Manolo Carrasco reafirma su inocencia y culpa a las multinacionales en la SGAE

Palacio de Longoria, en Madrid, sede de la SGAE./EFE
Palacio de Longoria, en Madrid, sede de la SGAE. / EFE

El músico es uno de los inculpados por el presunto fraude de 'la rueda', destapado hace más de seis meses

EFEPekín

El músico Manolo Carrasco, uno de los inculpados por el presunto fraude conocido como 'la rueda', reafirmó este viernes que es inocente y responsabilizó del caso a las editoras multinacionales de música dentro de una "guerra interna" en la SGAE.

"Soy inocente, no he cometido ningún delito y todo lo que he hecho y me imputan es totalmente legal", asegura Carrasco en una entrevista con Efe después de más de seis meses de silencio tras estallar el caso.

También insiste en que ni él ni su empresa hacían la llamada "música de brujas" y realizaban programas de calidad, aunque reconoce haberse equivocado con la cuestión de las obras registradas a nombre de su madre.

Actualmente de gira por una decena de ciudades chinas con su espectáculo "Sounds of Spain" mientras sigue en libertad bajo fianza desde finales de junio, Carrasco explica que se ha decidido a romper su silencio porque "se han contado muchas cosas que no son ciertas" con informaciones "que no han sido contrastadas".

Afirma sobre 'la rueda' que ni había trama ni era un fraude: "por supuesto que no, hacer música para televisión no es un fraude". Carrasco subraya que la música de madrugada en las televisiones no tenía nada de delictivo, pues participaban muchas productoras en la mayoría de cadenas, públicas y privadas, varias de las cuales también tienen sus propias empresas de derechos musicales.

Resalta que el 99% de la música de los programas de su productora con Rafael Bermúdez era original, y que del restante 1% la SGAE determinó que 74 obras son arreglos irregulares, por lo que "el dinero se ha devuelto y se han anulado los registros".

Sobre el registro de obras de dominio público con arreglos mínimos, asegura que en España "no es ilegal" pues no hay normas que lo regulen, al contrario que en otros países. Sí considera que "moralmente no está bien" y cree que "después de toda esta historia debería ponerse una norma".

Carrasco afirma que él no cayó en la práctica de registrar piezas con arreglos mínimos y asegura que de las más de 800 obras que ha compuesto el 95% son originales y el 5% restante tienen arreglos "contundentes", y solo en una la SGAE encontró arreglos mínimos.

Este compositor y pianista gaditano de 46 años responsabiliza del caso a las multinacionales de música y a lo que denuncia como su control en la SGAE tras la caída en desgracia de Teddy Bautista en 2011. "Ellos cogieron el poder y han estado haciendo lo que les da la gana", insiste.

Las multinacionales "son juez y parte" dice, y explica que "detrás de toda esta historia hay simplemente un puro interés económico, un "quítate tú que me pongo yo" dentro de una "guerra interna" por el poder en la SGAE, "la entidad más odiada de España", para la que pide una refundación.

De lo que sí dice arrepentirse es de cómo su madre, también imputada por el juez igual que su padre y su hermana, acabó siendo titular de más de 250 obras. Parte son originales de Carrasco, ya que ceder obras a familiares "es una práctica absolutamente habitual" en la SGAE.

Explica que inicialmente lo hizo para zafarse de las críticas acerca de que había muchas obras suyas en televisión, y que luego, durante su colaboración con Rafael Bermúdez -otro de los imputados- en la producción de programas musicales, Carrasco aportaba sus propias obras originales y su socio obras con arreglos.

Como Carrasco rechazó que Bermúdez le cediera parte de obras que él no había arreglado, sí aceptó "para compensarme" que las registrara a nombre de su madre, aunque no revisó los arreglos realizados.

Admite que ahí cometió un "error" pues "nunca tenía que haber permitido" que Bermúdez -con quien ya no mantiene "ninguna" relación- registrara arreglos a nombre de su madre, pero asegura que detrás no había nada oscuro. "Si yo buscara un testaferro, ¿usted se cree que buscaría a mi madre? Buscaría a alguien que no conociera nadie".

También reivindica que el informe policial de su caso está "lleno de datos falsos", como que él formaba parte de la junta directiva de la SGAE, la confusión de facturación con beneficios o que se considere delito cobrar derechos de autor por sus propias obras. Por todo ello, confía en que el caso será archivado, aunque lamenta el "daño irreparable" que han sufrido él y su familia.

Fotos

Vídeos