«Un día cualquiera» de Manu Brabo

«Un día cualquiera» de Manu Brabo

El premio Pulitzer 2013 presenta en España una retrospectiva en la que relata la trágica realidad de Oriente Medio

JAVIER DE IRUARRIZAGAMadrid

"Esta es la sala de operaciones de un hospital en Siria; este niño trae en el pulmón un tiro de un francotirador. No hay final feliz… Esto es lo que un fotógrafo tiene que llevar encima siempre, el ser consciente de que quizás vas a tener que aguantar la última mirada de un chiquillo inocente toda la vida". Así narra Manu Brabo (Zaragoza, 1981), uno de los grandes fotoperiodistas españoles, una de las muchas historias desgarradoras que ahora presenta en una exposición, en alianza con National Geographic, en el Museo La Neomudéjar de Madrid.

En ‘Un día cualquiera’ Brabo recorre los principales conflictos del siglo XXI en Oriente Medio, envolviendo al espectador en la cruda realidad de quienes viven, día a día, bajo situaciones límite. El autor busca incomodar, narrando con imágenes cómo la guerra llega a convertirse en una rutina. «En estos países es una cotidianeidad tener que cruzar una calle con francotiradores para ir a por tres obleas de pan, o que te bombardeen. La gente lo acaba asumiendo como una constante, una realidad inevitable», reflexiona.

Este fotoperiodista independiente centra su trabajo en conflictos sociales de todo el mundo. Desde 2007 ha documentado gráficamente el impacto de cambios políticos, levantamientos, revoluciones y guerras en países como Honduras, Haití, Kosovo, Libia, Siria, Irak o Egipto.

En 2011, Brabo fue secuestrado durante 45 días por las milicias de Gadafi en Libia. "Lo peor es no saber qué va a pasar contigo en los próximos minutos, en las próximas horas, en los próximos días", recuerda. "Yo tuve la suerte de salir pronto. Otros estuvieron meses o años y otros no salieron", cuenta el fotoperiodista. Tras Libia, se involucró en la guerra civil de Siria y su cobertura le sirvió para conseguir el Premio Pulitzer de fotografía en 2013.

Brabo cuenta que su trabajo también busca concienciar sobre el dolor que existe en las zonas que él retrata: "Cuando veis estas fotos, ¿cómo reaccionáis? Yo ya he ido a jugarme el culo, ¿tú que haces?".

Fotos

Vídeos