La rehabilitación del teatro Principal tardará al menos cinco meses en arrancar

La Diputación, que ha de encargar el proyecto y licitar los trabajos, prevé comenzar las obras el próximo año

C. VELASCO

valencia. La rehabilitación del teatro Principal no es cuestión de hoy para mañana. El pleno de la Diputación de Valencia, celebrado el pasado martes, aprobó una modificación presupuestaria de 900.000 euros para reparar las deficiencias del edificio. Para frenar el deterioro del inmueble es necesario arreglar las grietas, los desconchones y las filtraciones de agua, según fuentes de la institución provincial. Las actuaciones se centrarán en la fachada y en la cubierta del teatro.

El visto bueno económico es el primer paso para evitar daños mayores en el edificio que, como denunciaron los trabajadores, requiere «una intervención urgente, ya que ha habido muchos años en los que no se ha invertido en el mantenimiento de los edificios con el consiguiente riesgo para trabajadores y espectadores».

El segundo paso es remitir el proyecto a la mesa de contratación de la Diputación de Valencia y, a continuación, licitar las obras. Las actuaciones comenzarán como pronto, es decir, con la mayor agilidad en los trámites, en enero de 2018, según fuentes de la institución provincial.

A diferencia del teatro Escalante, la Diputación se ha mostrado diligente en cuanto a la actuación en el espacio de la calle de las Barcas. El teatro de la calle Landerer, cerrado desde el pasado octubre, no es propiedad de la Diputación, pero si lo gestiona desde hace más de tres décadas.

Las deficiencias del teatro Principal de Valencia se observan a simple vista y desde la calle de las Barcas. Una vez dentro del edificio, los trabajadores se topan con importantes daños. Fallos estructurales, desprendimientos de la fachada y problemas de seguridad afectan a un auditorio cuyo propietario es la Diputación de Valencia.

La partida de 900.000 euros servirá para «actuar en zonas prioritarias» del edificio y «reparar deficiencias y patologías urgentes», según explicó el diputado de Patrimonio, Pepe Ruiz, como publicó en su edición de ayer LAS PROVINCIAS.

El pasado mes los operarios cubrieron con una malla las cornisas y, subidos en una grúa, taparon con redes algunas de las zonas de la cubierta para evitar desprendimientos sobre la vía pública. Aún así, la imagen que proyecta fachada del Principal habla por sí misma: suciedad, desconchones, pintadas...

Fotos

Vídeos