El Museo de Bellas Artes reabre la primera planta con tres meses de retraso

La primera planta del Museo de Bellas Artes de Valencia, reabierta. / irene marsilla
La primera planta del Museo de Bellas Artes de Valencia, reabierta. / irene marsilla

La pinacoteca incorpora 75 obras a la muestra permanente, entre ellas las 32 de la Colección Delgado

N. CAMACHO

valencia. Con casi tres meses de retraso. La primera planta del Museo de Bellas Artes de Valencia se abrió ayer al fin tras las obras de mejora que, desde el pasado mes de octubre, han tenido lugar en la pinacoteca. Pese a que estaba previsto que el pasado diciembre la estancia ya estuviera accesible para los visitantes, una serie de retrasos había postergado la reapertura del espacio. Pero desde ayer, el Bellas Artes vuelve a poder recorrerse en su totalidad.

Durante este tiempo, en el museo se han realizado obras de mantenimiento, como la renovación de las instalaciones de ventilación y la mejora de la iluminación. Estos meses también han servido para reorganizar la distribución de las obras de arte y añadir nuevas piezas hasta ahora nunca vistas en la pinacoteca.

Según anunció ayer la Conselleria de Cultura, la primera planta queda ordenada en distintos espacios. Arte español del siglo XVII, Arte italiano y flamenco del siglo XVII y Arte del siglo XVIII y Romanticismo son los apartados en los que se divide el espacio.

Asimismo, se han incorporado 75 nuevas obras de arte a la colección permanente y ha abierto la primera planta con una nueva distribución de los espacios museísticos y más cuadros de los siglos XVII al XIX. Entre las nuevas obras están los 32 cuadros de la Colección Delgado, incorporados al museo mediante comodato por cinco años. Entre ellas destacan 'Dama de perfil', de Diego de Velázquez; 'Magadalena penitente', 'Oración en el huerto' y 'El Salvador', de Bartolomé Esteban Murillo, y 'San Pedro', de José de Ribera, entre otros.

Hay que resaltar también 'Arnaldo y Armida', de Gaspar de Crayer, y 'Éxtasis de Santa Filomena', de Vicent López Portaña, sumados a los fondos mediante sendos comodatos con la Fundación Epiarte y una familia valenciana.

Además, se han ha añadido esculturas, artes suntuarias y mobiliario como 'San José' y 'San Miguel', del escultor del siglo XVIII Ignacio Vergara,; y cerámicas propias del romanticismo como mancerinas, pisapapeles y platos de vajilla con motivos chinescos. Finalmente, también se ha incluido un tapiz de Albert Awertck, procedente de la donación Orts-Bosch.

Junto con las nuevas creaciones, los ciudadanos también accederán a una nueva señalética, que explicará con más precisión los detalles de las obras, la trayectoria del autor y la época pictórica.

Fotos

Vídeos