Las Provincias

El Kipling más combativo

  • El genial autor de 'Kim' asumió el rol de propagandista de la contienda contra Alemania en tiempos de la Gran Guerra

Durante un tiempo, un gobernante español, que prefiero no nombrar, cogió la costumbre de meter en sus discursos el nombre de Kipling. Me refiero al gran escritor inglés. A mí lo que más me sublevaba de este señor era su manía de citar un gran poema de Kipling, 'If'. Ese señor que nos gobernó durante dos legislaturas (y a veces se le da por amenazar que puede volver) seguramente se apercibió (o mejor dicho, alguien le susurró a sus oídos) del talante patriotero de algunas piezas del escritor inglés. Curiosamente nunca citó ese gran relato titulado 'El hombre que pudo reinar'). Si nos detenemos en la cuestión del patrioterismo, sí que tuvo algunas razones para colgarse de él. Rudyard Kipling fue un gran escritor, aunque ese costado suyo ultranacionalista (además de tan paternalmente colonialista) arrojara algunas sombras sobre su intachable hoja narrativa.

En estos días ha salido a la venta un libro indispensable para conocer una de las caras menos difundidas de Kipling. La de propagandista bélico. El libro se titula 'Crónicas de la Primera Guerra Mundial'. Aquí se reúnen tres crónicas que Kipling escribió para el diario 'Daily Telegraph' y la prensa norteamericana, siguiendo las campañas guerreras de la contienda en suelo francés. Fueron publicados por entregas. En principio, hay que destacar la calidad literaria de estos textos. Kipling puro. Pero lo más importante es que refleja la faceta de nuestro escritor como propagandista de la guerra contra Alemania.