Tras los pasos de Roberto Bolaño

Saraiba y Bonet. / irina güemez
Saraiba y Bonet. / irina güemez

Paula Bonet ilustra 'Por el olvido', un viaje por el universo del autor chileno. El libro escrito por Aitor Saraiba, que se presenta hoy en Valencia, es un tributo a la literatura y a la amistad

C. VELASCO VALENCIA.

'Por el olvido' es una cartografía emocional y cultural con Roberto Bolaño como pretexto. Es una historia de búsquedas y de encuentros. Es un viaje vital y literario, escrito por Aitor Saraiba e ilustrado por Paula Bonet, dos artistas unidos por el escritor chileno. Es una publicación salvaje creada a cuatro manos, a dos cerebros, en numerosas ciudades (Santiago de Chile, México, Madrid, Barcelona, Blanes...), con copas de vino y con nocturnidad.

«'Por el olvido' es un puzzle, un collage, el resultado de cuatro años de escribir de forma urgente en cuadernos y servilletas de bares de estaciones de autobuses de lugares remotos, es una búsqueda, no solo de uno mismo, si no del sentido de ciertos libros y personas en mi vida», asegura Saraiba. «Es el libro en el que me he permitido derramarme, en el que la mancha lo ha invadido todo. Es un lugar que Aitor y yo hemos ido creando casi sin darnos cuenta y que existe porque no puede ser de otra manera. La historia que narra Aitor en este libro es también la mía y el modo que ha elegido para hacerlo me maravilla, por eso me ha sido tan fácil pintarla. 'Por el olvido' es el lugar en el que no existen los egos que mutilan, el lugar en el que disfrutas viendo crecer a la persona con la que estás creando», explica Bonet. 'Por el olvido', que se presenta hoy en la Librería Bartleby de Valencia, nace «para quemar el corsé, olvidarnos del contexto y volver a los lugares de juventud, al contacto de víscera con el arte y la literatura. Al lugar donde nos sentimos más vivos», añade la pintora de Vila-real. «O escribía este libro o me mataría cargarlo dentro. Preferí salir de donde estaba y no morir».

'Por el olvido' es una belleza artística, no sólo por el trazo de Bonet en sus numerosas ilustraciones, que aborda desde naturalezas muertas a retratos (una galería estupenda de escritores), sino por las referencias culturales del texto de Saraiba, que invitan al lector a indagar en los universos de otros creadores (desde Borges a Patti Smith). El formato de cuaderno, tan Bolaño, genera la sensación de entrar en la intimidad de alguien. Aitor escribe un diario, con tachones incluidos.

Para el autor de 'Los detectives salvajes', la patria era su biblioteca. Bonet y Saraiba tienen las suyas. «Mi patria es mi biblioteca, Santiago de Chile, la casita que dejé en Ruzafa. Mi patria es la pintura, siento que sólo soy pintando. "Mi patria es mi hermana Anna y mi sobrina Daniela. Y Guillermo, con quien, además de lo más importante, comparto proyectos y viajes futuros», afirma la pintora. La de Saraiba es «cualquier lugar donde estén mis libros y mis perros».

De Bolaño, la autora de 'La sed' aprendió que «en un oficio como el de escritor o dibujante es muy importante no desfallecer. Cuando sabes que lo que estás haciendo tiene alma y vale la pena no puedes escuchar el ruido, has de seguir a lo tuyo. Has de mancharte las manos. Has de vivir a través de lo que te da la vida, ese es el mayor tesoro». Y Saraiba encontró en Bolaño otra lección vital: «Hay que ser valiente y abrir los ojos en la oscuridad».

'Por el olvido' es una combinación de inquietudes y andanzas; de logros y decepciones. El volumen puede entenderse de forma lineal, como un viaje por la influencia de Bolaño, con sus capítulos y personajes propios, pero también entraña una doble lectura, que abre caminos a otros escritores latinoamericanos y a temas universales (amor, pérdida, amistad, etc.).

Fotos

Vídeos