Pasión Vega: «Me he quitado un montón de complejos»

Anormalidad. «Me chirría que todas las cantantes pop del mundo sean súpersexis». / e. c.
Anormalidad. «Me chirría que todas las cantantes pop del mundo sean súpersexis». / e. c.

«Yo en la música no he sufrido acoso, pero he visto detalles, miradas y movimientos raros» Pasión Vega Cantante

ARANTZA FURUNDARENA

Ana María Alías Vega era una niña tan tímida que hasta ir a comprar el pan le daba vergüenza. Hoy, el único tic de timidez de Pasión Vega es esa recurrente carcajada con la que intenta suavizar sus respuestas. La malagueña está pletórica. Ha atravesado los 40 con un disco titulado '40 quilates' y una gira que la traerá el 21 de enero al Arriaga.

- Veinticinco años en la música y dice que ha ganado en pureza...

- Al madurar, o uno se va poniendo un poco mustio o te vas quedando con las cosas importantes. Y yo me he quitado un montón de miedos, complejos e inseguridades. Ahora me acepto mejor. He ganado en serenidad y en pureza.

- La pureza suele ser patrimonio de la infancia.

-Pero es que yo tengo a mi hija Alma, que a sus tres añitos y medio está en pleno descubrimiento de todo. Y eso te devuelve a la infancia de un plumazo.

- Alma es la pasión de Pasión, imagino.

- Claro. Todo el tiempo que no le dedico a la música se lo dedico a mi hija. Ella tiene su padre pero vivimos separados, aunque mantenemos una relación excelente y somos una familia.

- ¿Cuál fue su peor complejo?

- Uf, tantas cosas... Era una niña muy risueña pero timidísima. Me daba vergüenza hasta ir a comprar el pan. La música me ha cambiado. Ya no me da vergüenza ir a comprar el pan, ja, ja, ja...

- ¿Y salir al escenario?

- Para eso no soy nada maniática, pero sí muy metódica. Voy media hora antes para comprobar que todo está en su sitio. Si no lo hago siento que me va a salir todo fatal. El perfeccionismo es mi amuleto.

- Entre los quilates y el vestido de pedrería está muy Marilyn en la portada de su nuevo disco.

- Queríamos expresar que me encuentro en un momento de esplendor. Y de paso celebrar la madurez. Porque las mujeres todavía tenemos ese problema de 'No vayas a decir tu edad'. Yo sí la digo: 41.

- Hablando de quilates, ¿qué se ha devaluado hoy en día?

- El compañerismo, la solidaridad hacia los demás. Cada vez somos más individualistas, seres que nos encerramos en habitaciones con cacharros, ja, ja, ja... Se ha perdido mucho diálogo, mucha piel y mucho mirar a los ojos.

- ¿Le gustó el discurso de Oprah Winfrey?

- Me encantó. Es una mujer admirable.

- ¿Existe ese grado de acoso en el mundo de la música?

- No lo he sufrido ni conozco de primera mano ningún caso. Pero, como en otros sectores, el machismo está presente. Y ves detalles, miradas, movimientos raros...

- ¿Por ejemplo?

- Yo siempre he sido una mujer de curvas y mi mánager me decía: «Tienes que perder unos kilitos». Es muy triste. Hay que ser muy maduro y fuerte para no dejarte llevar por esa presión.

- ¿Se le pide un plus sexi a la mujer en la música?

- Sí. Aunque hoy día también esto afecta a los hombres, porque muchos chicos no triunfan como cantantes si no están cachas.

-¿Cantar en ropa interior es estar liberada o hacerle el juego al machismo?

-Depende de si esa mujer lo hace por imposición o motu propio. Pero me chirría cuando ya se impone como una moda. A mí no me parece normal que todas las cantantes pop del mundo sean súpersexis y tengan unos tipazos tremendos. Claro que, por suerte, luego sale una Adele y demuestra que al final el talento siempre se abre paso.

Fotos

Vídeos