«No pienso en el dinero; no estudié música para ser rico»

A quemarropa | Luis Fonsi, cantante

Dice que éste es el verano de su vida y trata de digerir con tranquilidad el colosal éxito de 'Despacito'. Justin Bieber le ha echado una mano. «Su versión nos ha abierto muchas puertas y le estoy muy agradecido»

IRMA CUESTA

-Lisboa, Oporto, Murcia, Benidorm, Las Palmas, Tenerife... Vamos que, de 'despacito', nada. Lo suyo es un no parar.

- Sí, la verdad es que estoy tratando de ver cómo voy filtrando todos estos acontecimientos a mi mente y mi corazón para digerirlos con calma y no volverme loco, positivamente hablando; para asimilarlos con tranquilidad y, sobre todo, poder disfrutarlos. Si hay algo bueno de que esto le llegue a uno con veinte años de carrera a la espalda es que puedes enfrentarte a ello sin cambiar tu forma de hacer las cosas.

- Acaba de batir un nuevo récord: la suya es la canción más reproducida de la historia en las plataformas de 'streaming'. ¿Se pellizca a cada rato para confirmar que no está soñando?

- Jamás pensamos que romperíamos los récords que estamos superando. La realidad es que es increíble y que estamos muy agradecidos.

- Dicen que solo tardaron cuatro horas en componer 'Despacito'. ¿Qué es, que ese día estaba usted tocado por los dioses?

- ¡¡No!! Cuando uno escribe canciones nunca sabe lo que va a salir. Hay veces que salen en tres o cuatro horas, y sale un 'Despacito' o un 'No me doy por vencido', y otras, como con 'Aquí estoy yo', por el que me dieron un Grammy, tardas años en terminarlas. Vamos, que no hay un plan fijo, y uno nunca sabe cómo va a reaccionar la gente.

- Ya hay neurocientíficos que andan analizando por qué su canción funciona como una golosina para el cerebro. ¿Qué tiene el reguetón que de un tiempo a esta parte parece haber vuelto loco a medio mundo?

- Tiene ritmo, sabor, una inmensa habilidad para sacarnos a bailar, una melodía pegajosa... El mundo necesita alegría, movimiento, algo que le anime.

- ¿Cómo se le queda a uno el cuerpo sabiendo que medio planeta anda cantando y bailando su canción; que gente como Novak Djokovic, Gianluca Vacchi, Dani Álves, Jennifer Lopez o la mismísima Kim Kardashian no se la quitan de la cabeza?

- La realidad es que ha habido muchos personajes a quienes admiro que han manifestado que les gusta. De hecho, la primera semana, nada más salir, la respuesta del público y de algunos colegas de la categoría de Marc Anthony, Juan Luis Guerra o Ricky Martin fue magnífica. Incluso sacaron tiempo para escribirme y felicitarme. Ellos también creen que el hecho de que una canción en español esté triunfando en el mundo es bueno para todos.

- Dígame la verdad, ¿es Justin Bieber tan malcriado como dicen?

- (Jajaja) Pues no lo sé, no estoy con él todos los días. Lo único que puedo decir es que cuando he compartido algún rato con él lo he pasado muy bien. Además, estoy muy agradecido a su versión, porque nos abrió muchas puertas. Le da un aire anglosajón que llega a ese público americano que quizá no se habría enganchado nunca con dos artistas latinos. Incluso por haber insistido en cantar parte en español, cuando tenía la letra en inglés a su disposición.

- Otro asunto importante: ¿ha ganado ya tanto dinero como para retirarse?

- Cuando uno está en algo así, en lo que menos piensa es en eso. Hay tanta emoción, tantas cosas por hacer, tantas puertas abriéndose... Yo no estudié música para ser rico.

- Descúbrame un lugar especial en donde le han ofrecido cantar.

- Estamos cerrando conciertos en Rusia, en Moscú, también en Chipre, en Suecia, Australia... Países en los que hasta ahora no era muy habitual contratar un concierto totalmente en español.

- He leído que, entre tanto trajín, aún le queda tiempo para visitar a niños enfermos...

- Trabajar en la industria musical me ha permitido viajar alrededor del mundo y conocer a gente increíble, pero nada es comparable a los niños valientes que he conocido en el St. Jude Children's Research Hospital. Ese tema sigue teniendo en mí el mismo nivel de prioridad.

- Imagino que habrá escuchado esa versión futbolera que han hecho de su canción en la que van encadenando, uno tras otro, los nombres de decenas de futbolistas.

- Sí, acabo de escucharla y me parece impresionante. Alguien le dedicó mucho, mucho tiempo a eso.

- ¿A usted le gusta el fútbol?

- Claro, estoy casado con una española.

- ¿Y qué, Madrid o Barça?

- Aprendí muy temprano a quedarme callado cuando escucho esa pregunta. No necesito enemigos, jajajaja.

«Volver de Orlando a Puerto Rico era para mí un regalo»

«Yo nací en Puerto Rico y, cuando tenía diez años, nos mudamos a Orlando (Florida). Aquel cambio fue muy fuerte para mí porque dejé todo atrás. Me enfrentaba a un país distinto, con un sistema educativo diferente, no conocía el idioma y no conocíamos ni a una sola persona. Aquellos primeros años fueron duros, y el verano era el momento en el que regresaba a Puerto Rico y me reencontraba con mis primos, mis amigos...». Luis Fonsi dice que durante aquel mes llenaba «el tanque» de su tierra y que, por lo demás, no hacía nada fuera de lo normal: «Jugar, aterrorizar a los vecinos..., lo clásico de un niño de diez años». Ahora, reconoce también, suma a aquellos grandes veranos el que está viviendo. «Me quedará marcado. No cambiaría nada».

Fotos

Vídeos