Sergi López se multiplica en el Talía

El actor Sergi López, ayer, a las puertas del Talía. / d. torres
El actor Sergi López, ayer, a las puertas del Talía. / d. torres

La obra, que se representa hasta el domingo, es una tormenta de preguntas sobre la identidad, la muerte o la corrupción El actor encarna a varios personajes en la comedia existencial 'Non Solum'

MARTA BALLESTER VALENCIA.

Trece años después, 'Non Solum' sigue de gira. «Parece que muere y luego siempre resucita», bromearon ayer sus autores, el actor Sergi López y el dramaturgo valenciano Jorge Picó, en el teatro Talía, donde se representará hasta el domingo. Esta comedia existencial vuelve por cuarta vez a la ciudad para plantear infinidad de preguntas sobre la identidad, la muerte, la corrupción o la mujer. «El público valenciano es muy agradecido por eso siempre es un placer volver», confesó el interprete.

López, sólo sobre el escenario, se multiplicará en decenas de personajes para dar respuesta «a muchas cuestiones que todos nos planteamos a lo largo de la vida», explicó el artista. Aunque no se trata de una obra autobiográfica reconoce sentirse «muy identificado» con «este monólogo interno o pleno de diálogos». Según Picó, «'Non solum' es un teatro difícil de explicar, pero fácil de ver». Ninguno de los dos sabe cuántos personajes llegan a representarse en escena, «si son 73 o 83», pero lo que sí aseguran es que «aunque todos dicen ser diferentes al principio, acaban siendo iguales», alega el autor. «Lo mismo ocurre en la vida real, que todos tenemos la misma esencia, pero con algo peculiar a la vez y eso puede ser una gran riqueza o un gran problema», apunta su compañero López. Esta será una de las cientos de dudas y contradicciones de la personalidad humana que planteará esta obra en catalán que ha viajado por todo el mundo.

Para los creadores, «nuestro cerebro es una tormenta de preguntas e ideas que no para nunca» y que han querido plasmar en esta «absurda, aunque también lógica, reprentación». El humor es su herramienta para ser crítico y «cumplir la función de transformación social que tiene el teatro», manifestó López. No quieren mero entretenimiento. «Creo que ahora el público está tratado como si fuera adolescente, como si le tuvieras que explicar todo para que le quede claro. Esta es una obra que no tiene una línea argumental clásica. Es un viaje que, a pesar de ser un poco surrealista, el espectador lo sigue y se sumerge en él», argumentó el intérprete.

A través del humor, el montaje cumple «la función de transformación social del teatro»

El lenguaje coloquial que se utiliza ayuda a lograr el objetivo: «Conseguir que el espectador crea que se está improvisando la obra», declaró Picó. Pero 'Non Solum' no sólo es palabra. El dramaturgo destacó la «riqueza gestual» del espectáculo. «El texto tiene una gran importancia, pero también hay un tratamiento muy cinematográfico», puntualizó.

Después de tantos años, los protagonistas confesaron seguir viviendo cada representación «como si fuese la primera», pero reconocen que esta obra con varios premios a sus espaldas, como el Max de 2009 al mejor texto en catalán, el Fotogramas de Plata del mismo año para López como mejor actor y el Terenci Moix de literatura, «ha ido madurando con nosotros desde su entreno en 2005 y quizás esta sea la última vez que la subimos a un escenario», concluyeron.

Fotos

Vídeos