Las matemáticas se ponen a bailar

La diputada Rosa Pérez y el director artístico Josep Policarpo junto al equipo de la obra 'Pi'. / jesus signes
La diputada Rosa Pérez y el director artístico Josep Policarpo junto al equipo de la obra 'Pi'. / jesus signes

La obra, dirigida por Asun Noales, invita a los más pequeños a descubrir los números que se esconden en la naturaleza El teatro Escalante estrena en la Sala Russafa 'Pi', su nueva producción de danza

MARTA BALLESTER VALENCIA.

Las matemáticas dejan de ser un asunto tedioso si se habla de 'Pi'. El nuevo espectáculo de danza del teatro Escalante, que se estrenó ayer en la Sala Russafa, pretende sumergir a los más pequeños en «la magia» de los números para descubrir así «los códigos secretos que esconde la naturaleza» y que han inspirado esta obra de la compañía valenciana OtraDanza de Asun Noales.

Para ella, el número Pi, es una fuente de inspiración que le lleva a preguntarse «de dónde venimos y a hacia dónde vamos». Ya buscó respuesta en anteriores montajes como 'Eva y Adán' y 'Eureka', porque le gusta que todos sus trabajos destinados a niños «cuestionen un poco quiénes somos». Con el 3,14 jugará en esta función a «replicar las simetrías, las espirales, los fractales y los caleidoscopios que pueden hallarse en los seres vivos y en el día a día», explicó la coreógrafa y bailarina. El elenco de bailarines, integrado por Salvador Rocher, Saray Huertas, Diana Huertas, Carmela García y Sebastián Rowinsky, se transformará a través de coreografías en «pequeñas criaturas como insectos, ciempiés o gusanos», aunque será el público, en especial los niños, «los encargados de darles forma según su imaginación, que tanto nos sorprende a veces», apuntó Noales.

«Sacar la particularidad de nuestro bicho interno ha sido un proceso complicado», confesó Rocher, uno de los bailarines. La coreógrafa reconoció que al principio, «fue un poco abstracto y difícil» manejar el mundo de las matemáticas con danza, música y cuerpo, pero, «al final se consigue conecta con el espectáculo», aseguró. Unos lo harán más que otros, pero tal y como expresó la directora «estamos en un universo donde todo tiene una conexión y si rompemos ese equilibrio nos cargamos el planeta». Para Noales, ese equilibrio «lo dan las matemáticas, que a su vez son naturaleza». A través de lo real y lo imaginario, su intención es destacar «la importancia de respetar todo lo que nos rodea y no romper el orden secreto y mágico de nuestro universo», declaró la coreógrafa.

«Esta producción marca el objetivo de garantizar el equilibrio de disciplinas en el teatro», alega Policarpo

Hasta el 8 de febrero se podrá disfrutar de esta moderna creación, tanto en lenguaje como en puesta en escena, ya que cuenta con una fuerte presencia de la imagen y de efectos digitales «que sorprenderán y crearán una atmósfera atractiva y enigmática que despertará la curiosidad del espectador», relató el director artístico del Escalante, Josep Policarpo, quien además apuntó que esta producción de danza, «es una declaración de intenciones que marca el objetivo de garantizar el equilibrio de disciplinas artísticas en la programación del teatro».

Las matemáticas se ponen a bailar en sincronía «total» con los artistas y la escenografía para crear un espectáculo que «irradia vida por los cuatro costados».

Más

Fotos

Vídeos