Las Provincias

Heroínas del cómic actual

Heroínas del cómic actual
  • Los personajes femeninos de las viñetas encarnan cualidades como la inteligencia, la valentía, el poder y el profesionalismo

  • Mujeres con los pies en el suelo protagonizan 'La historia de mis tetas', 'Amarga Rusia' y 'Las emocionantes aventuras de Lovelace y Babbage'

Si bien es cierto que los superhéroes son en su mayoría masculinos, y en una amplísima gama de formas -extraterrestres, dioses mitológicos, razas ficticias apartadas de la humanidad, robots, fantasmas, demonios.- las féminas han sido también protagonistas de este tipo de historias y durante mucho tiempo. Wonder Woman lucha por la justicia, el amor, la paz y la igualdad sexual. Para Sebastián Castro es la principal de todas, incluso, comenta, es un referente feminista. «Ella se viste así no para agradar a los hombres, sino por comodidad. Es una guerrera del tipo Lautaro. Tiene todo el coraje y maneja la espada como ninguno. Representa la valentía y el coraje del género, y a los hombres les da lecciones».

La Mujer Invisible -parte del grupo de Los 4 fantásticos, de Marvel- toma las decisiones difíciles y, además de ser mamá, es una científica brillante. Protege a sus hijos ante todo, y es totalmente independiente de su marido Reed Richard, manteniendo incluso su apellido de soltera. Batgirl es un referente de la informática y de cómo la mujer sale adelante a pesar de todo y cómo logra torcerle la mano al destino. Y además se transformó en el cerebro de estos superhéroes de los DC Cómics. «Una mujer de una inteligencia que ninguno de los otros superhéroes de este cómic tiene», afirma Castro. El personaje de Ms. Marvel es muy interesante en la actualidad por el contexto socio-político-económico. La joven, al igual que su guionista, es musulmana, y además paquistaní; y por esta razón se ha convertido en icono de las mujeres que se sientes discriminadas por ser minoría. «Ms. Marvel le dio voz a estas personas. La tratan como terrorista y ella no se siente menos, por lo que sigue ayudando a las personas de cualquier manera. Es una chica que tiene que lidiar entre su fe, su familia y su lucha contra los villanos», cuenta Sebastián Castro. Captain Marvel Medusa, Batwoman, Storm, She-hulk, Eve son otros ejemplos de la relevancia de las protagonistas femeninas en el cómic y de sus papeles.

Por tanto, el cómic está lleno de heroínas, pero en la actualidad es interesante encontrarse con personajes femeninos que no usan superpoderes para superar a sus previsibles adversarios. Es el caso de las últimas publicaciones, como 'La historia de mis tetas' (Reservoir Books), 'Amarga Rusia' (Norma) o 'Las emocionantes aventuras de Lovelace y Babbage' (Editorial UOC), tres obras protagonizadas por mujeres con los pies muy bien puestos en el suelo.

Humor y cáncer

Jennifer Hayden se dio cuenta de que sus pechos podían explicar la historia de su vida cuando le diagnosticaron un cáncer de mama a los43 años: ellos habían sido los pequeños protagonistas de una adolescencia acomplejada, el centro de sus primeras relaciones amorosas y tuvieron un papel enorme durante la maternidad. Hasta que de golpe comenzaron a representar sentimientos diversos y encontrados, desde la esperanza y el temor, al orgullo y la vergüenza. Y todo ello contado con su irresistible mezcla de candor y escepticismo.

Esta novela gráfica, cargada de simbolismo y humor, hará que lectoras y lectores rían, lloren y se sientan agradecidos por lo que nos depara el día a día. Un intenso relato autobiográfico narrado con humor, toques surrealistas y ciertas pinceladas de terapia de autopsicoanálisis, que fue elegida por 'The New York Times' entre las mejores novelas gráficas de 2015.

Romper miriñaques

La animadora canadiense Sydney Padua -autora de la reciente versión de 'El libro de la selva de Disney'- sabía muy poco de la figura de Ada Lovelace cuando una amiga le propuso hacer un cómic para internet sobre esta matemática victoriana hija de Lord Byron. El personaje le resultó tan apasionante, explica Padua, que se dedicó a investigar a fondo sobre una joven que, con el apoyo de su madre, que la apartó del ambiente poético romántico, rompió los miriñaques que enconsertaban a las mujeres de la época al preferir la ciencia teórica y los números al punto de cruz y al piano al que por origen social y género estaba abocada.

'Las emocionantes aventuras de Lovelace y Babbage' (Editorial UOC) es una divertida -y densa- aproximación en forma de novela gráfica a los trabajos de esta pareja de matemáticos, que Sydney Padua transforma en una hilarante serie de aventuras. Con material inédito encontrado por la autora en su rastreo, al que aporta además una trama de ficción sobre el desarrollo de la llamada 'máquina de las diferencias', ingenio que la pareja no llegó a ver realmente materializado, aunque Padua se tome aquí esa licencia, como comenta Jesús Jiménez. «Después de leer tanto sobre ella sigue siendo un personaje misterioso y complejo, no la conozco realmente», reconoce la autora sobre la única hija legítima de Byron, a la que se atribuye la autoría en 1843 del primer programa informático completo de la historia, antes de morir a los 37 años.

La obra ha recibido el Premio Neumann de la Sociedad Británica de Historia de las Matemáticas y ha sido nominada a dos premios Eisner (los Oscar del cómic) como mejor álbum gráfico y mejor artista, un hito al tratarse de una primera novela, pero los galardones están justificados.

Finalmente, otra novela interesante es 'Amarga Rusia' (Norma). Se trata de una ficción basada en hechos reales: una madre coraje rusa dispuesta a lo que sea para recuperar a su hijo retenido por un grupo insurgente en Chechenia, después de leer que Basáyev, el general enemigo, anuncia que liberará a todos los rehenes rusos si sus madres van a buscarlos en persona. Y empieza aquí el coraje de una madre que puede a la guerra y al frío; una madre sin medios, una frágil mujer sin recursos enfrentada al silencio administrativo de la estructura militar de su país, para quien su hijo Volodia es una simple ficha.

La obra de la pareja francesa formada por el guionista Aurelién Docoudray (Bob Morane, Renacimiento) y la dibujante Anior -que se publica aquí en edición integral- acompaña en este viaje a Katerina Kitaev, en una crónica de un viaje de toques clásicos, «una odisea a la inversa, un fresco en gama de grises sobre el enquistado conflicto en Chechenia en el que ya no queda mucho espacio para el matiz o el segundo pensamiento, sepultados bajo el ruido de las explosiones y las balas de los francotiradores», como lo describe Jiménez.

Como se ve, cómics llenos de heroínas que no usan superpoderes para superar a sus adversarios, sino su sentido común e inteligencia. Una buena razón para querer conocerlas. Ellas crean las viñetas y ellas también las protagonizan. La novela gráfica es para todos.

Temas