La tienda del Palau de les Arts se esfuma

Exterior del Palau de les Arts.
Exterior del Palau de les Arts. / reuters

La firma renuncia en el último momento a la creación de un local de souvenirs y merchandising al no vislumbrar un «margen razonable de beneficios»

Carmen Velasco
CARMEN VELASCOValencia

El último intento del Palau de les Arts por abrir una tienda de souvenirs y merchandising no ha llegado a buen término. El coliseo tenía todo pensado: en julio preveía adjudicar el servicio para que en diciembre se abriera el negocio. Los pronósticos han saltado por los aires. Los trámites programados no continúan adelante. En el último momento, la empresa interesada se ha echado atrás. No prosperará la iniciativa.

«La firma ha retirado su oferta al no ofrecer sus cálculos un margen razonable de beneficios ante la inversión a realizar», según fuentes del coliseo. Ante esta situación, «el procedimiento de contratación, mediante dialogo competitivo, de la instalación, montaje y explotación de la tienda de merchandising del Palau de les Arts ha sido declarado desierto».

No es la primera vez que sucede, es decir, ya ha ocurrido otras veces que el proyecto para abrir tienda queda en suspenso. Fue el año pasado (26 de julio de 2016) cuando el coliseo abrió una convocatoria pública, bajo la fórmula de «diálogo competitivo», para contratar «la instalación, montaje y explotación de la tienda de merchandising de Les Arts». El plazo concluyó el pasado septiembre y ninguna empresa se postuló.

Les Arts no se dio por vencido. En octubre Les Arts lanzó la red bajo la misma fórmula («diálogo competitivo»), pero con alguna modificación más ventajosa para las empresas, como la ubicación. En la anterior convocatoria el coliseo detallaba que la tienda se ubicaría a la entrada del aula magistral del vestíbulo. En la segunda, el establecimiento ocuparía la zona de taquillas, con entrada independiente desde el exterior del edificio a través de la pasarela de acceso.

Se cerró el plazo y una firma resultó elegida. Llegó el procedimiento hasta la mesa de contratación. La duración del contrato establecida era de cuatro años con posibilidad de prorrogar a dos más. O sea: la adjudicataria ofrecerá servicio un máximo de seis años. Además, la inversión e infraestructura desarrollada por la empresa sería propiedad del Palau de les Arts después de dicho periodo.

La empresa interesada ha hecho cálculos, incluyendo los gastos laborales, y, según fuentes de Les Arts, ha descartado continuar con el proyecto. El coliseo no se da por vencido y no renuncia a tener «a explorar nuevas fórmulas de explotación y otros posibles espacios de mayor atractivo para ubicar la tienda del teatro».

Que un centro cultural disponga de un espacio para vender souvenirs y productos vinculados con la entidad es una fuente de ingresos nada desdeñable si la tienda funciona correctamente, es decir, ofrece productos del gusto y demanda del consumidor.

Es frecuente que los grandes auditorios dispongan de una tienda donde vender la imagen de los coliseos a través de todo tipo de productos (imanes, libretas, lápices, etcétera). El Teatro Real de Madrid posee establecimiento propio. Lo mismo sucede con el Metropolitan Opera House de Nueva York que incluso tiene disponible la venta «on line». Es habitual que este tipo de locales estén abiertos a todo el público, sin necesidad de que éste compre la entrada para un espectáculo, como sucederá en Les Arts si la oferta presentada llega a buen término.

No es fácil dar con la fórmula económica y creativa perfecta. El Museo de Bellas Artes de Valencia es el ejemplo. A finales de 2016 cerró la tienda que tan sólo llevaba dos años abierta. En cambio, en 2015 el IVAM abrió las puertas del museo a la librería Dadà, misma firma que regenta desde hace años el establecimiento del MuVIM.

Fotos

Vídeos