Veinte años después de la piedra filosofal...

Escena de 'Harry Potter y la piedra filosofal'. / Reuters

La editorial Bloomsbury publicó el 26 de junio de 1997 el primer libro de la saga de Harry Potter, un aniversario que se celebrará con una exposición en Londres

SONIA QUINTANA

«Será famoso... una leyenda... ¡no me sorprendería que el día de hoy fuera conocido en el futuro como el día de Harry Potter! Escribirán libros sobre Harry... Todos los niños del mundo conocerán su nombre. (...) ¡Por Harry Potter... el niño que vivió!». Cuando la escritora británica Joanne Rowling, mundialmente conocida por el seudónimo J. K. Rowling, escribió estas frases en las primeras páginas de 'Harry Potter y la piedra filosofal', ni en sus mejores sueños podría haberse imaginado que las aventuras de ese huérfano de pelo negro azabache y una cicatriz con forma de relámpago sobre la frente, que dormía en la alacena del número 4 de Privet Drive, iba a poner patas arriba el género de la literatura infantil y adolescente, que no había vivido una convulsion así desde Enid Blyton. Parece que fue ayer pero... ¡han pasado veinte años!

J. K. Rowling finalizó el manuscrito de 'Harry Potter y la piedra filosofal' en una vieja máquina de escribir en 1995 y dos años más tarde, tras ser rechazado hasta en doce ocasiones por otras tantas editoriales, el 26 de junio de 1997 llegó a las librerías de Reino Unido con 500 copias. Bloomsbury Publishings imprimió 1.000 ejemplares, pero sólo 500 salieron a la venta; la otra mitad fueron distribuidos en bibliotecas. Tras el 'boom Harry Potter' algunas de estas primeras copias (que contenían una errata en la página 53 donde aparecía repetido «1 varita» en la lista de materiales que Harry Potter tenía que llevar a Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería) llegaron a subastarse hasta por ¡49.812 euros! Es uno de los libros más vendidos de la historia; las estimaciones de sus ventas superan los 110 millones de copias.

Ni una sola página

El que fuera editor jefe de Bloomsbury en aquellos años, Barry Cunninham, confesaría años después que él ni siquiera se molestó en pasar de la primera página cuando recibió de la agencia literaria Christopher Little los primeros capítulos del libro. Fue su hija AliceNewton, de ocho años, quien, tras leerlos, le dijo que «era lo mejor que había leído».  Al día siguiente Cunninham ofreció a la agencia literaria un adelanto de 1.500 libras (unos 1.700 euros) por el manuscrito completo para que su hija pudiera leerlo. El resto ya es historia.

A los pocos meses de su publicación 'Harry Potter y la piedra filosofal' ganó su primer galardón: el Premio de Libros para Niños Nestlé. Después llegaron el Premio del Libro Británico, en la categoría Libro Infantil del Año; y el Premio al Mejor Libro Infantil. En 1998 el libro llegó a Estados Unidos (tras ganar la editorial Scholastic Inc. una subasta por los derechos para publicar la obra en la que pagó casi 94.000 euros) con otro título: 'Harry Potter y la piedra del hechicero'. A J. K. Rowling el cambio de título nunca le convenció. En una entrevista, años después, declaró que hubiese peleado más por mantener el título original «si hubiese estado en mejor posición». La autora también confesó que «casi murió» cuando se enteró del dinero que había pagado Scholastic Inc. por los derechos del libro.

A España el libro llegó un año después, en marzo de 1999, de la mano de la editorial Salamandra. Pero Harry Potter había 'nacido' ya varios años antes, concretamente, en junio de 1990, cuando J. K. Rowling, que entonces tenía 25 años, viaja en un tren de Mánchester a Londres. «De repente, la idea de Harry apareció en mi imaginación, simplemente. No puedo decir por qué, o qué la desencadenó, pero vi la idea de Harry y de la escuela de magos muy explícitamente. De pronto, tuve la idea de un niño que no sabía quién era, que no sabía que era mago hasta que recibió una invitación para asistir a una escuela de magia. No he estado nunca tan entusiasmada con una idea. Comenzó con Harry y luego todos los personajes y situaciones afloraron en mi cabeza», contó J. K. Rowling en una entrevista donde aseguró que en, en cuanto llegó a su apartamento, comenzó a escribir compulsivamente.

En 74 idiomas diferentes

Veinte años y seis libros después ('Harry Potter y la cámara secreta', 'Harry Potter y el prisionero de Azkaban', 'Harry Potter y el cáliz de fuego', 'Harry Potter y la Orden del Fénix', 'Harry Potter y el misterio del príncipe' y 'Harry Potter y las reliquias de la muerte') la saga del mago más famoso de los últimos tiempos ha vendido más de 500 millones de ejemplares en todo el mundo. Los libros han sido traducidos a 74 idiomas diferentes desde el afrikáans (Sudáfrica) hasta el vietnamita, pasando por el urdu (Pakistán) o el occitano (Francia).

«Se pasó de boca en boca y creo que ese es el gran testimonio del poder de la historia y del poder que siguen teniendo las grandes historias», apuntó en su día el editor Barry Cunninham. «Es un libro para lectores, no para críticos literarios». «A los libros infantiles y para jóvenes les está yendo muy bien en todo el mundo porque de alguna manera Harry Potter abrió la puerta para esos lectores ... Creo que inspiró a toda una generación de lectores a quedarse con las historias y entender lo importantes que son».

Poco (o nada) se equivocó J. K. Rowling al elegir aquellas primeras frases para referirse a aquel niño que a los diez años tenía un «rostro delgado, rodillas huesudas, pelo negro, ojos de color verde brillante y llevaba gafas redondas siempre pegadas con cinta adhesiva»: «Será famoso... una leyenda... Todos los niños del mundo conocerán su nombre. (...)». Y no falló la autora ni en aquello de «no me sorprendería que el día de hoy fuera conocido en el futuro como el día de Harry Potter». La escritora J. K. Rowling decidió darle el mismo día de su cumpleaños a su famosísimo personaje: el 31 de julio, fecha en la que se celebra el Día Internacional de Harry Potter.

Para conmemorar este 20º aniversario de la publicación del primer libro de la saga, la British Library de Londres ha preparado una exposición, que abrirá del 20 de octubre de 2017 al 28 de febrero de 2018, y en la que se podrán ver, entre otros, varios manuscritos y objetos con material original de Bloomsbury y archivos de J. K. Rowling. «Un viaje al corazón de las historias de Harry Potter».

Fotos

Vídeos