El teatro contemporáneo pierde a Antonio Díaz Zamora

El catedrático y director teatral Antonio Díaz Zamora. / jesús signes
El catedrático y director teatral Antonio Díaz Zamora. / jesús signes

Referente cultural de la ciudad, fue maestro de numerosos actores como Rosana Pastor, Jaime Pujol y Rafa Calatayud El dramaturgo y fundador de la Escuela Superior de Arte Dramático de Valencia muere a los 76 años

M. BALLESTER VALENCIA.

El catedrático de Interpretación, pedagogo y director teatral valenciano Antonio Díaz Zamora falleció ayer en Valencia a los 76 años. El que fuera el encargado de poner en pie y dirigir el Centre Dramático de la Generalitat entre 1986 y 1989, también fue director de la Escuela Superior de Arte Dramático de Valencia (Esad).

Nació en 1941 en el desaparecido Teatro Ruzafa de Valencia, que perteneció a su familia. Por ello, a pesar de cursar los estudios de Derecho y Filosofía y Letras optó por dedicarse al teatro. Entre sus primeros montajes se encuentran obras de Cevantes, Lope de Vega o Juan del Encina, realizados en el Teatro de Cámara del Ateneo Mercantil de Valencia. A mediados de los años 60, ya destacó su trabajo dentro del teatro universitario y en 1966 fundó el Teatro Club. En 1972 transforma un antiguo cine, el Valencia-Cinema, en sala teatral, sede de la Compañía Quart 23. La obra inaugural es 'Las salvajes en Puente San Gil', de Martín Recuerda.

Su nombre, además, va ligado a la pedagogía teatral. En 1978 fundó la primera Escuela Superior de Arte Dramático de Valencia de la que fue director e impartió docencia a gran parte de los actores valencianos. «Fue pionero en muchas cosas, pero sobre todo fue el maestro de una grandísima generación de actores y actrices como Rosana Pastor, Rafa Calatayud, Jaime Pujol o Vicente Genovés. Es una persona que marcó el teatro de la ciudad», expresó a LAS PROVINCIAS su amigo y académico de las Artes Escénicas Toni Pastor. Juntos compartieron muchas horas de trabajo de las que destaca «lo cultísimo» que era Díaz Zamora. «La única conversación que podías tener con él era sobre teatro, le apasionaba y nosotros aprendimos mucho de él», apuntó. Pastor lamenta que «siendo una de las personas más importantes del sector teatral valenciano, que además, nunca salió de su ciudad y trabajó siempre para ella, no se le haya dado la importancia y el reconocimiento que merecía».

Durante su carrera, además de ser el primer director del Centro Dramático de la Generalitat con la primera unidad de producción y exhibición teatral pública del gobierno valenciano, impulsó nuevos proyectos como el Taller de Ópera del Palau de les Arts. El año 1999, el espectáculo 'La puta enamorada', que dirigió, fue el gran ganador de los premios de las Artes Escénicas de la Generalitat, ya que fue galardonado en las categorías de mejor espectáculo, mejor dirección, mejor texto, mejor actriz y mejor actor. En el 2002 se le otorgó el Premio Pedro del Río a toda una carrera profesional.

Su último trabajo de producción pública fue en 2008 con la dirección de 'Tres sombreros de copa', de Miguel Mihura en el Teatro Talia, un éxito de crítica y público que se repuso el año siguiente con la misma respuesta de los espectadores. Tras jubilarse como catedrático de Interpretación, recibió un homenaje en la Esad de Valencia. El Instituto Valenciano de Cultura (IVC) remarcó ayer que Díaz Zamora «ha sido sin duda una figura fundamental para el teatro valenciano, por eso desde esta institución queremos mostrar el respeto por su tarea imprescindible y mantenerlo vivo en la memoria de todos los valencianos amantes de las artes escénicas».