Color español y desigualdad económica para una distopía trumpiana

Viñeta de 'Lazarus'. /Norma Editorial
Viñeta de 'Lazarus'. / Norma Editorial

La historia de 'Lazarus', basada en el guion de Greg Rucka, avanza con los colores del cartagenero Santi Arcas y una oferta para llegar a la televisión

Javier Bragado
JAVIER BRAGADOMadrid

En un futuro próximo las desigualdades del planeta estarán basadas en la capacidad económica de las familias que dominan el mundo. La premisa, tan cercana por sus posiblidades, es del estadounidense Greg Rucka y se desarrolla en los cómics de 'Lazarus' (Norma). Y buena parte de su éxito -Amazon Prime negocia su conversión en serie de televisión- es del cartagenero Santiago Arcas, quien forma parte importante del proyecto al poner el color.

«Está basada en diferentes familias que tienen repartido el mundo a nivel feudal y cada familia tiene sus colores, así que el color tiene que ayudarte a entender cuándo se trata de uno o de otros», explica Santi Arcas a su paso por el Heroes Comic Con Madrid. Al ser un aspecto tan decisivo en la narración, el peso de Greg Rucka fue determinante para volver a trabajar con el dibujante español. Ya se conocían de su paso por DC y el nombre del español comparte portadas en Image con uno de los autores de Batman más reconocidos.

«Estaban buscando un colorista que no fuera americano para que fuera un poco diferente de lo que hacen allí. Sugirió probar conmigo y ha funcionado bien», recuerda después de una treintena de números. Decididos a buscar coloristas en el extranjero, la opción de un dibujante español cobraba fuerza, puesto que es un país con tan buena reputación que el mismo Frank Miller ha reconocido que a menudo se inspira en los artistas ibéricos. «En Estados Unidos, en el cómic de superhéroes existen unas convenciones que funcionan para el género. Hay un gran porcentaje del cómic orientado tradicionalmente hacia eso. En Europa y en España hay más variedad y eso permite que cromáticamente haya una tradición en la que los colores son más variados, más diferentes. Por eso puede que le haya parecido algo diferente», intenta explicar Arcas sobre los elogios del autor de '300' a los colores españoles.

La historia de 'Lazarus' lanzada por Image lleva camino de popularizarse al trasladarse a la televisión. El dibujante cartagenero tampoco rechaza el contagio. «Simplemente se va retroalimentando. Estrenaron una película de Thor (Ragnarok) en que todos los diseños son imitando los dibujos de Jack Kirby, que en los cómics de los 60 funcionaban muy bien y que en una película de tono fantástico puede funcionar muy bien», señala como ejemplo el español. «Es buena la relación. El cómic consigue una cantidad de nuevos lectores que el cine le puede aportar y el cine consigue una cantidad de ideas nuevas o testadas por el público que se saben que gustan. Durante bastante tiempo van a ser dos medios complementarios», completa.

Viñeta de 'Lazarus'.
Viñeta de 'Lazarus'. / Norma Editorial

Los cómics de 'Lazarus' también apuntan a que durarán bastante. Creada en 2013, Rucka reconoció en una entrevista en una radio de Oregón que sus tebeos han avanzado de manera paralela al ascenso del actual presidente de Estados Unidos para convertirse más en un documental «sobre la furia rojo sangre que conduce a una administración de Donald Trump» que una historia de ciencia ficción. Su idea es alcanzar al menos los 150 números puesto que sólo con la tecnología que le permite crear su nuevo mundo ya puede evolucionar la historia. «Existe una sensación de que estamos en una especie de cambio de ciclo. Greg es una persona muy informada, muy concienciada tanto en temas políticos como de avances tecnológicos. Su punto de vista es que está adelantando lo que está en marcha. La mayoría de las cosas que aparecen en la serie son cosas que pueden desembocar de la situación actual tanto a nivel tecnológico como social y político. 'Lazarus' puede interesar a gente que le gusta la ciencia ficción convencional y a gente a la que le interesa el mundo real», argumenta Arcas.

Un proyecto como autor completo

«Ahora estoy muy centrado en mi trabajo de colorista y no sé el tiempo que me puede llevar acabar un libro. Dependerá del ritmo de trabajo de Estados Unidos y, mientras, voy avanzando antes de alcanzar un acuerdo con un editor. Es una cosa ambientada en la actualidad, de hace unos años en Barcelona. Es más cotidiano, más costumbrista, un viaje interior de un personaje con ambientación realista, no fantásica. Es una historia de desarrollo personal», avanza Arcas sobre su nuevo proyecto como guionista, dibujante y colorista.

Fotos

Vídeos