Las Provincias

Salvados | Jordi Évole en el Astral: «No sé qué les vamos a contar a nuestros nietos»

Évole charla en el 'Astral' con Óscar Camps, director de la ONG Proactiva Open Arms, en una escena del documental. :: R. c.
Évole charla en el 'Astral' con Óscar Camps, director de la ONG Proactiva Open Arms, en una escena del documental. :: R. c.
  • Jordi Évole arranca 'Salvados' con 'Astral',un documental sobre el rescate de inmigrantes. «Ha sido un salto mortal»

El 'Astral' era un velero de ricos que se convirtió en un barco para pobres. También es el título de la película documental con la que mañana inicia temporada 'Salvados' (La Sexta, a partir de las 21.30 horas), que ya ha sido proyectada en más de 130 salas de cine de nuestro país. Narra la historia de una embarcación fondeada en La Herradura (Granada) que fue donada por el empresario Livio Lo Monaco (el de los colchones que anunciaba Constantino Romero) a la ONG Proactiva Open Arms, para sustituir sus motos de agua por un barco seguro con el que rescatar a los miles de inmigrantes que cada año cruzan el Mediterráneo. «Nos pusimos en contacto con ellos y pudimos vivir esa historia desde el minuto cero», explica Jordi Évole (Cornellá de Llobregat, Barcelona, 1974), el rostro del programa. Un día llegaron a auxiliar a 1.200 personas, «fue muy bestia».

Se bajó del barco hace meses. ¿Su mente sigue allí?

El 'Astral' te atrapa, te tiene muy cogido y ahí seguimos, recibiendo información casi a diario de cuántas personas han subido al barco, si ha habido buen tiempo y han podido llegar a Lampedusa o si ha habido muertos. Todo eso que implica estar en medio del Mediterráneo.

¿Por qué decidieron salirse del carril y contarlo en una película?

A nosotros nos gusta salirnos del carril habitualmente haciendo de vez en cuando cositas que no son corrientes, aunque esta vez ha sido un triple salto mortal. El producto que vamos a ofrecer este domingo no sigue los cánones de lo comercial pero creemos que es más necesario que nunca.

Y además saltó al cine.

Nos desbordó, se está proyectando desde el miércoles pasado en más de 230 salas. Ha sido como una mancha de aceite que se ha ido extendiendo poco a poco por todo el país, muy romántico. A veces se conjugan una serie de elementos que te hacen reenamorarte de este oficio, de la función que debe tener el periodismo, intentar cambiar las cosas enseñando lo que pasa. Los que hacemos televisión tenemos una responsabilidad que hay que ejercer, a veces arriesgando con los formatos y los temas, no obedeciendo solo a los cánones. Y si eso además se convierte en servicio público, bienvenido sea.

¿Cómo dieron con esta historia del 'Astral'?

Fue a través de una entrevista que escuchamos en la radio a Óscar Camps, director de la ONG Proactiva Open Arms. Él decía que estaban buscando un barco para socorrer a los inmigrantes en el mar. Nos pusimos en contacto con ellos y pudimos vivir la historia desde el minuto cero, desde antes de que dispusieran de embarcación. Recogemos todas las dificultades que tuvieron, porque ninguno de sus pasos fue fácil, esto cuesta mucho. En la película vamos a poder ver que el barco hay un momento en que no puede salir, las discusiones que hubo. La intrahistoria de 'Astral'.

Un día muy bestia

No debe ser fácil meter cámaras en un barco de 30 metros de eslora.

No, porque como es lógico la prioridad de un barco como ese tiene que ser la de llevar médicos y socorristas. Pero nosotros enganchamos su primer viaje, un viaje muy iniciático y experimental para todos. Eso nos permitió embarcar al equipo casi habitual de 'Salvados', a cuatro personas, y fue todo un logro.

Uno de los días rescataron a 1.200 personas. ¡1.200!

Me parece una barbaridad, fue un día muy bestia.

¿Nos estamos insensibilizando con estas imágenes?

Nos pasa con prácticamente todo, el bombardeo de imágenes es tan brutal que es difícil penetrar y concienciar a través de ellas. Pero vamos a intentarlo, porque si pensáramos que no va a servir de nada mejor nos hubiéramos quedado en casa.

¿Qué le vamos a contar de esto a nuestro nietos?

No lo sé, esa es una de las grandes preguntas que nos tenemos que hacer ahora. Cuando lo recojan los libros de historia, si todavía vivimos, ¿cómo podremos explicar a las generaciones que vengan que no hicimos gran cosa? Me encantaría que eso cambiase.

Esta nueva temporada de 'Salvados'... ¿va a ser más social que política?

Esa es la sensación que tenemos, que parte de la ciudadanía está un poco cansada de la política. Creo que llevamos encallados un año en lo mismo, entonces hablaremos de la eutanasia, de los abusos infantiles que sufrió el escritor y músico James Rhodes. De momento vamos por ese camino.