Las Provincias

David Rieff: «Ha habido un uso y un abuso de la memoria histórica»

David Rieff posa durante una entrevista en Madrid.
David Rieff posa durante una entrevista en Madrid. / Marta Jara
  • El periodista publica 'Elogio del olvido', un polémico ensayo sobre la necesidad de las sociedades de superar los conflictos del pasado

«Aquellos que no conocen su pasado están condenados a repetirlo». La frase del filosófo hispano-norteamericano George Santayana no parece, a priori, discutible. Sin embargo, David Rieff (Boston, 1952) discrepa de esta «obligación absoluta del recuerdo» y pide en su nuevo libro, 'Elogio del olvido' (Debate), una revisión del concepto de 'memoria histórica' como se ha entendido en los últimos años. No se suma Rieff al consenso absoluto de que lo correcto es recordar. Al contrario, pide una revisión de la pasión humana por echar la vista atrás.

«Ha habido un uso y un abuso de la memoria histórica», asegura Rieff, hijo de la pensadora Susan Sontag y periodista de largo recorrido en medios de primer nivel internacional como 'The New York Times', 'The Washington Post' o 'Le Monde'. A su juicio, los Balcanes, Irlanda del Norte o Palestina, territorios que conoce de primera mano, son lugares donde la apelación constante al pasado solo ha generado más odio y la imposibilidad de avanzar hacia una paz duradera. En Bosnia, tras entrevistar a un líder militar, un soldado le entregó una hoja con una cifra escrita: 1453. El año de la caída de Constantinopla. Hasta ahí alcanzaban los agravios que aquellos guerrilleros sentían.

«Ya sea ensalzando la gloria de las victorias, ya sea enfatizando el dolor de las víctimas propias, el presente se sirve demasiadas veces del pasado», destaca Rieff, que denuncia la exaltación del concepto de víctima que hacen muchas personas. «Con eso quieren hacer ver a los demás que son personas con grandes valores, muy morales. Pero en la mayoría de los casos se trata solo de una versión de narcisismo», explica.

El autor culpa a «la izquierda política» de haber agitado la memoria histórica. «Ante la falta de un modelo económico, ha hecho bandera de la identidad», analiza. Así ha ocurrido en España con el Gobierno socialista de Zapatero, cree Rieff, que cuestiona la labor de las asociaciones de memoria histórica. «Su programa es político, ideológico, como cualquier proyecto de recuerdo o de olvido. Los derechos humanos también son ideológicos, son una versión del progresismo que se burla de nosotros», afirma el polémico ensayista.

Su experiencia le ha hecho llegar a la conclusión de que los países que olvidan avanzan más rápidamente. Por eso Riff no se emociona con la detención en Minesota, hace unos días, de un antiguo comandante nazi. «No voy a llorar por este señor, pero su arresto no tiene una gran utilidad moral ni pedagógica. Sí, puede ser un criminal, pero ¿de qué va a servir todo esto?», se pregunta.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate