Las Provincias

Cecilia Freire. :: R. C .
Cecilia Freire. :: R. C .

Cecilia Freire, de Velvet: «Es difícil decirle adiós a Rita»

  • Cecilia Freire quiere que su personaje,que afrontará una dura enfermedad, «sirva de inspiración para muchas mujeres». La última temporada de 'Velvet' llega esta noche a Antena 3

Las galerías 'Velvet' echan el cierre a partir de esta noche (Antena 3, 22.30 horas). La última temporada de la serie llega cargada de reencuentros y despedidas después de cuatro años en parrilla. Para Cecilia Freire (Madrid, 1981) ha sido «un viaje terrorífico y a la vez luminoso», su personaje, Rita, ahora vive feliz junto a Pedro (Adrián Lastra) y ambos son padres de mellizos. Sin embargo la vida le dará un revés: «Va a tener que luchar contra una enfermedad para sobrevivir».

Pedro y Rita ahora son padres de dos mellizos.

Y son bastante guerreros. Yo me imagino que si ya en la vida real uno da bastante guerra, dos la dan el doble. Estos son dos trastos porque uno pica al otro, en fin. Pero también le pega a Rita y a Pedro mucho esa jarana de irse persiguiendo con la zapatilla.

Ha dicho que esta temporada ha sido un viaje terrorífico y a la vez luminoso para usted.

Si pensábamos que habíamos visto a Rita luchar contra la adversidad nos habíamos quedado solo en el principio. Ella va a tener que luchar contra una enfermedad para sobrevivir, será un revés en su vida porque estas cosas nunca te pillan de guardia. Yo como actriz la he intentado acompañar en este viaje de la mejor manera que he podido, desapareciendo para contar una historia y que no fuera un lucimiento, sino una historia de alguien que aprieta los dientes y tira para delante. Espero que sirva de inspiración y de ánimo para otras mujeres que puedan verlo.

¿Sintió ese dolor como algo personal?

Mucho. Se me pone la piel de gallina cuando me haces esta pregunta. Tenemos diferentes circunstancias pero nuestro corazón es el mismo, sus lágrimas son las mías. Es una tía muy auténtica y muy transparente, ¿Cómo no querer a una Rita en tu vida?

¿No se llevó algo de recuerdo del rodaje?

Quería robar sus gafas (risas), pensé que si me las metía en el bolso me llevaría con ellas el alma de Rita. Pero lo que hice al final fue hacerles una foto. Para mí es un duelo, es muy difícil decir adiós a una persona que me ha aportado tanto, yo soy una persona muy tímida y me he acostumbrado por guion a decir las cosas de una manera que en mi día a día las necesito. Hago de Rita para salir del cascarón.

Por lo que cuenta, en la última secuencia lloraría hasta el apuntador.

Aquello era un océano. Recuerdo a ese Adrián Lastra, que te mira con esos ojos verdes profundos, con el alma en las pupilas. Fue muy especial.

Él le dio las gracias «por hacer magia».

Qué mayor satisfacción puede haber. Adrián y yo actuamos para el otro durante cuatro años, no pensamos en nosotros mismos. Esa es la mejor palmadita que me podían dar.

La pareja que forman los dos es la más querida por el público...

Es que Rita y Pedro son muy de calle. Supongo que la gente quiere soñar cuando se ven reflejados en unos personajes, ellos son como si fueran tus vecinos o tus cuñados, son muy reconocibles.

¿Le gustaría que hubiera una continuación de la serie?

Me apetece mucho porque me encanta Rita, pero depende de la historia que fuéramos a contar. No me gustaría hacer una parodia o una serie de clase b, no hay que estirar el chicle por estirarlo.

¿Lo de coser lo sigue llevando mal?

(Risas) La gente se va a empezar a fijar en eso si lo cuento, pero sí es cierto. Alguna vez me ha pasado eso de coserme el bajo estando vestida y cosérmelo a la ropa que llevaba debajo.

Lo que es cierto es que las 'chicas Velvet' seguirán siendo una piña...

Es lógico, porque pasas mucho tiempo grabando en un polígono que está perdido de la mano de Dios y son tus confidentes y tus paños de lágrimas. Somos muy diferentes pero hay mucho cariño.

Siempre le dan papeles de buenaza, ¿cuándo la veremos de mala?

A mí me encantaría, así que voy a tener que empezar a dar las entrevistas como si fuera una estrella de rock, poniéndome a insultar, llegar borracha y contestando monosílabos (risas). Yo creo que es una cuestión de tiempo; llevo haciendo un diez por ciento de lo que puedo hacer, siempre tipos de mujeres dulces y tiernas. De momento tengo paciencia y no voy a hacer las entrevistas como te comentaba (risas).