El teatro Principal de Valencia, en grave deterioro

Un operario realizaba el lunes trabajos en la fachada del Principal.
Un operario realizaba el lunes trabajos en la fachada del Principal. / Damián Torres

Los trabajadores alertan de la mala conservación del edificio y exigen una «intervención urgente»

NOELIA CAMACHOValencia

«Las condiciones de algunos edificios, como el teatro Principal o teatro Rialto, exigen una intervención urgente, ya que ha habido muchos años en los que no se ha invertido en el mantenimiento de los edificios con el consiguiente riesgo para trabajadores y espectadores». La afirmación pertenece al comité de empresa de CulturArts fue realizada hace más de dos semanas, pero su reivindicación cobró el lunes más valor que nunca.

Un grupo de operarios vallaba y examinaba la fachada del escenario de la calle Barcas. Lo hacía para evitar desprendimientos de un espacio que se deteriora por momentos. No es sólo una cuestión coyuntural. Tal y como lamentaron los empleados de este enclave, la Diputación de Valencia lleva años sin actuar a fondo en un edificio que se construyó en el siglo XIX.

Es más, según fuentes consultadas por LAS PROVINCIAS, el teatro sufre fallos estructurales que habría que atajar urgentemente. «Los desperfectos de la fachada son el mal menor del edificio, los problemas están en la estructura», afirman a este periódico trabajadores del espacio. Lamentan que no haya ningún tipo de estudio del estado actual, que no haya sido revisado por ningún arquitecto y destacan, además, filtraciones de agua en la cubierta y hay que reforzar las vigas de madera sobre las que están situadas los palcos. Todo ello, reiteran, es necesario realizarlo lo antes posible.

En esta línea, si se remontan en el tiempo, las fuentes sindicales consultadas por este diario aseveran que «hace más de diez años que no hay ningún tipo de intervención preventiva del espacio». Incluso, algunos retroceden hasta el año 1992 como una de las veces en las que se modificó la maquinaria que sostiene el telón. Asimismo, destacan que la mala conservación del Principal está ocasionando problemas en materia de seguridad para los propios trabajadores.

Como aseguran también, la Diputación está obviando los problemas estructurales y la Conselleria, que es la gestiona durante gran parte del tiempo el espacio, sólo se ocupa del mantenimiento. «Se repara sólo si hay algún problema, pero no hay ningún tipo de plan para el teatro», confiesan estas mismas fuentes. El ejemplo claro se ve en los trabajos realizados. Los operarios cubría con una malla las cornisas y, subidos en una grúa, tapaban con redes alguna zonas de la cubierta para evitar que los desprendimientos caigan a la vía pública. Aún así, la imagen que proyecta simplemente la fachada del Principal es demoledora. Suciedad, desconchones, pintadas... una única vuelta a la manzana que ocupa el escenario da las claves de la dejadez que sufre el edificio.

El Principal no es el único teatro de Valencia con problemas de conservación. La Diputación cerró el pasado octubre el Escalante por fallos en su estructura. Pese a que el escenario de la calle Landerer no es propiedad de la Diputación, depende de este organismo desde hace más de 30 años.

2.400 firmas por el Escalante

Cabe destacar que en la plataforma 'change.org' se ha creado una petición en la que se piden apoyos contra el cierre del Escalante. Cerca de 2.400 personas ya han firmado la petición, en la que se recuerda que el actual edificio «es el mejor espacio para el teatro Escalante». Está impulsada por el Sindicat d'Actores i Actrius Professionals Valencians (AAPV), un organismo quie, junto a la Associació Valenciana d'Escriptores i Escriptors Teatrals (AVEET), ya habían denunciado la clausura del espacio.

Fotos

Vídeos