Los oasis culturales del verano en Valencia

Bombas Gens ofrece la posibilidad de visitarlo los viernes hasta las doce de la noche.
Bombas Gens ofrece la posibilidad de visitarlo los viernes hasta las doce de la noche. / Jesús Signes

Bombas Gens abre los viernes hasta las doce de la noche y el museo del Carmen amplía su horario hasta las 21 horas | Galerías, cines al aire libre y centros de arte de la Comunitat mantienen su oferta en vacaciones

M. SÁNCHEZ/N. CAMACHO

La cultura resiste en verano. Pese a que parezca complicado que pueda competir con la playa, los viajes y la necesidad de no hacer nada y desconectar, lo cierto es que en la Comunitat existen algunos oasis que apuestan por mantenerse abiertos y programar durante el mes de agosto.

En Valencia, por ejemplo, los teatros públicos como el Principal o el Rialto no tienen oferta, que se ve trasladada a Sagunt a Escena, el festival que copa la programación escénica en agosto. Otros escenarios como el Olympia apuran estos días su cartelera. En este, el musical 'We love queen' se despedirá el domingo y dejará el patio de butacas vacío hasta el 31 de agosto, cuando los 'Viejóvenes' Ernesto Sevilla y Joaquín Reyes inauguren el curso.

Otros centros culturales como la Rambleta o las Naves paralizan también su actividad y cierran sus puertas para volver renovados en septiembre. Aunque no hay que olvidar que este último espacio lleva desde el pasado mes de diciembre sin programar teatro por los desperfectos causados por las filtraciones de las lluvias de invierno.

Pese a ello, la efervescencia cultural de la Comunitat sobrevive en otros espacios como las galerías, los cines al aire libre o las instituciones artísticas. Los museos se mantienen abiertos, aunque hay entidades como el recientemente inaugurado Bombas Gens o el Centro del Carmen que apuestan no sólo por seguir recibiendo visitantes sino por ampliar sus horarios de apertura y facilitar la asistencia de curiosos. En el primer caso, el espacio impulsado por la Fundación Per Amor a l'Art ofrece al público la posibilidad de disfrutar de sus exposiciones los viernes hasta las doce de la noche. En el caso del museo situado en el antiguo Convento del Carmen, se puede visitar desde hace unos días hasta las 21 horas. «Queremos ampliar el servicio y dar más opciones para que el público nos visite», apuntó su director José Luis Pérez Pont.

Otra alternativa para los valencianos puedan seguir saciando sus inquietudes culturales llega de la mano de las galerías de la región como es el caso de Espaivisor. Este espacio ha decidido no apagar sus luces hasta el día 13 de agosto. Sus responsables argumentan que durante esos días aún se mantiene la actividad. «El resto del mes tomamos vacaciones porque coincide con las semanas de menos movimiento», afirman. En ella se puede ver la exposición 'De la dialéctica formal al yo soy', donde se repasa la carrera de la escultora valenciana Ángeles Marco.

La galería Set Espai d'Art de Xàbia también contará hasta el día 26 de agosto con la exposición 'La geometría como diálogo constructivo', de Andreu Alfaro y Lukas Ulmi. «El público que nos ha seguido nos pide que mantengamos la programación», defiende su responsable Reyes Martínez.

A diferencia de esta y sólo durante la primera y última semana de agosto, otro espacio expositivo como las Atarazanas estará accesible la primera y la última semana del próximo mes. La galería Imprevisual, organizadora de la muestra de Vicent Marco que desde principios de julio ocupa las paredes de esta institución municipal, destaca que su apertura en este periodo se hace en un momento en el que «el flujo de visitantes no baja como si ocurre en las dos semanas centrales del mes», aseguran.

En este sentido, el que tampoco se coge vacaciones de verano es el cine. Concretamente, las pantallas al aire libre que se abren durante el periodo estival. A la tradicional Fimoteca d'Estiu, situada en los Jardines del Palau de la Música y que mañana mismo despliega su cartelera, hay que sumar el nuevo cine a la fresca Metropol, inaugurado a principios del mes de julio en las Escuelas San José de Valencia y que ofrece películas para todos los gustos además de bailes, concentraciones de coches y encuentros zombis.

En Alboraya, la terraza Lumiere también se ha erigido en los últimos años como un cine estival de obligada visita. Con precios especiales los domingos para familias (4 euros), la pantalla ofrece películas para todos los públicos.

Las librerías no fallan

Por otra parte, las librerías son las alternativas culturales que más tiempo permanecerán abiertas en agosto. Para los apasionados de la montaña, la astronomía o los viajes, Patagonia mantendrá la persiana subida todo el verano debido a que «la gente que queda en la ciudad tiene 'ánimo viajero' y ganas de ocupar el tiempo libre leyendo». De igual manera, Verde, especializada en textos sobre terapia y crecimiento personal, «espera que la gente siga leyendo en verano». El establecimiento Berlín tampoco descansa. «No podemos dejar a los clientes fijos sin este lugar, no hay otro alrededor», señalan los trabajadores.

Fotos

Vídeos