Teatro que nace desde la diversidad

El elenco artístico de 'Les 7 diferències'. / damián torres
El elenco artístico de 'Les 7 diferències'. / damián torres

La primera producción de El Pont Flotant para público infantil recurre a las vidas reales de actores de Perú, Guinea, China, Bangladesh y Valencia El Escalante presenta 'Les 7 diferències', un alegato por la igualdad lleno de «amor»

N. CAMACHO

valencia. Severo Junior, nacido en Guinea Ecuatorial y que llegó a España en una furgoneta, acaba de conseguir los papeles para vivir legalmente en Valencia. Lo ha hecho gracias a su intervención en 'Les 7 diferències', la nueva producción del teatro Escalante que se estrenó ayer. Seve, como se le conoce en el montaje, es actor profesional y se ha estado formando para ello. Aunque, en esta primera producción de la compañía valenciana El Pont Flotant para público infantil ha logrado su primer rol protagonista. La peruana Natalyd Altamirano ya sabía lo que era levantar un espectáculo en su país natal. Intérprete y coreógrafa, regresa a los escenarios en Valencia, donde vive desde hace dos años.

Ambos actores se unen a Ruba Barua y Zhao Hu -ellos no son profesionales- en el elenco que, junto a los valencianos Pau Pons y Jesús Muñoz, conforman al plantel de personajes de 'Les 7 diferències'. Pons y Muñoz, actores y también responsables de la dramaturgia, han configurado una historia teatral en la que se pugna por defender la diversidad a través del «amor, el humor y no siendo políticamente correcto», aseveró Pons.

Para Barau, este montaje, del que se siente «muy orgullosa», cumple uno de sus sueños: ser actriz. Su propia vida, como la del resto de componentes de la obra, y, sobre todo, su relación con su familia, son parte de la trama principal de este viaje por la igualdad y el respecto a las culturas. Hu, por su parte, llegó procedente de China para estudiar el patrimonio cultural valenciano. Enamorado del Mediterráneo, ahora no descarta emprender su camino en la actuación.

El escenario del montaje se llena de cajas que «simbolizan lo que te llevas cuando vas a otro lugar»

Todos ellos, junto a Pons y Muñoz, se embarcan en un montaje con historias basadas en hechos reales, aunque algunas se han ficcionalizado, y que mezcla lenguajes con movimientos corporales, la música y el humor. Lo hacen en un escenario lleno de cajas que muestra a estas seis personas de características físicas y orígenes bien distintos y, que tienen que dejar su país y van cargados de maletas y cajas, con un gran papel simbólico. Además de las cajas, el escenario está compuesto por una mesa y cuatro sillas, donde se celebra una comida interracial en la que, al final, habrá un invitado muy especial.

«Las cajas simbolizan todo lo que te llevas cuando te vas a otro lugar, pero también todo lo que no cabe, que no puedes llevarte. Son los recuerdos, la memoria, por eso nos ayudan a reconstruir parte de las historias», explicaron.

El Escalante, sin sede fija desde hace cerca de un año y medio, ha trasladado este alegato en favor de la igualdad al teatro Talía de Valencia. Ayer tuvo lugar un estreno para 300 escolares, «espontáneos y que interactuaron muy bien» con las preguntas lanzadas por elenco desde las tablas. Fue una primera toma de contacto que se repetirá hoy y mañana y que luego volverá a representarse desde el 10 de abril al 6 de mayo.

Al final, como aseguran sus responsables, el mensaje que cala en los más pequeños es que «la diferencia mola».

Fotos

Vídeos