Las Provincias

«El rap es un arma muy poderosa para despertar conciencias»

El artista Arkano, tras batir el récord mundial en la Puerta del Sol al estar más de 24 horas improvisando rimas. :: LP
El artista Arkano, tras batir el récord mundial en la Puerta del Sol al estar más de 24 horas improvisando rimas. :: LP
  • El artista alicantino Arkano rompe las reglas de lo establecido en la música y lucha por cambiar la etiqueta que tiene en la cultura valenciana

Solía ser tímido hasta el punto de no atreverse a preguntar nada en clase. Pero a los ocho años el rap llegó a su vida, y con él, las rimas, el 'freestyle' y la improvisación. Entonces todo cambió. Ese «salto al vacío constante» al que se enfrenta Guillermo Rodríguez cada vez que rapea lo ha convertido en un todo un profesional. Antes imitaba a sus ídolos, pero ahora tiene sello personal: luchar por crear un cambio social. Lo hace en escenarios ante más de 20.000 personas, donde gana 'Batallas de Gallos' y aprovecha para romper la etiqueta despectiva del rap en la cultura valenciana. Nada se le resiste, ni batir el récord Guinness de estar 24 horas improvisando rimas sin parar. Así es él, Guillermo en casa y Arkano en escena.

-¿Con qué alimenta la imaginación el ganador del récord Guinness de improvisación?

-Con el día a día. Cualquier estímulo externo es susceptible de ser transformado en rima. No preparo nada más, lo único, el estado emocional. Para ser creativo es importante estar feliz y eso es precisamente lo que busqué antes de ir al reto. Llegar sin preocupaciones para que la mente pudiese trabajar. Es fundamental porque el peor enemigo a la hora de improvisar es el bloqueo mental.

-De profesión rapero, pero no uno convencional. ¿Por qué lucha contra los tópicos del rap?

-Toda etiqueta social debería ser eliminada y yo desde el rap lucho para modificarlo. Toda persona detrás de un micrófono tiene una gran responsabilidad y yo la quiero ejercer creando un cambio social. Pretendo eliminar esa imagen de rapero que tiene que vestir ancho, ser el más duro o el más macho. Dejo fuera los temas machistas, homófobas o sexistas tan habituales en este género. Y como muestra salgo a rapear con un disfraz de león o con una bandera del colectivo LGTB.

-Por tanto, el rap no es tan banal como la gente puede llegar a pensar...

-El rap va más allá. Queremos ser algo con verdadera profundidad y que sea trascendental para la cultura. Lo bonito que tuvo el récord mundial es que al ser 24 horas hubo tiempo para hablar de muchísimos temas. La actualidad, la política, la filosofía, el amor y también el cachondeo. Por lo tanto el rap y el 'freestyle' son armas muy poderosa para despertar conciencias.

-¿Es el cambio generacional lo que está haciendo que este estilo musical se valore y se extienda?

-Ahora tenemos una mentalidad más abierta y se está dando un auge en el rap. Yo lo que noto es que cada vez se le está dando más espacio y cada vez es más respetado dentro de la cultura. Hoy en día se puede vivir del rap y del 'freestyle'. De hecho a mí me queda una asignatura para acabar ingeniería informática y mi objetivo es no tocar un ordenador en mi vida, porque me apasiona la improvisación. Es más creo que deberíamos improvisar más en esta vida tan programada que llevamos. Vamos con el piloto automático, siguiendo el camino del establecido.

-Durante dos años consecutivos la Comunitat ha acogido la Red Bull Batalla de Gallos a nivel mundial, primero en Alicante y el ejercicio pasado en Valencia, ¿significa esto que la región ayuda a progresar en este auge?

-La Comunitat se está haciendo muy fuerte dentro del 'freestyle'. Apuesta por nosotros, los raperos, y nos valora. No hay más que ver la acogida que tuvieron estos festivales y la gran cantera de artistas que existen. Hay interés, hay cultura del rap y aquí tenemos 'freestyle' para rato. Y aunque la cultura valenciana está etiquetada, yo voy a luchar por cambiarla.

-Improvisando unas rimas, brevemente, ¿cómo definiría la cultura valenciana?

-Me he encontrado muchos en la red que se creen que la Comunitat y su cultura es el 'caloret'. Pero tenemos mucho más, un 'freestyle' mejor. Hablas de Valencia y solo piensan en 'Gandia Shore', pero en realidad lo estamos cambiando, porque culturalmente también podrían hablar de Arkano. Podrían hablar de la cantera que tenemos y de todos los que somos.

-De la música a la escritura. Su último proyecto, el libro 'Asalto al vacío', ¿a qué se debe el cambio de registro?

-Creo que tengo muchas cosas que contar que pueden ayudar a otros y me pareció el mejor formato para narrarlas. Me apetecía vivir la experiencia de ser escritor y explicar cómo extrapolé ese concepto de improvisar a todos los aspectos de mi vida para evolucionar a nivel personal y llegar a ser quien soy ahora.