Los propietarios del teatro Escalante, molestos con la Diputación

El montaje 'Arturo i Clementina' abrirá mañana la temporada del Escalante en Les Arts. / lp

La Fundación Patronato de la Juventud Obrera lamenta el trato recibido por la institución provincial respecto al abandono del edificio

Noelia Camacho
NOELIA CAMACHOValencia

Hace justo un año que el teatro Escalante se cerró. Los fallos estructurales del edificio impidieron el estreno de la temporada correspondiente a 2016. Es más, un informe realizado por los técnicos de la Diputación, la institución que alquilaba el espacio a la Fundación Patronato Juventud Obrera, señalaba que el edificio había llegado al fin de su vida útil.

Durante todo este tiempo, muchas han sido las acusaciones a la entidad propietaria del inmueble. Entre ellas, el hecho de que no hubiera realizado las inspecciones oportunas en el palacete. Este, además, ha sido uno de los argumentos esgrimidos por el jurista encargado de elaborar otro informe para la corporación provincial en el que se señala este hecho como una de las causas para finiquitar el contrato de alquiler suscrito entre ambas entidades. De esta forma, el próximo 31 de diciembre, la Diputación se deshará del inmueble, tal y como adelantó este periódico en su edición del 12 de septiembre.

Y es que según contó hace unos días el diputado de Patrimonio, José Ruiz, la propiedad «incumplió su obligación de realizar las inspecciones técnicas», que la normativa establece con una periodicidad de cinco años. Como consecuencia, dijo Ruiz, la Diputación «no tiene que hacerse cargo de pagar la rehabilitación puesto que su coste excede del 50 por ciento del valor de reposición del inmueble». No hay que olvidar que el palacete de la calle Landerer está tasado en 1,8 millones de euros y que el coste de la reforma, según los técnicos, sobrepasaría los seis millones de euros.

Ante estos hechos, sin embargo, desde la Fundación Patronato de la Juventud Obrera se muestran cautos. Según ha podido saber LAS PROVINCIAS, la entidad se reserva su versión a la espera de que pase el tiempo. Lo que sí confiesan es que están «molestos» por todo lo sucedido y lamentan, además, el trato recibido durante estos doce meses. En este sentido, no niegan que vayan a dar explicaciones sobre lo sucedido en el último año, aunque, aseveran, ellos tienen sus tiempos y darán su versión cuando lo consideren oportuno. Con todo ello, insisten de nuevo en negar la versión de la corporación provincial y manifiestan que «las cosas no son como se han dicho».

También guardan silencio en lo que se refiere a la escuela de teatro del Escalante, ubicada en el edificio de la calle Landerer aunque en una parte anexa que no padece daños. La Diputación negoció con la entidad la posibilidad de quedarse en esta estancia a cambio de una rebaja del alquiler. No obstante, como aseguró Ruiz, desde la fundación se rechazó la propuesta al considerar que tanto el teatro como la escuela «son un pack». La corporación está dispuesta a seguir negociando para mantener la escuela en el palacete, pero son conscientes de que la negativa de los propietarios parece clara, por lo que ya están buscando locales alternativos en el centro de la ciudad para garantizar la continuidad de la escuela.

Pese a todo, parece que el espectáculo debe continuar aunque el proyecto del Escalante no tenga una sede fija que, además, no llegará, al menos, hasta dentro de un año. Por ello, la programación artística de la nueva temporada del Escalante dará inicio mañana con el estreno de 'Arturo i Clementina', en el teatro Martín i Soler del Palau de les Arts de Valencia. Estará hasta el domingo en cartel. Después le seguirá 'Moby Dick', que pisará este mismo escenario el día 18 de octubre. Ya en diciembre, 'L'home invisible' se subirá a las tablas de Les Arts y, por su parte, el Rialto acogerá las propuestas navideñas del Escalante.

Más

Temas

Teatro

Fotos

Vídeos