Las Provincias

Un puzzle a componer por el público

valencia. Juan Pablo Mendiola es un dramaturgo que fusiona seres humanos e imágenes. Los integra en la construcción de argumentos donde lo audiovisual es determinante, como en 'Dot' de Maduixa Teatre, premio Max al mejor espectáculo infantil de 2014.

Con su compañía PanicMap llamó la atención hace dos años con 'Harket (Protocolo)' y, ahora, su nuevo montaje, 'Dystopia', prosigue esta línea de lenguaje multidisciplinar de síntesis de lo plástico, lo teatral, lo coreográfico y lo tecnológico. La historia discurre fragmentada en saltos temporales; un puzle que el espectador debe componer a medida que avanza. Un hombre y una mujer intentan capturar el pasado pero existe una disputa entre la realidad y la memoria que provoca un conflicto de identidad, sobre todo al borrar lo incómodo. Ambos se conocen en un concierto donde ella canta la mítica canción 'Creep' de Radiohead, clave porque él es extraño y escribe entre raptos mentales con deseos de penetrar en espacios ajenos a la realidad, de ahí que anhele encontrar la llave para entrar en un año 2016 no real, algo imposible por la incertidumbre del futuro. Ella se desdobla también en conciencia que dificulta su escritura y en enfermera al final. Un combate entre ellos dibujado con danza.

Muy bien los actores en sus complejos papeles, a pesar de alguna esporádica dificultad de audición. Acordes al ingenioso trabajo audiovisual lleno de sorprendentes proyecciones sobre la pared de la habitación, sobre todo sus cambios de forma y color y de las imágenes en los cuadros y ventanas y el recorrido en coche de la pareja.

Las Naves continúa siendo un referente de las nuevas dramaturgias. 'Dystopia' está en su muy necesaria línea.