La sala permanente del MuVIM, otra vez cerrada

La muestra permanente del MuVIM se abrió definitivamente el pasado mes de diciembre. / P. Mammana
La muestra permanente del MuVIM se abrió definitivamente el pasado mes de diciembre. / P. Mammana

La muestra, que reabrió al público hace algo más de medio año, deja de ser accesible por vacaciones

Noelia Camacho
NOELIA CAMACHOValencia

La exposición permanente del Museo Valenciano de la Modernidad y la Ilustración (MuVIM) está otra vez cerrada. Aunque no hay que alarmarse ya que, en esta ocasión, no se ha clausurado por los fallos técnicos que obligaron a ponerle el candado en otras ocasiones durante los últimos tiempos. La muestra 'La aventura del pensamiento' ha dejado de ser accesible por vacaciones. Concretamente, el público no podrá visitarla hasta el 5 de septiembre.

El pasado 31 de julio se le colgó el cartel de cerrado pese a que apenas lleva algo más de medio año en funcionamiento. El espacio, tras años de idas y venidas, reabrió en diciembre de 2016. Durante estos meses, ha vuelto a convertirse en el elemento principal en el que se basa el discurso expositivo del centro. Recibía, sobre todo, visitas escolares y grupos. No obstante, la muestra se ha tomado unas semanas de asueto para, según fuentes del museo, «dar descanso a los técnicos y al personal» tras unos intensos meses de trabajo para que la sala reiniciara su actividad. También, alegan, en septiembre entra en vigor la nueva contrata para la gestión del espacio y así iniciar el curso con todo renovado. Desde el museo aseguran a este periódico que no es la primera vez que 'La aventura del pensamiento' coge vacaciones en agosto. Cuando estaba a pleno rendimiento, también se cerraba para limpiarla y ponerla a punto de cara al inicio de curso. Sin embargo, en este 2017, la renovada exposición apenas lleva algo más de medio año recibiendo visitas desde que se subsanaron los fallos técnicos que impidieron su apertura y que su clausura coincide con un momento en el que la ciudad se llena de turistas y curiosos.

Cabe recordar, además, que se ha cumplido un año desde que el director del MuVIM, Rafael Company, en julio de 2016, mostró a los medios de comunicación la reforma del espacio, que incluyó la reformulación del discurso, la actualización de sus contenidos y la modernización de los aparatos. Es más, el museo se había afanado en modificar sobre todo el inicio y el final de la muestra, mejorar la iluminación, incluir más vídeos y pasar de lo analógico a lo digital.

En ese momento, y a falta de unas pruebas finales, se esperaba que la exposición volviera a ser accesible a finales de ese mes. Pero fallos técnicos impidieron su puesta marcha, que se demoró hasta finales de diciembre. En aquel preciso momento, los responsables del MuVIM confirmaron que no se había pagado a la empresa encargada de las mejoras y, es más, fueron los propios técnicos del centro cultural los que revisaron con sumo recelo que todo funcionara a la perfección.

El pasado mes de diciembre, la exhibición se reabrió por tercera vez en dos años

Aunque esta no era la primera que la exhibición en la que se basa el discurso expositivo del museo de la calle Quevedo se cerraba. En 2015, el espacio también estuvo clausurado. Los anteriores titulares del centro decidieron echar el candado para reformarla. Se convocó un concurso por el que las empresas podían acceder a la reparación. Pero llegó Rafael Company, y la abrió unos meses después. Alegó que los anteriores gestores habían decidido que no fuera accesible sin motivo. Aunque luego volvió a clausurarla de nuevo. Fue en julio, cuando podría considerarse la fecha de su tercera apertura, cuando pareció que esa era la definitiva. En ese momento, se creía que la sala volvía a estar accesible. Esa vez, y con una inversión de más de 300.000 euros, lo hacía con los contenidos actualizados, con una mejora de la iluminación, con los audiovisuales digitalizados, con un programa más interactivo y con las piezas estropeadas por el paso del tiempo ya restauradas. Pero tampoco fue así y, finalmente, 'La aventura del pensamiento' comenzó a abrirse a las visitas guiadas y a los grupos escolares en diciembre.

La exposición repasa a lo largo de quince salas el recorrido histórico de las ideas que van desde el teocentrismo de la Edad Media pasando por el ideal de la razón propia de la Ilustración, hasta concluir en el desarrollo de la ciencia actual. La sala permanente es uno de los puntales del discurso expositivo del museo. A él se suman la exhibición de la maqueta de la ciudad de Valencia del padre Tosca y la exposición permanente de los restos de la torre islámica del edificio.

Temas

Muvim

Fotos

Vídeos