puede. ¿Por dónde empezar? Cuando tienes un dialogo tan complicado, con frases tan estructuradas, la única manera de sentirte libre es añadiendo movimiento. Tal vez sea un sádico, pero cuanto más difíciles son las frases más disfruto con Sheldon.

- Ya llevan diez años en antena. ¿Hasta cuándo vamos a ver a este grupo en la televisión?

- No creo que veamos a un Sheldon senil. Creo que estamos más cerca del final que del principio.

Fotos

Vídeos