El resurgir del Círculo de Bellas Artes

La nueva sede del Círculo de Bellas Artes se inaugurará mañana con la exposición 'Abstrac3'. / damián torres

La institución, sin ayuda pública, llevará su colección a los municipios de la Comunitat y colaborará con festivales urbanos La entidad, libre de deudas tras vender su sede, renace en un nuevo local con dos salas de exposiciones

NOELIA CAMACHO

valencia. El Círculo de Bellas Artes de Valencia es el Ave Fénix de la cultura de la ciudad. Ha sabido resurgir de sus cenizas, aunque lo ha hecho más con ganas y empeño que con medios. Después de vender el palacete de la calle Cadirers, que lastraba una deuda de 1,8 millones de euros, y quedarse así libre de cargas económicas, la centenaria entidad busca volver a conectarse con la vida artística de la región a través de la nueva sede, que ya mostró en exclusiva LAS PROVINCIAS, y que inaugura mañana.

Situado en la calle Maldonado, este enclave, que nace como un espacio provisional hasta que las Administraciones públicas cedan un espacio a la institución, es la forma con la que el Círculo de Bellas Artes grita a la sociedad valenciana que ha renacido. «Hemos salvado a la entidad 'in extremis'. Hubría desaparecido todo si no se hubieran saldado todas las deudas», aseguró ayer el presidente del Círculo, Gerardo Stübing, durante la presentación de la sede, un inmueble alquilado con dos espacios para exposiciones y que ya tiene un programa artístico que se va a desarrollar durante esta temporada. Por un parte, se ha creado la estancia 'Depas', una zona que pertenece a la parte más privada del inmueble y que se destinará a la exposición de los trabajos de los talleres de la entidad o los realizados por los propios socios.

Pero será la sala 'Enblanc' la destinada a exhibir muestras temporales abiertas al público que logren que el Círculo vuelva a ser «un referente» en la vida cultural valenciana. Para este lugar, los responsables del organismo pretenden que los artistas interesados presenten sus propuestas. No obstante, y para esta primera exposición, dos de los miembros del Círculo, David Pons y Aureli Domènech, han elegido que sea 'Abstrac3' el proyecto inaugural del espacio. Se trata de una muestra de los artistas Vicent Carda, Luís Moscardó y Manuel Rey-Fueyo. Unas obras que darán al pistoletazo de salida a la programación de esta sala. La sala, que estará abierta a acoger nuevas tendencias y disciplinas artísticas como la fotografía experimental, también tiene previsto acoger una muestra retrospectiva sobre el artista Nassio Bayarri.

Desempolvar la colección

Tras abandonar el palacete, la colección de arte del Círculo se tuvo que guardar en un almacén. Pronto regresará a la entidad, que ha habilitado un espacio para conservar las más de 200 piezas de autores como Sorolla, Pinazo, Rusiñol o Benlliure que ha atesorado a lo largo de los años. Pero la junta directiva quiere que los valencianos conozcan los fondos de la institución. Por ello se ha impulsado 'El Cercle en moviment', una iniciativa donde una selección de estas creaciones recorrerán los municipios de la Comunitat. Ya están confirmados dos: Sumacárcer y la Llosa de Ranes. Después, prevén, vendrán muchos más.

Porque la intención es, además, que la colección vaya creciendo. Se denominará 'Siglo XXI' y pretende aglutinar las creaciones de autores contemporáneos que decidan ceder sus obras a la entidad. «El círculo no va a adquirir arte, pero tampoco lo va aceptar todo. Ha de pasar por un filtro», aseguró Domènech. Además, se trabaja en la forma jurídica en la que blindar todos los fondos para que no se puedan vender ni separar.

Otra de las novedades de este resurgir del Círculo es su vinculación con los festivales urbanos de la ciudad. Ciutat Vella Oberta será el primero en convertir a la institución en una de las sedes de esta bienal.

Más

Fotos

Vídeos