En la espiral del Low 2017

Franz Ferdinand, duranet su actuación.
Franz Ferdinand, duranet su actuación. / A.S.

Cada vez más redondo, más cuidado, más original

ANA BELÉN PACHECO/ALQUIMIA SONORA

Este verano se ha inaugurado (o clausurado, depende de vuestras vacaciones) con una nueva edición de Low Festival, a priori un especie de revisión de ediciones entre 2009 y 2011 con un mashup bastante resultón. La espiral del Low hace que muchos grupos tengan ocasión de regresar para ver las canitas de su público y lo que ha crecido la chavalería o incluso como el público nuevo se incorpora a un festival que tiene su propio espacio en el circuito musical español por mérito propio. El festival regresa incrementando su afluencia con más de 80.000 visitas totales en sus tres días de duración. ¿De dónde salen casi 25.000 almas de afluencia diaria? La playa Benidorm y alrededores ya tienen en su agenda la cita con el clásico festival pero son muchos los extranjeros que se encuentran con cabezas de cartel que bien merecen una entrada de día. Ese es el secreto, los repetidores, las incorporaciones y los curiosos que hacen que el público sea tan variado como su cartel.

Este año desde el ayuntamiento apoyaron el transporte público con una importante mejora de los horarios del TRAM. Un medio útil y efectivo para llegar al recinto cómoda y económicamente sin coger el coche. Eso convirtió los grupos de última hora en las estrellas de los que podían permitirse quedarse hasta ver amanecer. Eso sí, se iba apretadito a determinadas horas de la tarde. Y es que en cuanto a la afluencia de este años llama mucho la atención que por ejemplo, el equilibrio del cartel hizo que el domingo, a priori jornada de menos afluencia de público, estuviera igual o incluso más lleno que el resto de los días.

La jornada inaugural reunió a Rusos Blancos, Miss Caffeina, ... Este año, el escenario Estrella Damm merece un monumento en Benidorm. Y es que ha mejorado mucho su sonido, tanto que se escucha perfectamente desde cualquier punto del recinto y más allá causando a veces acople de sonido con el escenario Matusalem, Jagermusic o Wiko. Aunque también es cierto que el tiempo de solapamiento es poco pero los melomanos echamos un poco en falta el milimétrico control de horarios del año pasado que hacía factible disfrutar de todos los grupos sin necesidad de elegir. Esos solapes dividimos opiniones: concluimos algunos que el actual solape al menos impide el embotellamiento de tantísimo público, porque está en movimiento el público quien quiere ver nueva actuación en primerísimas filas, otros cloncluyen que anteriores ediciones simplemente no impidieron el embotellamiento de algunas salidas del escenario principal aunque muchos querían conservar las primeras filas de sus grupos favoritos y no salieron del escenario Estrella perdiéndose las maravillas que desfilaron por los escenarios "menores" .

Hubo quien dijo la noche del viernes que los Pixies no están a la altura, que otros tiempos eran mejores, que no eran desbordantes con la fuerza de antaño... yo soy de los que he visto por primera vez en directo y aluciné, no por la garra o fuerza, si no por la versatilidad que produce sus canciones, los ricos detalles sonoros a distancia eran una delicia muy estimulante. Me encantaban los temas lánguidos, más tranquilos, que la crudeza, quizás era lo que me apetecía en ese momento. Hubo quien comentó que la climatología de Benidorm afectaría seguramente a las válvulas de los amplificadores, pero no sabía responder, yo solo notab, en ese momento, que el material de las gafas estaban empañadas nada más salir del coche.

Dorian, muy efectivos como siempre, cuidan mucho su puesta en escena. La repetición es muy cuidada y se hace siempre agradable porque no te cansas nunca de sus canciones pero no aportan muchas novedades y es un repertorio altamente previsible si les has visto hace poco.

Dorian. / A.S.

La Casa Azul regresó en directo, puede que sea de los conciertos más esperados por los fans aunque sólo disfrutaran de dos nuevas, «Podría ser peor» y «La gran esfera» y revisión en sonido de canciones anteriores, si no le habéis disfrutado durante esta gira es interesantísimo. Lo peor, es que otro año más aunque eran "cabezas de cartel y un horario no muy horrible realizaron un concierto breve de tan sólo una hora pero al menos intenso. Lo mismo sucedió más tarde con Fangoria , aunque para ser honestos los horarios de inicio y fin de concierto fueron meridianamente claros y precisos por parte de la organizazión y el público iba preparado... aunque cuando estás en materia siempre se hace corto.

Entre novedad y novedad descubrimos una zona retro arcade para echar unos futbolines, pinball o recreativas cerca de la zona de prensa y Vip Pool. Un entretenimiento nostálgico y divertido cuando estabas algo agotado de conciertos y un fotomatón que siempre tenía cola para inmortalizar los recueros del festival.

Si tuvieramos que seleccionar la sorpresa del festival serían Shinova pues en directo despliega un sonido, una energía y una crudeza muy distinta a como suena en la limpia producción de sus canciones. Casi todos los asistentes coinciden con rotundidad en que el concierto fue una maravilla.

!!! suponemos que regresó de la playa del día anterior para desplegar un fin de jornada sin aliento entre concierto y concierto anteriores, enfervorizaron hasta la última cangrejera de Playa Levante.

En el escenario Wiko era una fiesta tras fiesta durante los tres días. El viernes con Biznaga o Golden Dawn, Las Odio presentando su primer disco «Futuras esposas» y sobre todo Chillers revisitando éxitos nostálgicos de Pimpinella o Camela a modo garage desbordaron la noche y desplegaron todos sus encantos bailables.

En la jornada del sábado destacaron los conciertos de New Raemon & McEnroe presentando disco conjunto «Lluvia y truenos», o Neuman también en escenario Matusalem.

Sidonie sí que nos sorprendió a todos. Después de visitar mil conciertos incluso en lugares insospechados en vías de servicio en la carretera y locales a veces inverosimiles, siempre han sonado muy enérgicos pero poco elegantes. Este concierto ha sido imperdible, hemos disfrutado en calidad lo que llevan de kilometraje, fue emocional, bello, rico en melodías, con un repertorio cuidadísimo para presentar las nuevas canciones en directo, años luz a la limpieza excesiva del disco. La única falta fue Costa Azul, que con el acompañamiento y el sonido del escenario hubiese quedado ideal en el repertorio.

Sidonie. / A.S.

Franz Ferdinand ofreció un concierto mítico y bailable hasta la médula, repleto de himnos, ayuda mucho que llevemos tanto tiempo sin poder disfrutarlos en directo, les da siempre un plus de hype. Su gira junto a los Sparks paró mucho toda esa actividad propia pero han regresado con ganas y regresarán a los escenarios españoles en el Dcode en septiembre. ¡Apuntadlo en la agenda!

De todos los discos nacionales del año uno de los mejores es el de Los Punsetes y es que canciones como «Estrella Distante» o «Humanizando los Polígonos» son de las imperdibles y la primera tiene un sonido impeclable.

FM Belfast pusieron un broche final para los incansables ofreciendo un espectáculo bailable extremadamente imprevisible.

Lori Meyers entusiasmaron al público levantino con su nuevo y emocional disco. Quizás el álbum no tiene una producción que finalmente se proyecta en el directo, y es que canciones como Evolución tienen unos filtros distantes que tan poco me gustan. Hay muchas canciones muy cuidadas: Vértigo, Océanos y su single Zona de Confort que asocio al «Never let me down» de Depeche desde la primera escucha, será que soy raro pero el público parecía reaccinar parecido (aunque sólo sea en entusiasmo). Desbordante y emotivo concierto, de los grupos que mejor se han asentado y desarrollado un talento.

Fangoria dejó a todo el mundo bailando y cantando y con más ganas de fiesta, sonando a la maravillas en el escenario Estrella incluso en la revisión de alguna canción como Geometría Polisentimental a lo Funkytown. Fue similar el repertorio a lo que ofreció en la Puerta del Sol durante el World Pride, atronador comienzo con trilogía de canciones Boom como el Rey del Glam / El Cementerio de mis Sueños que siempre van asociadas junto a Ni tú ni Nadie. fue muy enérgico como un rayo veraniego, y sin cambios de vestuario.

Mención a parte merece Ojete Calor, quizás más por el estilismo y por sus monólogos que por la calidad musical pero muy resultones para la hora a la que actuaron. No lo decimos nosotros, lo dice toda la gente que aguantó hasta las 4 de la mañana para reírse un rato, cosa que a veces de echa de menos en los festivales.

Si hubiera que darle las notas a esta edición creo que sin duda un notable alto sería adecuado. Cada vez más redondo, más cuidado, más original, ... Y un poco más caro porque la subida de los Tuents se ha notado un poco en la economía festivalera. Peor aún así, gracias a todas las nuevas ideas, con sus fallos y sus aciertos, al menos siempre podemos decir que nunca dejan de sorprendernos y dejan siempre ganas de más.

Fotos

Vídeos