Sorollas de ida y vuelta

'Clotilde contemplando la Venus de Milo'. / lp
'Clotilde contemplando la Venus de Milo'. / lp

'Clotilde contemplando la Venus de Milo' se exhibe en el Thyssen y un bodegón se traslada al centro Bozar de Bruselas El Museo de Bellas Artes presta obras del pintor a pinacotecas europeas

C. VELASCO

valencia. El Museo de Bellas Artes de Valencia cede de forma temporal tres cuadros de Joaquín Sorolla a dos pinacotecas europeas. Las piezas son 'Grupa valenciana' (1906), donde sus hijos, Joaquín y María, están ataviados con el vistoso traje típico de fiesta de los labradores valencianos; 'Clotilde contemplando la Venus de Milo' (1897); y un bodegón de 1878.

Este último ha viajado al Centro de Arte de Bruselas Bozar, donde se mostrará la riqueza de 400 años de evolución de la naturaleza muerta española con unas 80 obras de grandes maestros que van desde Velázquez, Zurbarán y Goya, hasta las obras más experimentales de Picasso, Dalí y Miró. Para la exposición 'Spanish Still Life', de 23 de febrero al 27 de mayo, el Bellas Artes de Valencia presta un bodegón de Sorolla (1878) para exhibirse en esta muestra.

'Grupa valenciana' (1906) y 'Clotilde contemplando la Venus de Milo' (1897), por su parte, forman parte de la exposición 'Sorolla y la moda' del Museo Thyssen-Bornemisza y la Casa Museo Sorolla. La muestra se inauguró ayer y concluirá el 27 de mayo.

El vacío de 'Grupa valenciana' en la pinacoteca valenciana lo ocupa 'Nadador' (1905), pieza prestada por el Museo Sorolla, como avanzó LAS PROVINCIAS. La obra, nunca expuesta en Valencia, fue pintada en Xàbia pero nunca ha sido expuesto en Valencia. Desde hace unos días cuelga de los muros del Museo de Bellas Artes de Valencia, institución que no tiene constancia de la exhibición del lienzo en la capital del Turia.

«La extensa producción de Joaquín Sorolla hace que sus obras puedan participar en exposiciones tan diferentes como son la de Madrid, que resalta la evolución de las tendencias en indumentaria y moda, y la de Bruselas, dedicada a bodegones y naturaleza muerta», explica el director del Bellas Artes, José Ignacio Casar Pinazo, quien asegura que el préstamo de obras «promociona los fondos que alberga el museo fuera de la Comunitat Valenciana. Son como tarjetas de visita que proyectan la calidad de las piezas del Bellas Artes de Valencia».

El intercambio de fondos entre museos es una práctica habitual y las peticiones de otros centros demuestran, a juicio de Casar Pinazo, «la riqueza de los fondos del museo valenciano».

El cierre de la primera planta

Al margen de los préstamos, el Bellas Artes de Valencia está inmerso en reformas. El centro abrirá de nuevo al público en quince o veinte días tras la remodelación a la que ha sido sometida para mejorar sus instalaciones. Las actuaciones realizadas han consistido en renovar el sistema de iluminación, llevar a cabo operaciones de mantenimiento en la climatización, sanear paredes y parqué, y renovar la señalítica de los cuadros. La mejora se completará en un mes con la nueva museografía que se instalará para explicar qué se puede ver en cada sala.

Con motivo de la reforma, las tres salas de la primera planta han permanecido cerradas al público desde el pasado mes de octubre. La intervención realizada ha supuesto también renovar la exposición, retirando algunos de los cuadros que se exhibían hasta ahora y sacando otros de los fondos del museo como por ejemplo piezas de Vicente López.

Además, se han introducido nuevas obras de arte procedentes de la Colección Delgado, cedida durante cinco años, han agregado las mismas fuentes, que han apuntado que esto «ha implicado reestructurar las tres salas de la primera planta». Esta parte del Museo de Bellas Artes está dedicada al siglo XVII español, al siglo XVII europeo, especialmente Italia y Flandes, y al siglo XVIII.

La apertura de estos espacios se ha retrasado respecto a la fecha prevista por los cambios hechos en la señalítica de cada cuadro, una actuación que previamente no estaba prevista.

Más

Fotos

Vídeos