Apasionado de España y también de la Comunitat

La vida del pianista James Rhodes (Londres, 1975) no ha sido un camino de rosas. Él mismo se encargó de relatar los abusos a los que fue sometido de niño y cómo ha convivido durante todos estos años con las secuelas físicas y psíquicas que estos hechos le dejaron. Aún así, ha realizado numerosas giras, escrito libros y enseñado que la música clásica puede curar el alma. El año pasado se mudó a Madrid. En la capital de España parece que ha encontrado la paz. Lo relató él mismo en una carta publicada por el diario El País en la que aseguraba que «a lo mejor no me creéis, pero no os miento si os digo que en España todo es mejor». «Hace nueve meses dejé de huir. Me instalé en Madrid. Encontré un hogar. Y descubrí en qué consiste tenerlo», afirmaba en la misiva. En ella, además, aseguraba que no hay paella mejor que la valenciana. Estos días lo ha vuelto a comprobar. Rhodes ha estado en la ciudad de Turia. Lo ha desvelado a través de las redes sociales. Ha fotografiado espacios emblemáticos de la capital como el Mercado Central o la calle de la Paz.

Fotos

Vídeos