El juez abre juicio a Helga Schmidt y tres empresarios por el desfalco en Les Arts

Helga Schmidt, la exresponsable de Les Arts. / Damián Torres
Helga Schmidt, la exresponsable de Les Arts. / Damián Torres

El instructor impone 495.000 euros de fianza a la exintendente por la externalización de patrocinios y la facturación hinchada

A. RALLO

El juez que investiga el desfalco en el Palau de Les Arts ha dictado el auto de apertura de juicio oral por el que se sentarán en el banquillo la exintendente del coliseo, Helga Schmidt y su compañero en la institución, Ernesto Moreno. Además, les acompañarán otros tres empresarios acusados de participar en el fraude por la externalización de patrocinios de la institución y la facturación hinchada de determinados contratos. Se trata de José Antonio Noguera, Joaquín Maldonado y Pablo Broseta.

El juez les reclama a todos y de manera solidaria una fianza civil de unos 495.000 euros para asegurar el pago de las responsabilidades que puedan desprenderse de una hipotética condena. Si no aportan bienes o dinero, el juzgado procederá en breve al embargo de sus propiedades. Hasta que se celebre el juicio, el instructor ha acordado que sigan en libertad provisional con las medidas cautelares que ya tienen.

El caso arrancó en enero de 2015 tras una denuncia de la Fiscalía Anticorrupción. Casi tres años después, y con un retraso considerable durante estos últimos meses, se ha puesto punto y final al procedimiento. El auto recuerda cómo Schmidt decidió crear la sociedad Patrocini para la búsqueda de colaboradores económicos de Les Arts pese a que la institución disponía de un departamento para este cometido.

Noticias del Palau de Les Arts

Tanto Noguera como Maldonado figuran en esta nueva sociedad en la que Schmidt se coloca como consejera. De esta forma, ni respeta la Ley de Incompatibilidades ni su propio contrato con Les Arts. Destaca el auto que la institución musical contrató directamente con Patrocini sin respetarse los principios de publicidad, concurrencia y transparencia.

Helga Schmidt «se encontraba en los dos lados de la relación contractual creando un artificio para desviar fondos públicos a una empresa privada con conocimiento de que carecía de la infraestructura personal y material» para la realización de estas tareas. Cobraban una comisión del 10% por la renovación de patrocinios y un 30% por nuevos socios financieros. Pero, según recoge el auto, la captación de patrocinadores se seguía haciendo desde la propia fundación del Palau de Les Arts.

Otra de las irregularidades fue la organización del festival Viva Europa. La empresa del certamen tenía como único socio a la sociedad Patrocini. Se realizaron tres ediciones. En todas se aceptaron facturas cuyo contenido y precio «no se ajustaban a la realidad». Así, se pagó «un sobrecoste carente de toda justificación», precisa la resolución judicial. Por ejemplo, en la primera edición, la de 2009, la investigación ha determinado que se produjo un «perjuicio a los fondos públicos por importe de 248.000 euros».

Por último, la resolución judicial se detiene en el análisis de la facturación de Radcliffe&Asociados, la mercantil de Pablo Broseta. El juez recuerda que esta firma «sólo realizó una labor de intermediario» entre la empresa La Imprenta -que ya hacía estos trabajos- y el Palau de Les Arts. Radcliffe no podía cumplir con los servicios adjudicados «porque carecía de capacidad de impresión». En esta irregularidad tuvo un papel clave Ernesto Moreno, según recoge el juez. Por ejemplo, en 2008 obtuvo unos 157.000 euros de beneficio por su actividad con el Palau. El siguiente ejercicio, otros 321.000 euros. Esto supone márgenes de beneficio por encima del 150% cuando no tenía ninguna actividad en estas transacciones. Todo lo hacía La Imprenta.

La Audiencia será el órgano que enjuicie en unos meses la actuación de los cinco responsables. La Fiscalía pide para Schmidt y los empresarios siete años de cárcel. Ernesto Moreno se enfrenta a ocho de prisión. Los delitos: malversación, prevaricación y falsedad documental.

Fotos

Vídeos