Carmen París: «Con la madurez canalizo mi espíritu incendiario»

La artista y compositora Carmen París. / LP
La artista y compositora Carmen París. / LP

La artista, que actúa hoy en Valencia, asegura que nunca ha querido «jugar a ser la tía buena»

N. CAMACHO VALENCIA.

Pocas voces y estilos son tan personales como los de la cantante Carmen París. La artista no se reivindica como una de las cantantes españolas pioneras pese a que fue una de las primeras en la fusión del jazz con otros géneros. Sobre los escenarios, ahora, repasa su carrera en el espectáculo 'París al piano'. Este concierto, que se representará hoy en el Palau de la Música, le obliga a desnudarse ante los espectadores. Pero a ella no le importa porque no tiene pelos en la lengua.

-¿Qué va a ofrecer a su público en la ciudad del Turia?

-Este concierto es una muestra en esencia de lo que soy y lo que hago. Una voz y un piano. Es un recorrido por mis cuatro discos en solitario. También presento versiones de grandes autores como Lorca, Neruda...

-Asegura que es un concierto de confidencias y de desnudez. ¿No hay pudor?

-No, porque muestro las cosas como son. Pero he hecho balance de mis canciones. En los primeros discos eran más combativas, con ellas le cantaba los cuarenta al desamor. Me ponía brava. Pero veinte años después me he dado cuenta de que no hacía autocrítica.

-¿Ha madurado musicalmente con el paso de los años?

-Sí, lo he notado. Siempre he sido muy rebelde y revolucionaria. Aunque no he dejado de serlo, la madurez te hace ver las cosas de otra manera. He aprendido la manera de canalizar ese espíritu incendiario. Sin embargo, me sigo soliviantando con la manipulación. Ahora estoy en una fase creativa no tan fluida, porque si dejo salir ese espíritu puede tener consecuencias. Ya las he sufrido.

-¿Se considera una pionera de la música en España?

-Ahora ya no. Creo que mi trabajo ha sido un reflejo de cómo ha evolucionado la música. Siempre he querido mejorar la tradición, porque sino acaba muriendo. ¿Por qué hay que elegir entre tradición e innovación si ambas pueden convivir? Yo creo que ahora la pelea es con las tecnologías.

-La industria ha sufrido muchos altibajos. ¿Cómo le han afectado estos cambios?

-Yo llegué cuando se empezaba a hundir la industria y nunca cobré más de 6.000 euros por la venta de mis álbums. Y lo hice porque era autora de más del 95% del disco.

-Pero su llegada a las multinacionales fue una rareza.

-Sí. Lo que yo hice fue una operación Caballo de Troya. Era insólito que una multinacional del pop fichara a una artista experimental de treinta tantos años. Contratar a alguien que se interesara por la jota y que quisiera mezclarla con el flamenco era marciano. Tuve que engatusarlos porque me decían que la imagen era muy importante y yo no quise jugar a eso. Me negué a enseñar las piernas en las portadas. Esa es la batalla que libré y la gané. Aunque hizo que el camino fuera más lento, porque se te hace más corto si juegas a ser la tía buena.

Fotos

Vídeos