Las Provincias

Una reportera de Cuatro se enamora de un refugiado durante la grabación de '21 días'

Una reportera cuenta su historia de amor con un refugiado
/ VICE
  • Meritxell Martorell desvela su intensa historia de amor con Harud en Lesbos: «Me enamoré de él y terminó en la cárcel»

Mertixell Martorell, reportera de Cuatro, ha desvelado su intensa historia de amor con Harud, un refugiado iraní al que conoció mientras grababa el programa '21 días' en Lesbos e Idomeni.

Tal y como relata la propia Martorell en Vice, fue en febrero de este año cuando aterrizó, cámara en mano, en Lesbos para vivir de cerca la situación de los miles de refugiados que llegan cada día a la isla griega. Tras unos días allí la periodista de Cuatro puso rumbo a Idomeni acompañando a una familia de refugiados yazidíes. Y ahí, en medio de su duro viaje, en la gasolinera de Polikastro, a 25 kilómetros de Idomeni, a Harud, un refugiado iraní que en medio de una manifestación le ayudó a sujetar su cámara para obtener un plano más picado. "Él es alto a la par que exótico y atractivo", le describe.

Esa misma noche Meritxell descubrió que él también era periodista, aunque se definía como activista y defensor de los derechos humanos, y que era refugiado (llevaba más de dos años separado de su familia). Tuvo que huir de Irán por miedo a ser ejecutado ya que había publicado varios artículos en contra del régimen. Huyó primero a Irak y después viajó hasta Turquía.

"Saca su Iphone y me enseña fotos antiguas. Aunque el cansancio y la constante lucha por sobrevivir lo han castigado en los últimos meses, me sigue pareciendo más atractivo ahora", relata Meritxell.

Harud es detenido

La reportera termina con su reportaje e intercambia Facebook y Whatsapp con Harud. Prometen mantenerse en contacto. De vuelta a España, Meritxell se entera de que Harud ha llegado a Alemania y no duda en coger un vuelo hacia allí.

Desde Alemania, sin esperar los permisos necesarios, deciden viajar a España en coche. Meritxell llama a su familia y les confiesa que "enamorada, acaba de cruzar la frontera con un refugiado sin papeles". "Mi madre viene a verme preocupada, le presento a Harud como si de su yerno se tratase", recuerda.

"Pasamos dos días en casa, escondidos en nuestro refugio y entendiendo que la situación se nos ha ido de las manos. No sólo por incumplir las normas, sino porque ni siquiera nos conocemos", relata.

Tras analizar la situación con frialdad, Harud decide volver a Alemania y en su vuelta es detenido en la frontera de España con Francia. Finalmente Harud pudo recuperar la libertad y ahora vive en Lyon, donde ha conseguido un trabajo para Amnistía Internacional.