La opción de Moma Teatre cobra cada vez más fuerza

N. CAMACHO VALENCIA.

«¿Hay voluntad política por que sea el Moma Teatre? Sí. ¿Hay posibilidad legal? Parece ser que sí. ¿Hay posibilidad técnica? En principio, sí. ¿Y jurídica? No tenemos problema de momento». El diputado de Patrimonio refrendó ayer la opción de que la antigua sala de la compañía valenciana Moma sea la opción elegida para convertirse en la sede fija del Escalante. Pese a que «por cuestiones burocráticas no se puede aventurar al cien por cien que esté cerrado» el trato, aseguró Ruiz, el hecho de que este espacio -perteneciente a la familia del dramaturgo Carles Alfaro-, tenga licencia de actividad hace que esté entre las preferencias de los gestores públicos. No hay muchos más escenarios de la ciudad de Valencia que puedan acoger el proyecto, aseveraron.

En la actualidad, y hasta que finalice el contrato de alquiler del palacete de la calle Landerer, la Diputación abona mensualmente 5.000 euros a los propietarios. Por otra parte, no hay que olvidar que, cuando la Conselleria de Cultura decidió reconvertir este local en 'L'Altre Espai', su posterior cierre se vio motivado porque el importe era excesivo. Con todo ello, los responsables de la Diputación no quisieron desvelar el precio que estarían dispuestos a pagar por un nuevo teatro, aunque no serían comparables a los acordados, por ejemplo, en el año 2004, fecha en la que está datado el último contrato con los dueños del edificio actual.

Según ha podido saber este diario, el local que vivió los años dorados de Moma Teatre necesita de una importante limpieza y una actualización de sus medios técnicos que conllevarían una inversión económica importante.

Fotos

Vídeos