«Valencia nunca ha sido tierra de grandes consumidores culturales»

Senior i el Cor Brutal actúa hoy en el teatro Principal. / lp
Senior i el Cor Brutal actúa hoy en el teatro Principal. / lp

El músico valenciano, Miquel Àngel Landete, celebra hoy en el teatro Principal los 10 años de Senior i el Cor Brutal

Álvaro G. Devís
ÁLVARO G. DEVÍS

El proyecto de Miquel Àngel Landete, Senior i el cor brutal, cumple diez años por la puerta grande: con un concierto en el Teatro Principal este viernes. Presentarán su último trabajo, Valenciana Vol.1, un recopilatorio de versiones de Johnny Cash, Devendra Banhart o Grupo de Expertos Solynieve adaptadas al valenciano con el filtro del reconocible sonido de la banda. Además, estarán bien acompañados por algunos de los colaboradores del disco, como Clara Estrada o David Carabén.

- ¿Qué supone el concierto de este viernes en la carrera de la banda?

- Es un paso adelante, un sueño hecho realidad. Vamos a tocar en el Teatro Principal, que ya nos hace mucha ilusión, pero además vamos a hacer algo que no es muy habitual en ese espacio, que es rock ‘n’ roll, y eso nos aporta mucha adrenalina, bilirrubina, testosterona, de hormonas y es todo un complemento vitamínico.

- ¿Es el principio de algo o una celebración eventual?

- Es un acto de amor y un homenaje a las canciones que nos encantan y también de reunir a toda la gente que hace posible el proyecto, un acto de cariño y agradecimiento a mucha gente que colabora en el proyecto y una manera de enseñar de que cuando mucha gente se une, se hacen cosas chulas.

- Cumplir años puede dar ilusión o meter pánico, ¿cómo se llevan los 10 años de Senior?

- Han sido 10 años de crecer físicamente (estamos todos más gordos y más calvos) pero también hemos evolucionado como seres humanos y en nuestras relaciones personales. Si miramos atrás, como dice Nueva Vulcano, hemos hecho cosas.

- ¿Se celebrará ese aprendizaje este viernes?

- Celebraremos 10 años de “aún somos unos chiquillos pero estamos preparados para lo que venga”.

«Aún somos unos chiquillos pero estamos preparados para lo que venga»

- Hablando del disco de Valenciana Vol.1, un disco en el que colaboran artistas como el granadino Manuel Ferrón o el catalán Pau Vallvé, ¿quería ser un disco que construyera puentes?

- La idea era desdibujar las fronteras y los límites y los idiomas. La premisa es que las canciones, sacadas de contexto, arrancadas desde cero y puestas en otro diferente pueden ser igual o mejores. Ya no solo por el territorio, Vallvé es un artista muy independiente y Ferrón viene de otros parámetros pop, pero los dos me han enseñado mucho, cada uno a su manera con su música.

- La Síndrome Lomax es una ventana al mundo, pero ahora parece estar más de moda mirarse el ombligo...

- Tengo un ombligo feísimo y súper aburrido. Siempre es mucho mejor juntar a gente diferente que no se conoce y ver qué sale que el rollo atormentado que prima muchas veces en el pop y que a mi no se me da muy bien hacer.

- ¿Esta recopilación de temas es un cancionero personal que quiere hacer suyo?

- Una de las intenciones de hacer una versión es apropiártela. Yo soy muy aficionado a las versiones porque me han descubierto a grandes artistas. Siempre que he hago una me la apropio y me pienso que es mía. Si no tienes ese sentido de apropiación es muy difícil hacer una buena versión.

«Si no te apropias de la canción original es muy difícil hacer una buena versión»

- El disco lleva mucho más trabajo de lo que parece...

- Las canciones que escogimos eran muy difierentes y el productor, Luis Martínez quería un sonido más o menos unificado y coherente. Ese fue el gran trabajo de hacer. Por otra parte, para conseguir los derechos de las canciones originales, contactábamos con los autores contándoles que había un idioma en el Meditarráneo que hablaba la gente y que servía para hablar, cantar y hacer de todo como el resto de idiomas. En algunos casos han tardado más de 10 meses en decirme que sí o que no.

- Ya que celebran los 10 años de un proyecto local cabe preguntar cómo ven la escena musical valenciana

- Está como siempre. Valencia es una tierra de creadores natos y de grandes artistas, pero falta todo lo demás para visibilizarla y que se desarrolle con normalidad.

- Un estudio reciente dice que el consumo cultural en Valencia es cada vez menor, ¿cuál es la solución o al menos el diagnóstico?

- Valencia nunca ha sido tierra de grandes consumuidores culturales. La cultura es una responsabilidad personal de cada uno por una parte y colectivo o institucional por otro. Hemos vivido 20 años de un gobierno nefasto, pero no se le puede echar la culpa de la situación únicamente a ese gobierno. Yo creo que la clave está en la educación, en todos los niveles de esta, y eso es muy complicado.

- Formas parte de la fundación de un sindicato de músicos valencianos, ¿en qué momento está el proyecto?

- Estamos en el punto hembrionario de casi conseguir una cuenta corriente. Formar un sindicato es muy complicado a nivel burocrático, conseguir una cuenta corriente es casi ciencia ficción. En cuanto podamos, abriremos afiliaciones y empezaremos a trabajar en tres pilares: poner de relieve el desequilibrio de género en la industria musical, conseguir activar una infraestructura para que los músicos estén asegurados como toca, y por último, dignificar y dar representatividad al colectivo.

Fotos

Vídeos