LA CONEXIÓN VALENCIANA EN EL VIDA FESTIVAL

Tórtel, Gener y Senior i el Cor Brutal valoran su paso por el festival

Senior y el Cor Brutal en el Vida Festival
Senior y el Cor Brutal en el Vida Festival / María Carbonell
ALQUIMIA SONORA / MARÍA CARBONELL

Hace dos semanas se celebró la cuarta edición de Vida Festival, un festival de medio formato con un emplazamiento idílico, en plena naturaleza y con sus escenarios totalmente integrados en ella; la zona del bosque acoge a los de La Cabana, La Cova y El Vaixell, espacios con singularidad propia que hacen disfrutar de la música en directo de forma acogedora. Sus intervenciones en el espacio hacen que recorrer el recinto se convierta en una constante experiencia sensorial. Si sumas a todo esto una excelente oferta gastronómica, precios razonables, una programación amplia y nutrida de actividades dirigidas a los más pequeños y los mensajes de respeto a la música que lanzan, estamos ante el paradigma ideal de un modelo de festival de calidad y buen hacer.

El Vida Festival cuenta con una programación alejada de ese elenco de artistas tan recurrente que se prodiga de forma masiva (y abusiva) en los carteles de la gran mayoría del panorama festivalero de nuestro país. Sin duda, sus organizadores ejercen la labor de programar primando más la calidad artística que la rentabilidad de las propuestas, siempre atendiendo a unos mínimos necesarios para que el riesgo se convierta en un hecho solvente que les permita aumentar las miras de persistir en próximas ediciones. En esta cuarta edición, la representación de bandas valencianas ha tenido una cuota importante con la presencia en el cartel de Gener, Senior i el Cor Brutal (presentando “Valenciana, Vol I”) y Tórtel. En Valencia siempre ha existido el eterno debate sobre la cuestión del por qué las bandas valencianas no han tenido mayor trascendencia más allá de nuestras fronteras salvo contadas excepciones como los de La Habitación Roja, Polock o Modelo de Respuesta Polar. Por eso hemos querido contactar con los protagonistas de esta edición para que nos dejen sus impresiones del festival y del hecho de estar presentes en su cartel.

Sensaciones, expectativas, realidades y resultados que todos ellos califican de manera positiva.

Jorge Pérez de Tórtel: "Tenía muchas ganas de estar en el Vida. Me identifico con la filosofía de este festival, y el hecho de que contasen con nosotros para esta edición fue una gran noticia. Después de tocar tengo la sensación de que todas las expectativas se cumplieron; un escenario muy bonito, técnicos de sonido excelentes, trato buenísimo... todo muy familiar y profesional. Ojalá pueda volver a tocar en él algún día ( si es pronto mejor)".

Carles Chiner de Gener: "Nuestra sensación fue agridulce, la verdad. El trato de la organización y las condiciones técnicas fueron francamente inmejorables. La configuración de los escenario y los diferentes espacios es maravillosa, están pensadas con mucho gusto. Y el público es a todas luces amante de la música, lo cual no sucede en todos los festivales, ni siquiera en la mayoría. Se respira un respeto hacia los artistas, tanto por parte de la organización como del público. No obstante, para nosotros abrir el festival tocando a las 17:30 horas fue una putada en términos de asistencia. En cualquier caso es algo que hay que asumir: siempre se empieza desde abajo y la sola oportunidad de tocar en el Vida ha sido para Gener más que enriquecedora".

Micalet Landente de Senior i el Cor Brutal: "Las sensaciones ahora mismo son muy buenas. El concierto nos salió bien, hubieron las típicas dudas (era la primera vez que tocábamos el repertorio de versiones) pero resultó fluido y entretenido. Los cantantes invitados se lo pasaron muy bien, cantaron genial y ayudaron a hacer el concierto más divertido. La organización del festival hizo todo lo posible para que nos encontráramos a gusto y nos centráramos en el show".

Una de las mayores problemáticas de las bandas es poder salir fuera a tocar. Hemos querido que resalten una realidad latente en el panorama musical y que nos den alguna pista de cómo conseguir llevar sus proyectos a otras ciudades.

Jórge Pérez de Tórtel: "Tengo la suerte de tocar bastante fuera de Valencia y me suelen preguntar por grupos que desde fuera se les relacionan con lo que pasa aquí. Es habitual que salgan nombres como Betunizer, Alberto Montero, Gener, Senior, Ramírez, Maronda, Soledad Vélez, La Plata, Polock y por supuesto, La habitación Roja. Hay bastantes propuestas que tienen proyección fuera y se les mira con gran respeto. Quizás no se trate de una relevancia enorme (salvo en el caso de LHR), no sean cabezas de cartel de grandes festivales o no tengan medio millón de visitas en youtube... pero creo que no estamos hablando de eso. Hay muchas bandas que yo creo interesantes sean de Valencia o no, a las que les cuesta mucho se que les preste la atención que merecen, aún teniendo en ocasiones buen respaldo de medios. La gente, en general, está a otra cosa".

Carles Chiner de Gener: "Creo que aquí la respuesta no es sencilla y seguramente tenga más miga de la que se le pueda sacar en cuatro líneas. Por un lado, la inexistencia de una industria firme dificulta la propagación de la música, incluso de la denominada música independiente, pues esta se alimenta necesariamente de los vacíos o huecos que el «mainstream» deja. Las mejores escenas independientes en cualquier tipo de manifestación cultural suelen darse a la sombra de una industria más grande que no es capaz de contentar a un sector de la audiencia. Por otro lado, es innegable que existe entre los propios artistas, agencias de booking y promotoras del País Valenciano un ambiente endémico, en el que uno tiene la sensación de poder crecer solo hacia cierto techo, muy limitadamente, de puertas adentro. Y a partir de ahí aparece un abismo cuando toca exportar la música a otros sitios. Las propias trabas mentales de los que estamos a este lado de la creación musical pueden ser la peor de las barreras y se manifiestan muchas veces en falta de ambición creativa y un victimismo constante con el que nosotros personalmente no nos gusta identificarnos".

Micalet Landente de Senior i el Cor Brutal: "Yo, a estas alturas, empiezo a dudar de si existe una dificultad como tal o si se trata más de un problema estrictamente relativo a la falta de industria en el País Valencià. Siempre he pensado que aquí solo tenemos, a un nivel aceptable de cantidad y calidad, creadores e intérpretes. Pero nos falta todo lo demás. Entre la envidia que tenemos al vecino y la falta de profesionales del sector musical, construir un tejido empresarial alrededor de los creadores e interpretes es verdaderamente complicado. Y si a eso le añadimos los 25 años de rodillo fascista, pues nos podríamos echar a llorar. Pero en vez de dedicarnos a darnos lástima a nosotros mismos lo que tenemos que hacer es seguir intentándolo. Trascender fuera de nuestro territorio es complicado, pero no imposible. Obviamente, requiere muchísimo esfuerzo porque el principio del proceso de abrirse al exterior de nuestras fronteras lo tiene que hacer el artista, nadie aquí lo va hacer por él. Somos de una tierra que Madrid ningunea y Barcelona paternaliza, así que tenemos que picar mucha más piedra que cualquier grupo de esas dos ciudades o sus alrededores para conseguir resultados promocionales similares. Y tenemos ejemplos de gente que lo ha conseguido: La Habitación Roja, Betunizer, Tórtel… Así que hay que dedicarle mucho tiempo, mucho dinero, mucha energía y preguntar y asesorarse entre los colegas del gremio en caso de cualquier duda. Y que nos deje de dar rabia que un grupo de aquí triunfe fuera, joder".

Un festival como el Vida con una filosofía de contratación particular y muy desde dentro se ha fijado en vuestras bandas y ha trascendido en el hecho de que las formaciones valencianas tengan cabida en un festival fuera de su tierra de forma digna y con calidad. ¿Valoraciones?

Jorge Pérez de Tórtel: "Posiblemente este sea uno de los festivales con mayor presencia valenciana (en relación a la cantidad de grupos programados). Es curioso que sea precisamente en Vilanova. Nosotros mismos este año estaremos tocando en siete festivales, ninguno en nuestra ciudad".

Carles Chiner de Gener: "Que el Vida haya elegido este año a tres proyectos valencianos para el cartel me parece un motivo de orgullo para nuestros respectivos proyectos, que si algo comparten entre ellos es que viajan por vía libre, tratando de sortear los males de la escena arriba mencionados".

Micalet Landete de Senior i el Cor Brutal: "Pues la valoración es muy positiva. Tanto el Vida como el Faraday (su predecesor en espíritu) han tenido siempre muy buena relación con nuestro País. Siempre han estado al tanto de lo que se cocía aquí y se han dejado de prejuicios y agravios comparativos y han llevado siempre a las bandas que querían. Y siempre nos han dado mucha y muy buena proyección a nivel estatal. Recuerdo que el Faraday fue uno de los primeros festivales donde nos invitaron a tocar y fue un abrir de par en par los ojos y la mente y darnos cuenta de que nosotros, los valencianos raros, podíamos formar parte de un todo. Que no estábamos solos. Que había más gente ahí fuera con nuestras mismas inquietudes creativas. Y eso es muy alentador".

También se ha hablado de al arma de doble filo que tiene el uso de la lengua valenciana en las letras de las canciones. ¿Cómo veis que influye ésta a la hora de contratación en otros festivales o conciertos?

Carles Chiner de Gener: "Nos preguntan tanto por la lengua que ya no sé qué decir. No sé ponerme en la piel de los programadores y desconozco los criterios para los que contratan. Confío en que sean criterios donde se trata de conjugar la calidad y la rentabilidad. A mí estar todo el día pensando si el valenciano me ayuda o me pone trabas me da mucha pereza. Así que no lo hago. Nuestra propuesta es esta y basta. Ni nos genera ningún sentimiento de inferioridad o victimismo ni nos hace sentar cátedra sobre qué lengua deberían usar los demás para cantar. Lo usamos para vehicular nuestras historias y emociones, no para reivindicar nuestro derecho a usarla, que damos por sentado. Como cantan los Beatles: «Act Naturally»".

Micalet Landete de Senior i el Cor Brutal: "Quiero pensar que cada vez estamos más cerca del punto en el cual da igual en qué lengua se expresen musicalmente los artistas. A la mayoría de programadores de los festivales que conozco creo que se la sopla y pienso que deberíamos librarnos ya de los prejuicios asociados a una lengua u otra. Cualquier creador con el talento suficiente está legitimado para escribir canciones en la lengua que le dé la gana. Sea la suya u otra aprendida. Todo vale si tiene calidad. Así que creo que es irrelevante si cantas en valenciano o no y no le veo demasiado sentido a seguir preguntándolo e insistir con el tema".

Dada la diferencia de las propuestas alejadas de ese calificado indie pop que acapara el mainstream de nuestro panorama musical, nos gustaría saber si hay vida más allá de él y como os sentís en esa verdadera independencia que practicáis.

Jórge Pérez de Tórtel: "Yo ya soy viejo y recuerdo que cuando empezaba a interesarme por la música la marginalidad era una opción que uno podía elegir. Los grupos que me gustaban a veces editaban casetes, los fanzines que leía eran fotocopias grapadas... Ahora parece que esa opción personal y creativa no exista: si no lo petas es porque no sabes o no puede. Yo sé cual es el recorrido que puede tener el tipo de canciones que hago pero vivo feliz en ese camino, es tranquilo y lleno de paz. De vedad, no necesito más. Por supuesto me preocupa poder salir a tocar de una forma digna y tener las condiciones necesarias para poder seguir haciendo lo que me gusta; grabar, ensayar... Afortunadamente siempre he tenido el apoyo de algún sello que me ha ayudado, gente valiente y generosa como ahora mismo Intromúsica. Tengo mucha suerte porque me siento más respaldado que nunca y sé que son momentos bastante jodidos, parece que todo gira en la órbita del «mundo festival» y hasta empiezo a reconocer un subgénero compositivo que es el de «canción potente para el festival patrio indie». No sé, no me veo ahí. No me estimula".

Carles Chiner de Gener: "Hay vida siempre. Y la obligación moral y estética como artistas de buscar caminos de expresión que no redunde en el cliché y que abran tu mundo propio o tu mirada sobre la vida a los demás. En nuestro caso, cada vez que alguien nos dice que el valenciano nos cierra puerta o que deberíamos hacer música más «comercial» tenemos la sensación de que esa persona no tiene la más mínima idea de la cantidad de bandas que se comen los mocos buscando el pelotazo. Y los mocos saben a mocos hables en la lengua que hables y hagas la música que hagas."

Micalet Landete de Senior i el Cor Brutal: "Vida hay, claro que hay. Todo depende de tus parámetros, tus objetivos y aquello que estés dispuesto a hacer/pagar por tu música. El mainstream supongo que tiene que estar guay. Hay farlopa a punta pala y te hinchan el ego de mala manera. Si eso es lo que quieres, lo tendrás. Pero hacer lo que te gusta, cuando te gusta y como te gusta (con un cierto margen, claro está) es muy gratificante. Mira, un ejemplo de eso: estuve de charreta en la zona de artistas con Scott McMicken (uno de los dos cantantes de Dr. Dog y para mí el último gran escritor de canciones) y, al final de ella me dijo que me consideraba su fellow musician. Y, bueno, salí de allí levitando... "

Por último, como consumidores de directos ¿Qué bandas os apetecía ver en el festival?

Jórge Pérez de Tórtel: "Me apetecía ver a Senior, pero me fue imposible: hubo contra programación valenciana. Ayyy. Disfruté, una vez más de un exquisito concierto de Gener (mucha tela). Tuve la suerte de recoger nuestro backline después de tocar y llegar a tiempo de ver a Lidia Damunt en El Vaixell, que me apetecía mucho. Tenía ganas de ver a Devendra Banhart y creo que aunque quizás es más disfrutable en un recinto pequeño, hizo un concierto elegante y muy fino. Dr. Dog y Real Estate estuvieron inmensos (aunque he de reconocer que no he prestado atención suficiente a sus discos) y Flaming Lips con su circo rock fueron la bomba."

Carles Chiner de Gener: "Nosotros solo pudimos quedarnos el viernes, ya que el sábado teníamos actuación en Picassent. Yo tenía muchas ganas de ver a Dr. Dog y disfruté el concierto de arriba a abajo. ¡Qué armonías vocales, qué líneas melódicas y que músicos más inspirados! Quería ver a Tórtel, pero mi colaboración con el Valenciana Vol 1 me lo impidió. Y, por supuesto, me hubiera encantado ver a los Fleet Foxes. Otra vez será. También me hubiera encantado ver a Warpaint pero el sábado ya estaba de camino a casa".

Micalet Landente de Senior i el Cor Brutal: "Bueno, es proverbial que mi principal objetivo era Dr. Dog. Luego estaban Devendrah Banhart, Real Estate, Fleet Foxes, Warpaint, Zulu Zulu y Phoenix. Y también Rosalia, Guadalupe Plata, Les Sueques, Joan Miquel Oliver, Mishima, Pau Vallvé, Bigott, Anímic, Pavvla, Lídia Damunt, Gener, Tórtel… Parece que el cartel lo haya hecho yo! Algunos los pude disfrutar bien (el concierto entero, cerca del escenario…) y otros no los pude ver por solapamiento con nuestro concierto (los otros dos valencianos, por ejemplo) o por contractualidades familiares (Begoña y yo fuimos con las nanas y teníamos que hacer turnos) pero los que vi me encantaron. Muy buena actitud encima del escenario y un sonido inmejorable. Creo que el que mejor recuerdo fue el de Zulu Zulu. Media hora de pura dinamita lisérgico-tropical."

Por último le hemos preguntado a Dani Poveda, uno de los organizadores del festival, a qué se debe esa fijación por los proyectos valencianos y cómo nace el darles una oportunidad en la que puedan estar en un festival fuera de su tierra, con una presencia cuidada y una visibilidad justa que es lo que realmente suma; lo que viene siendo una digna y real representación.

Dani Poveda: "Primero de todo somos muy fans del Deleste Festival, donde siempre podemos ver grandes artistas y muchos de ellos son valencianos. Nos da igual el idioma, nos da igual su estilo, lo más importante es su singularidad y talento. Hemos tenido en estas cuatro ediciones a Siesta, Senior i El Cor Brutal, Modelo de Respuesta Polar, Polock, Gener, Tórtel y Blutaski dj. Y seguro que me dejo alguno más. Hay muchas cosas que tenemos en mente para un futuro próximo, por ejemplo Pep el Botifarra y Julio Bustamante. Son artistas que nos fascinan. Ah, y tenéis a nuestra responsable de arte Estefanía Pérez, pieza fundamental para el concepto de festival que nos hace tan singulares. ¡Amunt València!"

La quinta edición del Vida Festival se celebrará del 28 de junio al 2 de julio del año que viene y ya tiene a Nick Mulvey como primer artista confirmado.

Fotos

Vídeos