Aquí puedes imprimir tu 'Tirant lo Blanch'

Ejemplar del 'Tirant lo Blanch', obra de Joanot Martorell, de 1490 impreso en Valencia por Nicolau Spindeler. / irene marsilla
Ejemplar del 'Tirant lo Blanch', obra de Joanot Martorell, de 1490 impreso en Valencia por Nicolau Spindeler. / irene marsilla

Una muestra permite imprimir la página inicial del clásico valenciano con una réplica de la primera imprenta | La exposición 'Descubrir tesoros: Manuscritos e incunables' exhibe 26 documentos desde el año 1150 hasta 1499

MARTA BALLESTER

Valencia. Retroceder en el tiempo y volver a los orígenes de la encuadernación, la escritura, el libro y la imprenta. Hasta el próximo 15 de abril la Nau exhibe en la Sala Duc de Calabria las joyas manuscritas e incunables que poseen los fondos de la Biblioteca Histórica de Valencia. Los tesoros bibliográficos más valiosos vuelven a ver la luz, después de ser vistos por última vez en Seattle hace siete años, en la exposición 'Descubrir tesoros: Manuscritos e incunables'. La muestra nace con el objetivo de que la sociedad valenciana «se sienta orgullosa de su patrimonio y sea testigo en primera línea de estas piezas únicas de gran valor histórico y cultural», explicó ayer la directora de la Biblioteca, Victoria García.

Organizada por el Servicio de Bibliotecas y Documentación y el Vicerrectorado de Cultura e Igualdad de la Universitat de València (UV), sus comisarias Margarita Escriche y Elisa Millás destacaron la «singularidad» de las piezas que componen la exhibición. Las obras estuvieron en manos de reyes, papas, santos o personaje ilustres y ahora «transportarán a otra época a todos los visitantes», expresó Millás.

Cabe recordar que gran parte del fondo fundacional de la institución académica se quemó en el incendio que provocó una bomba durante la invasión napoleónica. Por ello, su configuración actual arranca desde 1785 gracias a la donación de Francisco Pérez Bayer aunque la desamortización del siglo XIX le permitió obtener su colección más valiosa: los manuscritos del duque de Calabria, que está integrada por un total de 226 códices procedentes del monasterio de San Miguel de los Reyes. «Es una rareza poseer tantas piezas. Conservamos también más de 400 incunables, un número poco habitual», alegó García. «No hay ninguna universidad española ni europea que guarde estos fondos, que suelen encontrarse en bibliotecas nacionales», apuntó.

Se exponen tres escritos elaborados y decorados en Valencia por Rossellus, Eiximenis y Canals El único ejemplar de la primera obra literaria impresa en la península se conserva en la UV

Piezas únicas

'Descubrir tesoros: Manuscritos e incunables' es un recorrido cronológico por obras únicas en la historia del libro conservadas en la UV. En concreto, 18 manuscritos y ocho incunables emblemáticos. Entre ellos destaca el ejemplar más antiguo conservado en la biblioteca, 'Exposittio psalmorum', fechado entre 1150 y 1175. Se trata de un códice que transcribe los comentarios que hizo San Agustín a los Salmos durante el tercer cuarto del siglo XII. También se conservan la 'Biblia glota et postillata', de 1275, un regalo del papa Benedicto XIII a San Vicente Ferrer con notas marginales cortadas, al parecer, para ser guardadas como reliquias al considerarlas escritas por el propio Ferrer; o el original 'Atlas de historia natural', un manuscrito de Felipe II que contiene un conjunto de 218 láminas en acuarela donde se reproduce la flora y fauna del Viejo Mundo y de América. Su réplica se expondrá en el nuevo museo de la UV que se inaugurará mañana.

Se exhiben además, el manual de introducción moral y religiosa más influyente de la época; un recetario médico medieval escrito en catalán; un volumen con las obras de Virgilio; y el códice gótico de Guillaume de Lorris 'Roman de la Rose', «una novela cortesana con escenas dibujadas que fue el 'bestseller' de la Edad Media», declaró Millás.

Por otro lado, muestra tres escritos elaborados y decorados en Valencia por ilustradores de la región para Alfons el Magnànim. Se trata del 'Descendentia Dominorum Regum Sicile', de Paulus Rossellus, 'Psalterium alias laudatorium', de Francesc Eiximenis, y 'Factorum et dictorum memorabilium', traducido al catalán por el reconocido escritor Antoni Canals. «Son libros de lujo, con una rica decoración y una magnífica caligrafía conservados en muy buenas condiciones», aseguró Millás.

'Llaors de la Verge Maria'

De la colección de incunables -primeros libros impresos anteriores a 1501-, se presenta la primera obra literaria impresa en la península ibérica en una imprenta no ambulante y cuyo único ejemplar conocido se conserva en la UV, 'Obres o trobes en llaors de la Verge Maria', editado en Valencia por Lambert Palmart en 1474.

También destaca el 'Tirant lo Blanch', de Joanot Martorell, impreso en Valencia por Nicolau Spindeler en 1490, un ejemplar «rarísimo» según la Universitat y del que solo hay dos más en todo el mundo de los mil que se editaron.

En la Nau se puede imprimir la primera página de este ejemplar en una réplica exacta de la prensa de Gutenberg ya que, con motivo del 550 aniversario del fallecimiento del inventor de la imprenta. La exposición presenta en su entrada una fiel reproducción de dicha máquina con unas dimensiones de 2,8 metros de altura por 1,8 de ancho. Pertenece a la Asociación del Senado del Museo de la Imprenta de Valencia.

Los visitantes, dos veces por semana, las tardes de los martes y las mañanas de los viernes, podrán descubrir cómo se imprimía gracias a la ayuda de un experto que la pondrá en marcha para editar la primera página del citado incunable del 'Tirant lo Blanch'.

Un total de veintiséis documentos de lujo «por la riqueza y monumentalidad de su iluminación y por su valor histórico», manifestó la comisaria. Todas las obras expuestas están además digitalizadas y pueden consultarse on line desde cualquier lugar del mundo, a través de la colección digital denominada 'Somni', en referencia al incunable 'Lo somni de Joan' de Jaume Gassull impreso en Valencia en 1497. «Con ello acercaremos aún más si cabe nuestras obras e historia a todos los rincones», concluyó García.

Fotos

Vídeos