Las Provincias

Más que un 'showman'

valencia. El Talía nos regaló el estreno mundial en Valencia de 'El mundo de la Tarántula' del polifacético y conocido artista Pablo Carbonell, basado en su libro autobiográfico publicado.

No es sólo un monólogo anecdótico ayudado por la imagen, el sonido y la música en vivo como parece a priori. El Pablo Carbonell real crea un Pablo Carbonell personaje con la narración corrosiva de episodios de su vida que humanizan su máscara social de locura y excentricidad. Sabe que tiene al público ganado de antemano pero lo pone a prueba recurriendo a la perplejidad, a las trampas y a lo inesperado para esquivar lo previsible. El mejor ejemplo es la escena donde se dispone a cantar el conocido tema «Mi agüita amarilla».

La parte de su infancia es magistral. Destaca la secuencia de su primera actuación en la fiesta de San Juan Bosco de su colegio salesiano, con el apoyo humorístico de las imágenes. Repasa sus comienzos en los escenarios junto a Pedro Reyes, sus amoríos, su aventura en Madrid con el Gran Wyoming, sus apariciones en 'La bola de cristal', al grupo Los Toreros Muertos, y su participación en 'Caiga quien caiga' (genial su aventura con Rajoy) hasta llegar al presente. Carbonell suelta su veneno de farandulero como una tarántula, humor negro a veces (el episodio de Isabel Pantoja), para acabar con un tono sentimental al evocar a sus dos grandes amigos fallecidos, Pedro Reyes y Javier Krahe, y rematar con una divertida nueva canción.

No es el monólogo cómico habitual de un 'showman': es la vida de un funámbulo con el país real presente. Más que un espectáculo.