De dirigir El Jueves a la élite mundial del cómic

Monteys lee 'Carlitos Fax'. / Foto: E. Megías. Vídeo: E. Megías / V. Carrasco

Tres años después de dejar la revista satírica, Albert Monteys aspira con su tebeo digital 'Universo' a un premio Eisner, los Óscar de la viñeta

Javier Bragado
JAVIER BRAGADOMadrid

«Al final, de dejar El Jueves, que fue como un momento muy de crisis, ha surgido una de las mejores cosas que a nivel profesional he hecho en la vida. Ha sido una época mucho más estimulante, mucho más divertida y haciendo cosas que nunca habría pensado pero que sí que quería hacer». La confesión de Albert Monteys (Barcelona, 15-9-1971) revela un camino insospechado desde que en junio de 2014 abandonara la revista satírica por la censura a una publicación sobre la abdicación de Juan Carlos de Borbón. Primero trazó su nueva vida con otros dibujantes con los que se marchó a Orgullo y satisfacción -publicación que pasó a elaborarse de manera periódica y que tendrá su último número en diciembre de 2017-, y después encontró su mejor camino por una vía inesperada con '¡Universo!', un cómic digital con el que opta a un premio Eisner, los Óscar de la viñeta.

«Marcos Martín (Daredevil) es el creador de la plataforma Panel Syndicate, que se creó para alojar el 'Private Eye' de Brian K. Vaughan ('Saga', 'Paper Girls'), y en un momento dado me planteó entrar con una apuesta muy loca porque yo no había demostrado poder hacer tebeos de otro tipo en ningún momento. Como lo que no había podido hacer durante los años de El Jueves y me gustaba mucho era hacer tebeos de ciencia ficción, pues me dije a ver qué tal», recuerda quien dirigió la revista de humor desde 2006 hasta 2009. «Yo venía de cada semana hacer lo mismo y me inventé algo en que cada número pudiera hacer una historia nueva y por eso en 'Universe!' -¡'Universo!, en su versión en español- cada historia es como empezar de cero aunque hay un nexo entre todos, es mucho más divertido», señala el autor catalán.

«Una de las ideas es esos tebeos de los años sesenta en que la portada te planteaba una hipótesis descacharrante»

El cómic de Monteys orbita en torno a preguntas cósmicas que beben de los momentos de oro de la ficción para disfrute del autor en el aspecto visual y argumental. «Mi referente universal en cuanto a tebeo de ciencia ficción es Jack Kirby, pero sobre todo me gusta mucho el tebeo de ciencia ficción retro. Una de las ideas es esos tebeos de los años sesenta en que la portada te planteaba una hipótesis descacharrante y a veces no la respondía satisfactoriamente, pero este punto de 'high-concept' de tebeos bien hechos y de historia bien desarrollada debería ser la hostia. Un poco son esos tebeos de lo años sesenta muy de consumo, muy pop, muy serie B, pero al mismo tiempo con ideas muy chulas», explica Monteys sobre las inspiraciones para su actual joya.

Monteys ya ha recibido propuestas para trasladar su obra digital al formato del papel y 2018 aparece como fecha más clara, especialmente si es galardonado en julio al Eisner. Si es premiado, no se enterará en directo en la Comic Con de San Diego. «No me he sacado los pasajes. Estuve planteándome ir, pero al final es muy caro y aunque mi inglés no es es malo, mi terror escénico es mucho y a lo mejor decía alguna estupidez, así que prefiero verlo por Internet», confiesa al respecto.

Portada del número 5 de 'Universe!'.
Portada del número 5 de 'Universe!'.

Carlitos Fax

Por el momento, Monteys disfruta de la reedición de 'Carlitos Fax' (Astiberri), una recopilación de divertidas historias sobre un futuro en el que un robot-fax quiere ser un periodista con los mismos tintes amarillistas y oportunistas que podrían verse en el siglo XXI. «No soy periodista ni he estado nunca en un medio periodístico, pero sí que he estado muchos años en un medio humorístico y todas esas contradicciones sobre la diferencia entre la verdad y lo que sale publicado salen en 'Carlitos'. Tampoco había un plan para hacer algo así, pero como trabajas desde la sátira muchas veces las historias de 'Carlitos' son cosas que se van liando y al final se va formando una noticia que no tiene nada que ver con la realidad», analiza Monteys.

«Las historias de Carlitos Fax son cosas que se van liando y al final se va formando una noticia que no tiene nada que ver con la realidad»

Monteys aprovecha para reivindicar esa otra vía para crear sus obras más allá de la ciencia ficción anglosajona de '¡Universo!': «El otro palo que aguanta mi vena creativa es el de la editorial Bruguera de los ochenta, sobre todo más de Vázquez que Ibáñez o que ninguno de todos. Para mí el era el ejemplo porque era consciente de que era el autor que hace sus historias, que trabaja desde un punto de vista muy personal». El origen de las aventuras del robot proviene de otro de sus múltiples encargos. «Viene de una revista que se hizo a principios del año 2.000 en El Jueves (Mister K). Era para recuperar el público infantil y no pensé tanto en los niños como en los tebeos que me gustaban a mí de niño. Me lo pasé muy bien haciéndolo y es totalmente 'brugueriano'. Ahí está mi pago de deuda final, porque como autor vas pagando tu deuda con los que te han gustado», reconoce con una sonrisa al recordar los cómics de su juventud.

«Esta año dibujo una novela gráfica para Estados Unidos con guion de Matt Fraction que sale en julio»

Recogido el trabajo sembrado durante varios años, el final de 'Orgullo y satisfacción' y el reconocimiento internacional han abierto nuevas miras a Monteys. «Esta año dibujo una novela gráfica para Estados Unidos con guion de Matt Fraction que sale en julio en las librerías. Para el año que viene lo que me gustaría sería dedicarme a '¡Universo!' exclusivamente, apostar durante un año entero como mínimo, hacer números más seguidos porque soy un poco irregular en cuanto a cadencia y ver qué sale de ahí. Porque, de hecho, la mayoría de las alegrías que me he llevado en los últimos años han salido de ahí. Me lo paso muy bien haciéndolo y es lo que quiero hacer en los próximos años», avanza.

Carlitos Fax

Autor: Albert Monteys

Editorial: ¡Carmaba! (Astiberri)

176 páginas. Color

Cartoné. 20 x 27 cm

Género: Humor. Infantil. Juvenil.

Precio: 22 euros.

Fotos

Vídeos