Teresa Guirado: «A Valencia le falta fuerza en el mundo literario nacional»

La autora de 'La vida soñada de Emma', Teresa Guirado./Jesús Signes
La autora de 'La vida soñada de Emma', Teresa Guirado. / Jesús Signes

La escritora valenciana, que triunfó en internet con su primera novela autoeditada, acaba de publicar 'La vida de Emma' en un importante sello

MARTA BALLESTERVALENCIA.

Su trabajo son las ciencias pero su pasión las letras. Compagina ambas a pesar de la dificultad que esto implica porque desde el año 2015 internet convirtió a Teresa Guirado en escritora. Nunca antes había soñado con serlo, pero situarse entre las veinte obras más leídas en Amazon y la más vendida en la tienda Kindle causó en la valenciana un aluvión de ideas que salían «a borbotones» y no podía dejar de compartir con el público. La suerte entonces llamó a su puerta y la editorial Planeta guió su segundo trabajo, 'La vida soñada de Emma'. Un libro positivo hacia las víctimas del machismo con el que pretende «abrir los ojos» a muchas mujeres ante «le maltrato que no se ve, el psicológico». A través de la historia de la protagonista, Guirado ayudará a muchas mujeres «a romper barreras y quererse a sí mismas». Ella misma lo hizo cuando decidió autopublicar en la red su primera novela, 'Jodidamente especial'. Un método que recomienda ante la dificultad de poder acceder a una editorial y también como vía para obtener proyección nacional viviendo en Valencia, ya que según la autora «a la Comunitat le falta fuerza en el mundo literario».

-¿Utiliza sus obras y la escritura para denunciar el presente y mejorar el futuro?

-Suelo hablar de las complicaciones de la vida real desde un lado positivo y esperanzador para ayudar a quien se sienta reflejado en mis novelas. En este caso con 'La vida soñada de Emma' me apetecía remover la conciencia de muchas mujeres y de esta sociedad que tanto sufre de violencia machista. La historia de Emma puede abrir los ojos a muchas chicas que han dejado de amarse a sí mismas, renuncian a su vida por los demás y sobre todo se someten completamente a los deseos y órdenes de un hombre. Esto es violencia psicológica y es muy difícil de sacar a la luz.

«Internet da grandes oportunidades, pero la tranquilidad la siguen dando las editoriales»

-Su protagonista lucha y rompe muchas barreras. ¿Cuántas ha tenido que romper usted para que una editorial publique su obra?

-El primer paso fue atreverme a sacar de un cajón mi primera novela y publicarla en internet. Y en mi caso el éxito en la red me abrió esta gran puerta hacia la editorial Planeta. Quién me lo iba a decir a mí si es tan sólo mi segunda novela. Pero es cierto que tengo compañeras escritoras que luchan mucho para obtener un reconocimiento, sobre todo aquí en la Comunitat donde las editoriales sólo apuestan por obras relativas a la ciudad y luego su proyección no cruza la frontera de lo local. A Valencia le falta fuerza en el mundo literario nacional y no será por la cantidad de autores con calidad. Por eso mucho recurrimos a otros métodos.

-¿Qué mejoraría esta situación?

-Me viene a la mente más premios y concursos pero la verdad es que retienen las obras durante demasiado tiempo y como sea una novela contemporánea se te pasa el tiempo de publicarla. Además muchas veces también te limitan volver a presentarla a cualquier otro. No sé, es complicado, pero da lástima que tanto talento se quede en un cajón.

-¿La autopublicación es, la mayoría de veces, la única vía para autores noveles?

-Nadie te dice que no al autopublicar excepto los lectores, que son los que realmente importan. Hoy en día es muy difícil entrar sin un nombre en una editorial. Aquellos que empezamos lo tenemos muy complicado. Por eso creo que internet es la salvación para muchos. No soy la primera ni la última que gracias a la red consigo que se fijen en mi trabajo. Actualmente el problema es la saturación de obras volcadas donde ya no distingues cual es de calidad y la que no. Aún así pienso que la autopublicación tiene más luces que sombras, da grandes oportunidades, pero la tranquilidad la siguen dando las editoriales. Ellas te dan seguridad económica y el precio de eso es superar una gran criba, muchas veces imposible.

-¿Cuál es su vida soñada como escritora?

-Hasta ahora nunca había soñado con ser escritora. Lo mío eran las ciencias por eso soy informática. Pero si que es cierto que una vez me he introducido en el mundo literario ya no quiero salir de él. Ahora que sé lo que es y todo lo que aporta, claro que sería mi vida soñada. La de levantarme por la mañana y poder ponerme a escribir en vez de ir a la oficina. En el punto en el que me encuentro, compaginando las dos cosas, es muy complicado seguir adelante con la escritura. Crear requiere de tiempo y dinero para poder centrarte exclusivamente en ello. Antes las editoriales confiaban en ti y te pagaban por ejemplo para tres trabajos. Hoy en día, eso es impensable. Es muy difícil vivir de la escritura.

Temas

Libro

Fotos

Vídeos