«Los músicos vemos la vida a través del oído»

«Los músicos vemos la vida a través del oído»

La violinista chilena Isabel Mellado reflexiona sobre la vocación y la búsqueda de un lugar en el mundo en la novela 'Vibrato'

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTOMadrid

Una orquesta es un organismo con vida propia, «es un pequeño país», dice Isabel Mellado. «En su interior, los egos quedan fuera y todos somos aliados», asegura esta violinista y escritora, que publica 'Vibrato' (Alfaguara), una bella novela cuasi biográfica que describe el mundo de la música y cómo los artistas «buscan su lugar en el mundo porque, en realidad, no se sienten bien en ningún sitio».

Mellado, una chilena que gracias a una beca Karajan llegó a la Orquesta Filarmónica de Berlín y que ahora toca en Granada, asegura que «los músicos ven la vida a través del oído», y esa musicalidad se traslada a la obra, escrita en un lenguaje muy original y que además, incluye cartas, dibujos originales y poemas.

«'Vibrato' es un temblor voluntario que produce un recurso expresivo de desafinación programada», explica Mellado. La desafinación es un imperfección, admite, pero «las imperfecciones quitan rigidez y pueden generar belleza».

La protagonista de la novela, Clara, comparte con la escritora haber crecido en el Chile de la dictadura. «Con la música se consigue hablar en los lugares en los que no dejan», desvela Mellado. Igual que los niños, protagonistas de una parte esencial de 'Vibrato', que gracias a los instrumentos son capaces de expresarse de una manera personal y de disfrutar pese a las penalidades externas. El microcosmos que es una orquesta incluye a un director, «una figura importantísima, aunque desde fuera no lo parezca», y a unos músicos que son unos «desarragaidos» porque «desde niños han tenido que dejar a sus familias para seguir su vocación». «En la orquesta se desarrolla la empatía. Eso sí, cuando soy solista, tengo mi propia voz», sostiene Mellado, que también ha publicado el libro de relatos 'El perro que comía silencio'.

Fotos

Vídeos