La librería para filósofos y secretos

Portada de 'Hozuki, la librería de Mitsuko'.
Portada de 'Hozuki, la librería de Mitsuko'. / Nordica Libros

Aki Shimazaki construye en 'Hozuki, la librería de Mitsuko' una obra con aire 'haiku' que baila con secretos

Javier Bragado
JAVIER BRAGADOMadrid

Nieva, como sólo en la isla de Honsu puede nevar. Como sólo en Japón están acostumbrados a mudar el color para la inundación de blancos. La señora Mitsuko observa a su hijo Taro desde la librería tranquila y especializada en obras de filosofía. Algo cambiará con la llegada imprevista de la señora Sato y su hija.

Aki Shimazaki, nacida en Japón (Gifu, 1954) y migrada a Canadá con 27 años, construye en 'Hozuki, la librería de Mitsuko' (Nordica) una narración con aire nipón tanto en sus ingredientes como en su forma. Casi como 'haikus' (poema japonés de 17 sílabas), en capítulos breves, las historias se desarrollan en diferentes espacios y tiempos con la suavidad y elegancia de quien conoce ese mundo pensado y escenificado en pequeños lugares. La escritora que trabaja en francés y en japonés acerca al occidental y al oriental a una historia de despistes y secretos.

«Estamos a viernes. Han transcurrido tres días desde la visita de la señora Sato. Hoy, después de llamar a varios sitios, por fin he encontrado el libro que faltaba, el escrito por S., un filósofo japonés» Extracto de 'Hozuki, la librería de Mitsuko'

La autora consigue apuntar a los lectores hacia un camino diferente en cada tramo de su novela corta para descubrir una vida inesperada en el pasado y presente de la tranquila librera, su madre, el hijo sordomudo mestizo y el aire nuevo de la visitante. Hay elegancia en una novela corta con sensibilidad oriental en la que confluyen todas los testigos, a veces hacia secretos no deseados.

«Mi último amante me había abordado de la misma manera. También era un hombre de negocios» Extracto de 'Hozuki, la librería de Mitsuko'

Todo mudará como sólo en Japón puede ocurrir. Todo sobresaltará el interior de casi todos los protagonistas mientras conservan un exterior impoluto, educado y distante. Silencios y protagonistas invisibles recorren el libro. El racismo, la reputación, la muerte y las mentiras bailan para evitar el colapso ante el límite perenne del protocolo nipón. Esas conversaciones cortantes con el desconocido, esas pasiones escondidas bajo el kimono, esas vidas dirigidas por la presión social chocarán contra la presa impuesta por los adultos. Al final, sólo las propias fronteras de la cultura local podrían impedir desvelar todos los secretos de la mano de los pocos protagonistas, quienes por azar confluyeron en la librería especial de la señora Mitsuko. La culpa será de los libros de filosofía y de los niños, esos que todavía pueden enfrentarse con flexibilidad a las fronteras sociales, y del azaroso destino, afortunado o desafortunado.

'Hozuki, la librería de Mitsuko'

Autora: Aki Shimazaki

Traductor: Íñigo Jáuregui

Editorial: Nordica

Tamaño: 13,5 x 22,5 cm.

Encuadernación: Rústica

Páginas: 128

Precio: 16,50 €

Fotos

Vídeos