Las Naves de Valencia, empantanadas

Entrada al pabellón 2 de Las Naves. / Damián Torres

El espacio municipal, que ha perdido peso cultural tras virar hacia la innovación, no tendrá nuevo responsable hasta final de año

CARMEN VELASCO VALENCIA.

Después de la tormenta, no viene la calma. Tras la destitución de Rafa Monterde como responsable de la Fundación Inndea, la incertidumbre se apodera de las Naves. En el caso del centro municipal, el refrán 'llueve sobre mojado' cobra mayor fuerza incluso en verano. La lluvia fue la responsable de una filtración en el suelo del teatro del Espai Mutant. Se averió a finales de noviembre, en diciembre se suspendió la programación y desde entonces el escenario está cerrado. El teatro evidencia la pasividad durante ocho años por recuperar una infraestructura escénica que convirtió Las Naves en el segundo mejor centro cultural de la Comunitat según un informe de la Fundación Contemporánea. Una de las cuestiones que deberá abordar la persona que sustituya Monterde será reparar el teatro, que entró en funcionamiento en marzo de 2015 y acumula siete meses sin actividad.

Las Naves nació como centro de creación contemporánea con una actividad principalmente cultural. Con Monterde el modelo viró a innovación urbana y, como él dijo en una entrevista, el centro «dejó de ser exclusivamente cultural» para abordar cuestiones vinculadas con movilidad, energía, agroalimentación y salud.

La escuela de diseño EASD tiene previsto recibir los fondos de la biblioteca la próxima semana

El nuevo modelo, cuestionado por colectivos culturales como la asociación Artistes Visuals de València, Alacant i Castelló (AVVAC), impuso otro funcionamiento de los espacios, tanto es así que la biblioteca dejó de funcionar como sala de consulta y de investigación a ser una sala polivalente para acoger actividades de 'start up' o vinculadas a congresos o seminarios relativos a innovación urbana. Los fondos de la biblioteca, especializada en arte, diseño y cultura, dejaron de renovarse y, según ha podido saber LAS PROVINCIAS, se trasladarán a la Escola d'Art i Superior de Disseny (EASD) de Valencia la próxima semana.

No será la única documentación que abandone Las Naves. El pasado febrero, como avanzó este periódico, el fondo musical del Grup Musical de Valencia, que incluye más de 25 años de repertorio y archivos sonoros, se trasladó a un local privado. La entidad también abandonó el espacio.

Monterde decidió que las Naves no fuera la sede de la Asociación de Diseñadores de la Comunitat Valenciana (ADCV), la Associació Artistes Visuals de València, Alacant i Castelló (AVVAC), el Colegio de Diseñadores de Interior de la Comunitat Valenciana (CDICV) y el Colegio Oficial de Publicitarios y Relaciones Públicas de la Comunitat Valenciana, a pesar de que nació con estos colectivos en 2011. Salvo la ADCD, el resto fue desalojado.

Las salas de ensayo, de música y el estudio de grabación, espacios que se alquilaban a los vecinos, dejaron de utilizarse. Numerosas dependencias del edificio se convirtieron en despachos para el personal de Inndea o almacenes.

De las pocas iniciativas culturales bajo la etapa de Monterde fue ser aliado del IVAM. Hubo conversaciones entre las Naves y el museo para institucionalizar colaboración mutua en un convenio. Se redactó un borrador del acuerdo, pero un año después, como sucede con la reparación del teatro, nada. El asunto está muerto.

El concejal Peris anunció un concurso «abierto y de libre concurrencia» para cubrir la plaza que ha quedado vacante. Prevé que la convocatoria pública esté resuelta a primeros de septiembre, con lo que hasta final de año no habrá gerente (será el tercero en la corta vida del centro municipal tras Rafael Monterde -elegido por el tripartito- y Ángel Pallás -nombrado por el PP-). La elección de la nueva persona que asuma la gestión de las Naves, que se encontrará el centro empantanado, contará con un tribunal de expertos independientes que valorará la experiencia, trayectoria y conocimientos de los aspirantes a los que se les pedirá que presentan las aportaciones que harían al proyecto de Las Naves, que también tiene la cafetería cerrada y sin adjudicataria.

El Ayuntamiento tiene ahora margen para repensar el modelo para el centro municipal porque el giro de Monterde ha cosechado críticas en sectores culturales.

Los teatros del Ayuntamiento, tres gestiones distintas que no hacen frente escénico común

Los tres teatros municipales (El Musical, la Rambleta y las Naves) tienen diferente naturaleza en su gestión. El primero depende directamente de Acción Cultural, que lidera María Oliver, quien eligió a Olga Álvarez como coordinadora artística del TEM el pasado octubre; Las Naves es competencia del concejal de Innovación, Jordi Peris; y La Rambleta, en cambio, está explotada por la adjudicataria Bulevar del Arte y la Cultura. Tres fórmulas diferentes de gestión que no hacen frente común para proporcionar a la ciudadanía una oferta consensuada. Al margen de la programación cultural de los teatros, la relación entre los centros municipales no se distingue precisamente por el diálogo y la comunicación entre sus responsables.

En noviembre de 2015, cuando se alzó el telón del TEM tras siete meses cerrado después de la explotación del empresario madrileño José Luis Moreno, María Oliver dijo públicamente que estaban trabajando en una fórmula que permita crear una figura que coordine los tres teatros municipales (TEM, la Rambleta y las Naves). En la misma rueda de prensa admitió que no sería fácil dada la diferente naturaleza de los centros. Un año después no existe la fórmula que coordine los teatros que dependen del Ayuntamiento y que se financian con dinero público.

La gestión de los espacios municipales ha levantado críticas en el sector. La Asociación de Empresas de Artes Escénicas del País Valenciano (Avetid) lamentó que el TEM o La Rambleta, «con unas dotaciones económicas anuales muy superiores a las de las salas privadas», ofrezcan «espectáculos de factura media de compañías nacionales». El sindicato de Actors i Actrius Professionals Valencians (AAPV) también criticó la falta de producción de compañías valencianas.

Fotos

Vídeos