La penúltima folclórica

Paquita Rico en el papel que marcó su carrera, la reina María de las Mercedes en '¿Dónde vas Alfonso XII?'. / r. c.Poco antes de retirarse definitivamente, participó en la gala de los Goya de 2001, en la que entregó el premio al mejor secundario. :: efe

El adiós de Paquita Rico, «la cara bonita del cine español»,deja casi huérfana de estrellas a toda una generación

GUILLERMO ELEJABEITIA

Dicen que al verla en un café madrileño, Ava Gardner, 'el animal más bello del mundo', se le quedó mirando y le dijo: «Usted sí que es guapa, y no yo». Ese es el papel que Paquita Rico representó en el 'star system' español. Si Lola Flores era la fuerza; Carmen Sevilla, la simpatía; o Rocío Jurado, la voz, ella fue reconocida siempre como la cara más bonita del cine español. La vida de la penúltima folclórica se apagó el domingo en el hospital Infanta Luisa de Sevilla, dejando huérfana de estrellas a una generación de españoles.

Había nacido en el mismo hospital el 13 de octubre de 1929. Su padre vendía cucuruchos de marisco barato por las calles del barrio de Triana y, con diez años, ella hacía de niñera a cambio de dos reales. Solo fueron unos días pues, como ella misma revelaría después, la despidieron por comerse la papilla de los bebés a los que cuidaba. Tal era el hambre que se pasaba en su casa. También se ganó la vida como ayudante en una peluquería, pero lo que de verdad le gustaba era cantar y bailar, como demostraba en cuanto podía en bodas, bautizos y comuniones.

Un concurso radiofónico al que se presentó como 'La trianera de bronce' la puso en la senda de la fama, al ser admitida en la compañía de Pepe Pinto, con la que giró por teatros de España antes de dar el salto a la gran pantalla. Tras unos meses en Madrid, donde se alojó en casa de su paisana Carmen Sevilla, debutó en el cine de la mano del entonces todopoderoso Florian Rey, en la cinta de 1948 'Brindis a Manolete'. Su primer éxito llegó dos años después con 'Debla, la virgen gitana', en la que daba la réplica al galán Alfredo Mayo. La película participó en el Festival de Cannes, donde la belleza de la joven no pasó desapercibida. Se ha escrito que fue premiada su interpretación, pero lo cierto es que aquel año ganó Bette Davis nada menos que con 'Eva al desnudo', mientras que la española fue agasajada con un trofeo «a la popularidad».

No tardó en unirse al elenco de folclóricas que en los años cincuenta se paseaba por las pantallas luciendo bata de cola en películas de temática andaluza. Rodó 36 y consiguió brillar en producciones bastante dignas como 'Luna de Sangre', 'Malvaloca' o 'La viudita naviera'. Sin embargo, el papel que marcó su carrera fue el de la reina María de las Mercedes en '¿Dónde vas Alfonso XII?, junto a Vicente Parra. Aquella edulcorada cinta de época, hoy solo apta para amantes de lo 'kitsch', rompió todos los récords de taquilla en 1958 y asentó definitivamente la popularidad de sus protagonistas.

En los años siguientes, la bella Paquita hizo fortuna haciendo giras musicales por las Américas, tuvo algún escarceo en Hollywood -si bien dentro de la serie B, como 'Tierra Brutal'- y fueron muy celebradas sus escasas incursiones en el teatro, como 'Bodas de Sangre' o de 'De Madrid al cielo'. Junto a sus «grandes amigas» Lola Flores y Carmen Sevilla, protagonizó 'El balcón de la luna', que, pese a su plantel estelar, no cosechó el éxito esperado.

En lo personal, mantuvo siempre un perfil discreto. Se casó en 1960 con el torero Juan Ordóñez, de cuyo suicidio cinco años más tarde la actriz confesaría no haberse recuperado nunca, y unos años después con el empresario canario Guillermo Arocha, fallecido en 2002. Retirada de los focos con la llegada del nuevo siglo, Paquita Rico pasó sus últimos años en el barrio que le vio nacer, donde su estrella se fue apagando poco a poco hasta dejar prácticamente a oscuras el particular universo de las folclóricas.

Fotos

Vídeos