Las Provincias

Con escribir bien no basta

Con escribir  bien no basta
  • Cuatro escritores valencianos explican cómo triunfar en internet para poder dar el salto definitivo al papel

  • Los autores noveles buscan plataformas para darse a conocer y captar nuevos lectores

Valencia. La escritura es para muchos una afición, pero para pocos una profesión. Atrás quedó el puño y letra y la llamada a la puerta de una editorial. Ahora la publicación de un libro está al alcance de un click. Internet, plataformas y las redes sociales son como una enorme biblioteca en las que intentar destacar. ¿Cómo? Poniendo en el tintero toda la imaginación, incluso después de haber creado una novela. Porque hoy, con escribir bien no basta, darse a conocer por otros medios es el secreto.

Un arma de doble filo que satura el universo literario. Cualquiera puede escribir. Las editoriales y los propios escritores se quejan de la calidad de algunas obras volcadas en la red. ¿Pero qué queda si no? Es el salvavidas y la cuna de las oportunidades, sobre todo para los que empiezan. Escritores noveles, que sueñan con que alguien se fije en su trabajo y lo traslade a las estanterías de una librería.

Por eso, conseguir muchos lectores alrededor del mundo, colgando el libro en alguna plataforma como Amazon, Bookshout o Club Dante es el prólogo para que en una editorial llamen la atención. «Constantemente estamos atentos a los blogs, los libros en las primeras listas, personas con influencia o perfiles con muchos seguidores, porque eso puede ser un ingrediente añadido a la hora de publicar una primera obra», opinan desde la editorial valenciana Bromera.

Precisamente miles de escritores noveles de la Comunitat luchan día a día por conseguirlo y dar valor a su obra. Las gemelas Samudio son un claro ejemplo de ello. Pintora y periodista, pero ambas fanáticas de la lectura. «Mi deseo es seguir en los primeros puestos de las webs y así conseguir que alguna editorial se fije en mi», confiesa Mónica Samudio a LAS PROVINCIAS. Su último libro 'El lenguaje de los gigantes' lleva meses en los primeros puestos de las plataformas digitales. Para mantenerlo y seguir escalando posiciones, la autora ha tenido que renunciar a obtener beneficios, «el precio es un gran reclamo y como lo que más me importa es que mi obra la lean el máximo número de personas, renuncio a sacarle rentabilidad. Quiero pensar que eso llegará en un futuro», admitió Mónica. Pero sobre todo ha tenido que buscar otras vías de promoción.

Es en ese momento donde aparece Ebrolis, una web con más de 60.000 usuarios, 8.000 de ellos de la Comunitat, destinada a ser escaparate especializado de libros previo pago del escritor. «De manera personificada enviamos correos una vez a la semana a nuestros seguidores con sugerencias sobre los mejores libros de oferta en la red», explica Trini Segundo, una de las fundadoras. Además la web tiene un tinte benéfico. Un nuevo producto en forma de pack de ebooks de un género determinado por el que el usuario paga lo que quiere. Este novedoso método de compra permite al lector decidir cuánto abona por un conjunto de ebooks y también qué parte va al autor, a la web y a una ONG seleccionada dependiendo del género. Por ejemplo la última entrega fue de ciencia ficción y la ONG Orangutan Fundation, a la que Terry Pratchett, el gran maestro de la Fantasía apoyó durante años, recibió 7.000 euros. «El objetivo es que los usuarios lean gratis o a precios bajos y los autores no salgan perjudicados ofreciéndoles una promoción privilegiada. Todos ganan», detalla Segundo.

El prototipo de autores que recurre a este tipo de páginas en internet son independientes, sin una gran editorial detrás y a los que les es complicado llegar al público. Las plataformas les ofrecen diferentes vías de fomento, según la cantidad abonada. Los precios por estos servicios oscilan entre los 30 y los 60 euros e incluyen e-mail marketing, crítica literaria de la novela, entrevistas, nota de prensa, difusión por sus redes sociales o por los blogs culturales. Así se enciende la mecha. Ver para querer, «cuanto más visible es el libro, más ganas entra de leerlo», aseguran los lectores.

Ellos tienen el poder. Son los más críticos y el público al que se debe un autor. Según una Encuesta de Hábitos y Prácticas Culturales de España del Ministerio de Educación y Cultura, la población que lee en soporte digital se ha triplicado en los últimos cuatro años, hasta alcanzar un 17,7%. Por ejemplo 50.000 aficionados a la lectura entran cada día en Falsaria, otra plataforma experta en difusión, que también ofrece un servicio de edición a las obras que están primeras en su ranking con más votos. Por ello muchos noveles recurren a sus servicios. «Estamos especializados en ese segmento, porque entendemos que sin una difusión seria, el autor primerizo no puede desarrollarse y nosotros queremos ayudarles a crecer», explica el director de la plataforma, Nicolás Mattera.

«Estoy alucinando con la repercusión que está teniendo el libro y acaba de salir». Así se sienten Felipe Cabildo y Eugenia Gómez, una pareja de Valencia que después de estar 30 años creando una obra y compaginando el tiempo con sus trabajos, en el Oceanogràfic y en una clínica de medicina estética, se lanzaron a la «aventura» y recurrieron a esta web. Su novela gráfica, 'Cuentos de mala muerte', en tres meses ya ha logrado miles de ventas. «No nos manejábamos muy bien por internet y las redes, teníamos que ponernos al día y por eso decidimos contratar un servicio de promoción», cuenta Cabildo.

La tecnología invade la cultura. Son muchas las plataformas que sin pago, de manera indirecta, ayudan a impulsar novelas. «La destreza con las redes sociales es fundamental a día de hoy», declara la Imprint Manager de la web Megustaescribirlibros, Mireia Sainz. «Otra ventaja que ofrecen son las valoraciones que dejan los lectores y que sirven para mejorar», apunta un miembro del equipo de Entreescritores. Otras páginas como Universodeloslibros confiesan que reciben miles de obras y aunque les gustaría ayudar a la mayoría «es imposible leerse todas». «Al final para conseguir muchos lectores en internet lo que importa es la calidad», especifica el coordinador de Librosylectura, Iván Ricarte. Queleolibros va más allá y piensa en las nuevas generaciones por eso sus miembros reclaman que desde los colegios se empiecen a formar lectores y escritores críticos, con opinión propia y que entiendan de literatura, porque «sólo así el futuro mejorará el pasado».

Si no siembras no recoges, pero si lo haces, a veces, las oportunidades llegan solas. Eso le pasó a Guisela Samudio. Al igual que su hermana gemela mueve por las redes sociales su afición a la escritura y tras publicar su última novela, 'El tigre de canela', se pusieron en contacto con ella a través de Twitter para promocionarla. Ella por su lado se dedicó al buzoneo por Valencia y creó su propio 'booktrailer' para darlo a conocer. «Cualquier medio es bueno para decirle al mundo que existe una buena obra», concluye el editor de Pre-Textos Manuel Borrás. Aun así reclama más ayudas institucionales en la Comunitat para que Valencia «se tome más en serio la cultura y potencie sobre todo su literatura».

Escribir bien no es fácil, llegar al público no lo es menos. Saber moverse en plataformas como si de una librería virtual se tratase es imprescindible, pero no lo es todo. Una paradoja la que persiguen todos los escritores noveles, como un sueño que te devuelve a la realidad. Todos navegan por las últimas tecnologías que no son un futuro, sino un presente imprescindible a día de hoy. Pero al final, todos quieran ver su obra en papel, como antes, donde pasar páginas era y es lo más.